Marta Fernández: «Cuando empecé en CNN+ se empeñaron que fuera de rojo»

Los vestidos y los vaqueros copan su armario. Se desenvuelve como pez en el agua en las tiendas de segunda mano y suele escaparse a Berlín y a Nueva York de compras.

Marta Fernández

Marta Fernández empezó su carrera en televisión a los 20 años, y ahí sigue, como conductora de Las mañanas de Cuatro. Enamorada de los zapatos en todas sus versiones –«desde las botas macarras a los taconazos»–, ahora está poniendo su casa patas arriba para asegurar una convivencia pacífica entre sus armarios y su biblioteca.

Mientras duran las obras de su reforma, ¿qué ha hecho con su ropa?

Guardarla con mucho cuidado, lo mismo que los libros, y rezar para que nada se estropee mientras dure el caos.

¿Recuerda lo que se puso para su primera prueba de cámara?

Pues sí: un pichi negro con falda evasé y una camiseta naranja. Me cogieron en segundo de carrera para un programa piloto que nunca se emitió.

¿Qué color manda en su vida televisiva?

El rojo. Parece que a las morenas nos queda bien. Cuando empecé a trabajar en CNN+ los estadounidenses estaban empeñados en que fuera de rojo en todas las emisiones.

¿Y cumplió?

Al principio. El primer día uno de los ejecutivos empezó a decir que la chaqueta que llevaba no tenía el tono adecuado, e hizo que otra chica de su equipo me dejara la suya, que era de un rojo más intenso. Fue gracioso.

Supongo que en su armario habrá otros colores.

Sí, claro. De hecho, el rojo lo dejo para los complementos.

¿Qué es lo más bonito que hay en su vestidor?

Unas sandalias de Miu Miu de piel de serpiente, con tacón altísimo y aire cincuentero.

¿De qué puede confesar que tiene superávit?

De vaqueros y vestidos. El vestido es lo más práctico que hay, porque te salva el día. Yo salgo de mi casa a las seis de la mañana, y hay veces que no vuelvo hasta la noche. Si voy con un vestido, puedo cambiar el look con los complementos.

¿Le tiene cariño a alguna pieza?

A un vestido de encaje blanco de guipur que era de mi madre. Es muy bonito y me lo pongo bastante.

¿Una prenda que le traiga buenos recuerdos profesionales?

Un vestido de Donna Karan con el que recogí un TP en nombre de CNN+. Es precioso, sienta muy bien y, aunque tiene años, aún lo conservo y lo uso.

¿Se atreve con la ropa de segunda mano?

¡Claro! En Madrid no hay demasiadas tiendas vintage, pero compro muchas cosas cuando voy a Nueva York y a Berlín.

Recuerde uno de esos hallazgos de otro tiempo.

Una cartera italiana de piel azul que encontré en El Rastro. Y también un abrigo setentero con aplicaciones de piel que era fabuloso. Digo era porque lo he perdido…

Se sintió como una reina cuando se puso…

Un vestido increíble de Dolce & Gabbana que me prestaron para una fiesta de Vogue. Era negro, largo y escotado. Por si fuera poco, lo llevé con joyas de Bulgari.

¿Cuál ha sido su última adquisición?

Un vestido azul plateado que me recuerda a Dorothy en El mago de Oz y un precioso mono negro de Halston que llevaba años queriendo tener.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa