Laura Sánchez: «Si te dedicas a la moda, no se ve bien lo de repetir vestido»

Ha llevado alta costura sobre la pasarela, pero para el día a día se queda con las faldas largas, los vestidos con vuelo y los pantalones acampanados. Todo menos una hombrera.

Laura Sánchez

Foto: Getty

Modelo, actriz, fotógrafa y ahora, también, diseñadora. Puede decirse que nadie como Laura Sánchez para hablar de las entretelas de la moda. Hace más de un año puso en marcha Bloomers & Bikini, una tienda online en la que vende colorida ropa interior, camisetas reversibles y un montón de caprichos «que no encontraba en la calle y que decidí crear yo misma». Aquí habla de sus debilidades y sus imprescindibles.

¿A una modelo le apetece ir de compras?

A mí no mucho. Compro en las producciones de moda. Cuando me gusta una prenda, se la pido al estilista y me la venden.

¿Cuántas veces se ha quedado con ganas de tener algo?

Cada vez que me pongo vestidos de alta costura. En la pasarela de París he llevado modelos maravillosos de Lacroix o de Elie Saab. Me consuelo pensando: «No me lo compro, pero me lo pongo». Sería una locura quedarse con algo tan caro para usarlo solamente una vez. Lo de repetir, si te dedicas a la moda, no se ve bien.

Recuerde uno de esos vestidos de ensueño.

Sin ninguna duda, un Versace de color maquillaje que llevé en una sesión de fotos y que después lució Penélope Cruz en la ceremonia de los Oscar. Creo que es el diseño más bonito que me he puesto nunca.

Tengo que hacerle esta pregunta: ¿hay algo que le quede mal?

Los vestidos cortos de tela elástica. Me sientan fatal. A medida que cumples años aprendes lo que no debes ponerte.

¿Cómo se viste un día en el que no tiene que trabajar?

Llevo cualquier tipo de prenda que no sea ajustada (por ejemplo: un vestido de falda ancha, para que me dé movilidad) y un par de zapatos cómodos.

¿Y qué es lo que mejor le sienta?

Los colores rojo y negro. Y también el look de los años 60 y 70, combinando un pantalón acampanado con la camisa metida por dentro.

¿Qué le ha seducido de la próxima temporada?

La combinación de blanco y negro. Las asimetrías. Y los trajes de noche en punto. Me he probado uno de Amaya Arzuaga que es maravilloso. Solo hay que tener cuidado al lavarlo.

¿Qué es lo más bonito que hay en su armario?

Unos vestidos fantásticos de los años 70 que he heredado de mi madre.

¿Y lo más querido?

Unas toquillas de croché de hilo y lana tejidas por mi abuela. Son increíbles. Solamente las utilizo si estoy segura de que no voy a perderlas.

Algo que guarde en el armario aunque ya no se lo ponga.

Alguna ropa de mi adolescencia hecha por mi madre. Y los primeros vaqueros Diesel que compré y que, por fin, me iban bien de largo. Hasta entonces todos me quedaban en plan pirata.

Díganos una prenda que se repita en su armario.

Las faldas largas.

¿Compra cuando viaja?

Si voy a algún destino exótico, desde luego. Me encanta salir de mercadillos en Asia o en algunos puntos de Latinoamérica. Sobre todo, busco telas.

¿Algún hallazgo del que presumir?

Un retal que encontré en Bali, en verde limón degradado y con estampado de flores. Pensé en un vestido y mi madre, que es patronista, me hizo el diseño. Quedó precioso.

Nunca se pondría…

En el trabajo, lo que manden. Pero renuncio con gusto al mundo hombrera. No quedan nada bien.

Hábleme de sus zapatos.

De día voy plana. Pero de noche siempre recurro al taconazo. No me gustan ni el tacón medio ni las cuñas. Los zapatos perfectos son los salones de Louboutin de toda la vida.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa