Leonor Watling: «Todo es más fácil cuando llevas puesto un Chanel»

Deslumbra en la alfombra roja, para cantar le gusta ponerse un cancán en el escenario y por la calle se mimetiza gracias a su uniforme diario: camiseta, vaqueros y botas.

leo

Foto: Gtres

Desde que debutó en el cine en 1993 con la película Jardines colgantes de Pablo Llorca, ha trabajado con los mejores: Pedro Almodóvar, Isabel Coixet o Álex de la Iglesia. Este año, Leonor Watling ha publicado su primer álbum en castellano con Marlango, llamado Un día extraordinario. Tiene pendiente el estreno del filme canadiense Si yo fuera tú junto a Marcia Gay Harden y ahora se encuentra rodando con Cesc Gay la película Una pistola en cada mano. Confiesa que le encantan los bolsos, que tiene un armario enorme y que acaba estableciendo una relación sentimental con las prendas que posee.

En el cine se ha vestido de casi todo: de emperatriz persa, de dama del medievo, de monja…

Me encanta el vestuario de época. Es divertidísimo vestirse con lo que sabes que no puedes llevar por la calle. El cine te da la ocasión de lucir una imagen que nada tiene que ver contigo. En Si yo fuera tú hago de una mujer seductora que lleva siempre ropa muy ajustada y yo no voy así. Cuando interpreté a una juez pensaba cómo sería ir todo el día con traje de chaqueta.

¿Qué le gusta ponerse a diario?

No salgo de los vaqueros, la camiseta y unas botas.

¿Y en ocasiones especiales?

Para un estreno, o para acudir a los Goya recurro a Miriam Ocariz, Ailanto, Davidelfin o Josep Font.

¿Y si se trata de alta costura? He llevado cosas maravillosas de Dior y de Chanel. La alta costura queda absolutamente perfecta y te da un plus de seguridad. Todo es más fácil cuando llevas un Chanel encima.

Está a punto de iniciar la gira con Marlango. ¿Qué le gusta llevar sobre el escenario?

Cosas cómodas y que tengan vida. Me muevo poco, así que necesito que lo que llevo puesto haga ese trabajo por mí. Me encanta llevar un cancán, por ejemplo.

¿Cómo es su armario?

¡Muy grande! Y me siento muy afortunada. Está lleno de cosas bonitas y puedes encontrar mucha ropa de Zadig & Voltaire y Cos.

¿Hay alguna prenda a la que le tenga cariño?

Establezco relaciones sentimentales muy duraderas con mi ropa. Tanto que cuando hago limpieza necesito a alguien que ponga distancia. Por mí, guardaría hasta la última camiseta porque todo acaba teniendo su historia.

Bueno, pues elija una singular.

Un corsé interior que llevé en Inconscientes. Los del siglo XIX son terribles, porque son muy largos y es difícil moverse con ellos. Antes de empezar el rodaje me lo dejaron para que me acostumbrara. En casa me miraban raro y es que era tremendo, casi no podía ni sentarme. Pero me lo quedé.

¿Qué es lo mejor que le han regalado?

Un abrigo de Adolfo Dominguez. Las actrices tenemos suerte, nos regalan mucha ropa. Ojalá hubiese tenido tantas cosas preciosas cuando empezaba y no podía comprarme nada.

¿Su último flechazo?

Un vestido de D-due que compré en Próxima Parada, una tienda a la que voy mucho. Pienso usarlo en la gira, aunque tendrá que pasar el casting de los chicos.
 

0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa