¿Qué tiene Disney que las vuelve ‘locas’?

Miley Cyrus es la única que no ha pasado, aún, por rehabilitación. Demi Lovato, Selena Gomez o Amanda Bynes (Nickelodeon) siguen la estela de Lindsay Lohan y sí han tratado sus adicciones en la transición hacia la edad adulta.

cover-lindsay-lohan

Hubo en tiempo en que Lindsay Lohan y Britney Spears a punto estuvieron de frustrar la reputación de la factoría Disney para con sus estrellas infantiles. Ambas pusieron a prueba los cimientos de todas esas infancias, incluida la suya propia, patrocinadas por una compañía célebre durante generaciones por sus cándidos personajes animados e idílicas y edificantes historias de cuento de hadas. Tras ellas llegaron Miley Cyrus, Demi Lovato o Selena Gomez, aunque para entonces, el gigante del entretenimiento llevaba tiempo haciendo de las adolescentes y su inocencia interrumpida su principal baza. Qué hacer en una era en la que los dibujos emocionan más a lo adultos que a los niños y las heroínas Maléficas, con permiso de Frozen, son las nuevas princesas de moda. 

Lindsay Lohan acaba de cumplir 28 años y ha estado entrando y saliendo de clínicas de desintoxicación desde que pasara del mundo de fantasía de Disney a protagonizar Chicas Malas (Mean Girls). Este 2014 ha querido darle carpetazo a ese aireado e irresoluto capítulo a través de un docu-reality sobre su (nueva) vida emitido por OWN, la cadena de Oprah Winfrey, con el que, además de volver al candelero, está intentando lavar su imagen y empezar de cero. Eso sí no ha hecho más que ponerle trabas a la producción, impidiendo que la graben en momentos comprometidos, y dejando claro que que "no quiere convertirse en una Kardashian". Una empresa que a juzgar por la repercusión obtenida una vez emitidos sus cuatro primeros episodios, y quedan por lo menos cuatro más, interesa tan poco como convencen sus últimos filmes The Canyons y Liz & Dick. Al final, tanto antes como ahora, lo que tiene tirón son sus deslices, y más si hablamos de los 36 amantes pasajeros que aparecen con nombres y apellidos en la lista que filtró la revista 'In Touch' a mediados de marzo. Un inventario supuestamente escrito de su puño y letra durante una tarde de copas entre amigos que incluye el top ten de hombres más deseados de la última década; sin ir más lejos: Jamie Dornan, Ashton Kutcher, Justin Timberlake, Orlando Bloom, James Franco, Zac Efron, Joaquin Phoenix, Collin Farrel, Adam Levine o el desaparecido Heath Ledger.

amanda-bynes-peluca

Amanda Bynes entrando en uno de sus juicios en julio de 2013.

Getty Images

Amanda Bynes, criada por la competencia de Disney Channel, el canal infantil Nickelodeon, hizo a lo largo del año pasado todos los méritos posibles por suceder, superando en forma y fondo, a la Lindsay politoxicómana en todo su esplendor de antaño. Bynes contó, además, con la más afilada de todas las armas en estos casos: Twitter. Amanda tuvo una feliz pubertad televisiva hasta 2006, cuando acabó el rodaje de Lo que me gusta de ti, la serie que protagonizó con relativo éxito durante cinco temporadas junto a Jennie Garth. Por aquella época LiLo estaba a punto de regalarnos esa batería de detenciones y escándalos varios de los que hoy intenta desligarse. De hecho, cuando los primeros problemas con la justicia de Bynes empezaron a salir a la luz, Lohan se quejó abiertamente del supuesto trato de favor que le estaban brindando las autoridades. Poco después Bynes pasaba a disposición judicial por atentar en repetidas ocasiones contra la seguridad vial o lanzar una cachimba de cristal desde la ventana de su apartamento neoyorquino, entre otros delitos relacionados con las drogas. Famosas son las pelucas de colores con las que se fue presentando a sus distintas vistas.

selena gomez

Selena Gomez ha sido la última de las chicas Disney en entrar en un centro de desintoxicación.

Getty

Aunque Amanda participó en el celebrado remake de la versión cinematográfica de Hairspray dirigida por John Waters, la joven actriz completó una transición al cine tan desastrosa y frustrada como su paso de niña a mujer. Empezó con comedias adolescentes de cierta notoriedad (= al lado de Colin Firth) que de enderezar su camino, podrían haberla convertido perfectamente en Kirsten Dunst (A por todas), Anne Hathaway (Princesa por sorpresa), Michelle Williams (Aventuras en la Casa Blanca) , Rachel McAdams o Amanda Seyfried (Mean Girls). Pero Bynes acabó protagonizando tv movies de medio pelo y en 2010 anunció que se retiraba del cine. Entonces llegaron las redes sociales y se dedicó a elaborar sus propios guiones de 140 caracteres a base de buscarles las cosquillas a Drake, Jay-Z, Courtney Love, Perez Hilton o Rihanna (Amanda la llamó fea, Rihanna respondió con un "loca"). Incluso llegó a meterse vía tuit con los Obama. Seis meses después de tan lamentables y virales episodios, Amanda ha completado su programa de recuperación, se ha mudado a casa de sus padres, y ha vuelto a los estudios, en el Fashion Institute of Design del condado de Orange. 

Demi Lovato y Selena Gomez (amigas y expupilas Disney) son otras de las protagonistas de la lista de chicas con problemas que empezaron su carrera en la factoría infantil. Incluso casi beatifican a la propia Miley Cyrus, que por mucho ramalazo descerebrado y porro fuera y encima del escenario, no ha pasado (todavía) por ningún sanatorio. Demi Lovato triunfa actualmente como compositora y cantante gracias a su cuarto álbum y se ha hecho con un puesto fijo en el reparto de Glee, pero hace tres años ingresaba en un centro de Illinois por adicciones al alcohol, cocaína, y varios desórdenes alimenticios.

Selena Gomez, por su parte, quien dejó de lado adaptaciones de serie B del cuento de La Cenicienta por acompañar en la gran pantalla a James Franco (en la polémica Spring Breakers, junto a Vanessa Hudgens, otra exchica Disney totalmente desbocada en la película), se vio obligada a cancelar la escala asiática de su gira mundial a principios de año por problemas de ansiedad, extenuación, y según las malas lenguas, problemas con la bebida que sus fans atribuyen a los malos hábitos que le pegó en su momento Justin Bieber. Gomez ha sido así la última de los célebres pacientes de la afamada clínica Meadows; la misma en la que se trataron John Galliano, Kate Moss o Donatella Versace.

bella-thorne-zendaya-chicas-disney

Bella Thorne, de 16 años, y Zendaya, de 17, son las nuevas chicas Disney.

Getty Images

¿Les suenan Ariana Grande, Bella Thorne y Zendaya? Pues son las siguientes en la línea sucesoria abierta por Nickelodeon y Disney. El tiempo dirá si consiguen rematar su paso de estrellas infantiles a posadolescentes con prospección, sin pasar por rehabilitación.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa