Toni Garrn, la novia de DiCaprio es pura feminidad

Con las calles grafiteadas de los suburbios de São Paulo como escenario, Toni Garrn pasea una feminidad valiente que resalta en un paisaje postindustrial.

Toni Garrn

Foto: Henrique Gendre

A principios de 2012, Toni Garrn (21 años) volvió a entrar en el ranking de las 50 modelos más codiciadas de models.com, una lista en la que las maniquís suben o bajan puestos en función de la cantidad de portadas y campañas que realizan, así como de sus contratos y editoriales. Entonces, ella tenía 19 años y saltó directa al número 20. Tres años antes, en 2009, con apenas 16, su nombre ya había conseguido escalar hasta el puesto 22. ¿Hasta qué punto es importarte estar arriba o abajo? «Quiero pensar que un cliente contrata a una chica en función de su talento y su look y no por una clasificación que se publica en Internet», dice Garrn. «Siempre intento que la opinión de terceros no ejerza ningún tipo de presión en mi trabajo. Me volvería loca si tuviera que estar pendiente de este tipo de cosas; es una pérdida de tiempo».

No es lo habitual, pero con solo 14 años, Garrn ya trabajaba eventualmente en Nueva York. «En el tiempo que llevo en la agencia, no recuerdo chicas tan jóvenes», asegura Marta Mota, agente de Women Management. «La edad media de las que empiezan gira en torno a los 17», apunta. «En cualquier caso, en Francia las reglas son estrictas. Los menores de edad solamente pueden aceptar proyectos puntuales algunos fines de semana y en periodos de vacaciones, para no interferir en sus estudios. De hecho, julio es, para nosotros, el mejor mes para evaluar su implicación y ver si de verdad les interesa formar parte de este negocio. Sin perder de vista que todavía son niñas y que a su lado siempre debe haber una persona de la agencia o un familiar», explica. «[Durante esa primera etapa, cuando era menor], todo el mundo me ayudó y fue compresivo conmigo», confirma Garrn. «Mi madre siempre se preocupó por todo lo relacionado con el colegio; y me defendió dentro de la familia porque creía en mí. Y en la agencia, lo mismo. Mi carrera se perfiló poco a poco, respetando en todo momento la agenda escolar. Yo tenía muy claro cuál era mi edad y no podía permitir que me vieran como una mujer adulta antes de tiempo».

Toni Garrn

Vestido tipo quimono con apliques de cristales (c. p. v.), y sandalias de la colección pre-fall 2014 (c. p. v.).

Henrique Gendre

Sin embargo, según un estudio realizado por el Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS por sus siglas en francés), la autoestima de un adolescente no depende de sus propios valores personales, sino en gran parte de los que priman en la cultura en la que vive. Y hoy la sociedad impone quizá un canon de belleza demasiado exigente. «Con 14 años, procuraba no tomarme las cosas de manera personal. Porque en este negocio te juzgan por el físico, y eso es algo que tú no puedes cambiar», comenta Garrn. «Tiene muy claro que vive de su imagen, y la cuida; pero no le obsesiona. No es una chica que va a machacarse ni dejar de comer por entrar en un vestido de alta costura. Tiene una relación saludable con su cuerpo», confirma Marta Mota. «En cualquier caso, sabe perfectamente que es demasiado alta para la pasarela [mide 1,83 cm]; por eso, desfilar nunca fue su meta. Y la verdad es que le va muy bien. Tampoco encaja en el canon de couture. Son otro tipo de chicas: más delgadas y de estatura estándar», continúa.

La descubrieron durante la Copa Mundial de la FIFA que se celebró en su ciudad natal, Hamburgo, en 2006. Dos años después, firmó un contrato en exclusiva con Calvin Klein. «Digamos que partía de cero. Jamás me había planteado la posibilidad de ser modelo. Pero fue poner un pie en la moda y automáticamente empezar a interesarme más y más en lo que hacía, que básicamente consistía en probarme las prendas más increíbles día tras día. Y como he crecido en esta industria, he ido aprendiendo poco a poco de manera natural».

Toni Garrn

Abrigo de la colección pre-fall 2014 (c. p. v.), vestido con pechera y cuello de piel (c. p. v.) y botas de pitón de la colección otoño invierno 2014 (c. p. v.), todo de Gucci.

Henrique Gendre

«Más allá de que sean supermodelos, no podemos olvidar que son personas. Cada una tiene su personalidad. Y muchas veces el proceso de adaptación al engranaje de este negocio depende del país de procedencia. Las estadounidenses, por ejemplo, saben muy bien cómo funciona el sector. Forma parte de su cultura. También las rusas. Pero no siempre es así», señala Mota. ¿Y en el caso de Garrn? «Es profesional, responsable y muy inteligente. Además, tiene sentido del humor. Trabajar con ella es divertido. Es una payasa», comenta con cariño. «La inteligencia puede ayudar en la carrera de una modelo, pero saber reírse de todo también», cree la maniquí.

Entre las más poderosas. «Garrn estaba destinada a transformarse en una máquina de hacer millones», dicen de ella en models.com. Su nombre aparece en el ranking The Money Girls (en el que solo entran las que más dinero generan). Adorada por los fotógrafos más prestigiosos (de Craig McDean a Mario Testino), la alemana se convirtió en mayo de 2013 en el objetivo de otros flashes, más incómodos: los de los paparazis, dispuestos a cualquier cosa para capturar una escena junto a Leonardo DiCaprio, su novio. ¿Cómo se acostumbra una chica a que su vida sea objeto de debate en programas de máxima audiencia? «Intento ignorarlo en la medida de lo posible porque sé que son capaces de decir cualquier cosa con tal de entretener al público», explica. «Prestar atención a este tipo de cosas es inútil. Aunque a veces me resulta difícil leer algunas de las noticias que se escriben sobre mí», reconoce.

Toni Garrn

Blusa de seda (c. p. v.), short (c. p. v.) y botines de ante con puntera en piel dorada (c. p. v.), todo de la colección pre-fall 2014 de Gucci. Pendientes de Hervé Van Der Straeten (c. p. v.).

Henrique Gendre

En su cuenta de Instagram tampoco aparece ningún selfie con el actor. En su lugar, cuelga fotos de sus viajes, en las que se intuye su compromiso solidario. «Las redes sociales son un medio de reivindicación activista; me permiten estar conectada con el mundo y compartir impresiones», defiende Garrn. «En este momento estoy implicada en un proyecto humanitario en África, del que todavía no puedo hablar», adelanta. ¿Alguna opinión respecto a Angela Merkel? «Me siento muy orgullosa de que Alemania tenga una mujer al frente de la cancillería. De hecho, creo que debería haber más féminas en los puestos de responsabilidad política. Me hace feliz formar parte de un país que en este sentido es un referente en el mundo», opina.

En Brasil, donde se realizó esta sesión de fotos, también gobierna una mujer. Sin embargo, a pocas horas del Mundial, allí las protestas contra la desigualdad siguen amenazando el torneo. «En apenas dos días, con la agenda repleta de compromisos, poco puedes ver. ¡El país es enorme! Solo recuerdo la deliciosa fruta», cuenta. «No creo en los regímenes estrictos. Todo el mundo tiene antojos. Para mí, lo importante es saber qué comes y utilizar ingredientes específicos para crear una rutina. En mi caso, eso supuso eliminar los lácteos y la carne. Lo que nunca podría suprimir de mi dieta son los dulces y el chocolate», reconoce. ¿Y algún batido? «Mi favorito es el de leche de almendras, plátano y espinacas. Aunque me gusta cambiar».

Toni Garrn

Top de leopardo con detalles en cuero de la colección o-i 2014/2015 (c. p. v.) y pantalón de la colección pre-fall 2014 (c. p. v.), ambos de Gucci.

Henrique Gendre

Cuando los focos se apagan, en el hotel, Toni Garrn se transforma. «Me gustan los tacones, pero como soy gigante prefiero llevar zapatos planos. ¡Me fascinan las zapatillas deportivas! Y creo que debo de tener 15 pares de pantalones de chándal. Para mí, es la mejor prenda después de un día entre costura», afirma. Su amiga Karlie Kloss y ella son tal vez las más altas sobre la pasarela. ¿Ventaja o inconveniente? «En este oficio, ser alta juega a favor. A Karlie y a mí siempre nos tocan los vestidos más largos que cierran los desfiles. Aunque reconozco que a veces con los monos la cosa se complica y acabo caminando encorvada si son demasiado cortos de tiro».

Toni Garrn

Blazer de lamé (c. p. v.), top de seda (c. p. v.), pantalón (c. p. v.) y botines (c. p. v.), todo de la colección pre-fall 2014 de Gucci.

Henrique Gendre

Toni Garrn

Top de seda con detalles de cuero (c. p. v.) y pantalón (c. p. v.), ambos de la colección pre-fall 2014 de Gucci. Pendientes de Hervé Van Der Straeten (c. p. v.).

Henrique Gendre

Toni Garrn

Vestido (c. p. v.) y sandalias de ante con detalle de Horsebit (c. p. v.), todo de la colección pre-fall 2014 de Gucci.

Henrique Gendre

0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa