Los últimos fichajes del equipo «it»

Estas influencers convierten su estilo en objeto de copia masivo gracias al mix de atención mediática y acción en las redes sociales.

Los últimos fichajes del equipo "it"

Foto: Getty Images

«Ser es ser percibido», decía en el siglo XVII el filósofo George Berkeley. Y si en la era de las redes sociales la percepción se ha convertido en medida de todas las cosas, ¿no será la influencer el estado perfecto del ser? Así lo creen unánimemente los miles de flashazos, «Me gustan» y seguidores de estas 11 chicas. Hay quien ha impulsado con sus decisiones de estilo la industria sneaker (Veronika Heilbrunner) o está haciendo evolucionar el vestir de la mujer madura (Caitlyn Jenner), quien construye sobre su ADN carreras meteóricas refrendadas ipso facto por Instagram (Hailey Baldwin, Lily Rose Depp…) y hasta iconos emergentes de un nuevo feminismo o de la lucha contra la discriminación racial (Mackenzie Davis y Amandla Stenberg, respectivamente). Todas ellas son féminas que, como señalan en el documental The Rising Power Of Social Media Influencers (en Vimeo), «no necesitan adoptar ninguna decisión de marketing, salvo la inmediatez». ¿Poder sobrenatural o talón de Aquiles? En su público está la respuesta: «Las mujeres son más impulsivas. Si ven un look de varias prendas, intentan seguirlo entero», subraya Javier Vello, responsable de Retail & Consumo de PwC. Influencia e impulso, el comienzo de una bella amistad.

1. VERONIKA HEILBRUNNER

«¿Qué hace que nuestro corazón se acelere y por qué no encontramos nada que se le parezca?», se pregunta en su recién nacida web, Hey, Woman! Veronika Heilbrunner ha sabido responder a esa pregunta en cada uno de sus street style, desde los tiempos en que era editora de estilo para el portal mytheresa.com (donde conoció a Justin O’Shea, su alma gemela en la vida y el fondo de armario) hasta su presente como editora de moda de Harper’s Bazaar. Pocas pueden presumir de haber impuesto tendencia, como el uso sin complejos de la zapatilla deportiva. Una rebeldía que en ella sabe a autenticidad y cara lavada. Al fin y al cabo, según dice, empieza el día vistiéndose por los pies.

Veronika Heilbrunner

Veronika Heilbrunner

Getty Images

2. LILY ROSE

«Es el momento, mi ángel / De dormir un poquito», le cantaba su madre, Vanessa Paradis, en su disco Bliss, cuando apenas tenía 12 meses. Y ella parecía haberle hecho caso… hasta hoy. Lejos del gusto por el look prueba-error de otras emergentes, la hija de Johnny Depp, de 16 años, es fiel a las gafas redondas y el corte long bob. Con papá trabajará en Yoga Hosers, la tan esperada comedia de Kevin Smith que ya ha anunciado secuela.

Lily Rose

Lily Rose

Cordon Press

3. MACKENZIE DAVIS

Si un look se compone de realidad y representación, ¿cuánto le debe Davis a Cameron Howe, el personaje que interpreta en la serie Halt and Catch Fire? Su estilo remeda el de una Lisbeth Salander dulcificada… y ya sabemos lo que nos gusta un cupcake. Pero Mackenzie es mucho más que su personaje. Canadiense de origen, cursó estudios de Género (se declara feminista) y para ver mundo se enroló como modelo; pero descubrió que lo odiaba. «No me gustó la exigencia de ser bella todo el tiempo», dijo a The New York Times.

4. ALMA JODOROWSKY

«Una french girl apasionada y bohemia, con momentos de lucidez». Así definía en vogue.com la nieta del fundador de la psicomagia, Alejandro Jodorowsky, su papel en Kids in Love, en la que actúa junto a su amiga Cara Delevingne. Una selección de palabras que habla del secreto de su propio éxito. Alma ha trabajado para firmas como Chanel, Open Ceremony o Lancôme, que han sabido impulsar su condición de epítome del (inaprensible) chic parisino.

Alma Jodorowsky

Alma Jodorowsky

Getty Images

5. HAILEY BALDWIN

Su fulgurante éxito es otro ejemplo del sorpasso femenino contemporáneo. El apellido Baldwin, referencia de masculinidad en los 90, es hoy sinónimo de glamour y moda a través de Hailey (y de su prima Ireland). Con 1,8 millones de seguidores en Instagram, la hija del rebelde Stephen (con más escándalos por drogas y alcohol que éxitos de taquilla) combina con soltura el casual californiano con la alta costura de nuevo rico para un impacto global. Porque, a sus 18 años, Hailey sabe la pasarela que pisa. «Mi agente y yo hemos establecido una lista de objetivos y estoy intentando cumplirla», declaraba a la revista Wonderland. Ahí puede que entren tanto sus contratos con Ralph Lauren o Topshop como sus amistades con las Jenner, Miley Cyrus o Gigi Hadid. Una profesional.

Hailey Baldwin

Hailey Baldwin

Cordon Press

6. CAITLYN JENNER

La historia fashion del clan Kardashian-Jenner se escribe como la batalla de lo que hay que hacer contra lo que no, con triunfo arrebatado de este último. Pero la irrupción de Caitlyn (antes Bruce) ha roto todos los esquemas… precisamente por su elegancia. Un éxito como mujer (lo que Dustin Hoffman en Tootsie calificaba como «la mejor parte de mi masculinidad») que redefine el concepto de madurez (Caitlyn tiene 65 años) y la idea del declive mediático femenino de la edad, bendito bisturí mediante.

Caitlyn Jenner

Getty Images

7. MAIA NORMAN

Tanto se ha hablado del matrimonio entre moda y arte, sea en las pasarelas o los museos, que empezaba a agotar. Y si algo le aterra a la fundadora de la firma británica Mother of Pearl es el aburrimiento. Por esa razón, cambió a su pareja, el artista Damien Hirst, por un mercenario exmilitar (literal). Un giro vital que ha aplicado a su propia firma al abandonar las colaboraciones con artistas y encargar a su directora creativa, Amy Powney, la vuelta al sporty de lujo y los estampados relajados. Florence Welch, Emma Watson o Cara Delevingne se han estampado a gusto con ella.

8. TAO OKAMOTO

Hoy no hace falta profesar religión alguna para ser taoísta. Basta con seguir a esta modelo japonesa declinada en actriz de cadencia intensa y preciosista (ver la tercera temporada de Hannibal). Taoístas son sus amigos diseñadores Zac Posen, Phillip Lim, Joseph Altuzarra o Nicolas Ghesquière (en la foto, tras el desfile de o-i 2015/2016 de Louis Vuitton en París). Taoísta es Vogue Japón, que le dedicó en 2009 un número entero por primera vez en su historia. Pero también, cada vez más, superhéroes como Lobezno, su debut en el cine, o Batman vs. Superman (junto al villano Lex Luthor). «No me gusta pegar a la gente», decía sobre su afición a las películas de acción. Aun así, Tao ha dado en el clavo.

Tao Okamoto

Tao Okamoto junto al diseñador Nicolas Ghesquiere

Getty Images

9. HELENA SEVERIN

Aunque el puesto de musa cada vez sea más breve (dura, en el mejor de los casos, lo que una temporada), ser así considerada refrenda no solo una estética, sino también la capacidad para inspirar. Ambos requisitos los cumple de sobra Severin, elegida por Hedi Slimane como imagen del pre-fall 2015 de Saint Laurent. Descubierta a los 13 años como las grandes (paseando, por Berlín, aunque su ciudad natal es Viena), aúna el french touch de Charlotte Gainsbourg con la timidez de Patti Smith. Y de todos es conocida la querencia de Slimane por la rebeldía rock.

Helena Severin

Helena Severin

Getty Images

10. AMANDLA STENBERG

«Chicas blancas, hacedlo mejor», espetaba en julio la actriz de Los juegos del hambre a Kylie Jenner, por la incoherencia de adoptar los usos estéticos afroamericanos y no sus reivindicaciones. A sus 16 años, Amandla, cuyo nombre en zulú significa «poder», le ha dado la vuelta al canon de niña Disney (trabajó para la compañía como modelo infantil), gracias a su innegociable compromiso contra el racismo. Una declaración de intenciones que juega fuerte en sus estilismos, con la mezcla de blanco y negro (como su padre danés y su madre afroamericana) en looks, labios y hasta tintes efímeros.

Amandla Stenberg

Stenberg, en los Costume Designers Guild Awards (Beverly Hills, California), en febrero de 2014.

Getty Images

11. MALIA OBAMA

«Esperamos ser todas tan elegantes como tú cuando crezcamos». Así felicitaba a Malia su cumpleaños, el 4 de julio, su jefa Lena Dunham, para quien trabaja en prácticas en la grabación de la serie Girls. Una opinión que no sabemos cuánto tiene de ironía –a tenor de los gustos de Dunham– pero que pone el foco sobre la capacidad it de la mayor de los Obama. Como toda adolescente, ha sido el largo de la falda (ora con medias, ora a pierna suelta) su lucha presidencial… Y parece haber ganado. Ahora le queda dejar de tirar del catálogo de diseñadores de su madre para hacerse con el propio. Al tiempo.

Malia Obama

Malia Obama

Getty Images

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa