Katy Perry: «Me siento en la obligación de contar toda la verdad sobre mí»

Sus radicales cambios de look o bombazos superventas como 'I Kissed a Girl' no la definen (al menos, no del todo). Poner siempre toda la carne en el asador y ser una incondicional de sus fans, quizá sí. Sincerarse es ahora su 'leitmotiv'.

Katy Perry

No tiene freno. La princesa del pop (ser nominada 11 veces al Grammy merece ese título como mínimo), conquista una vez más las listas de éxitos con su último álbum, PRISM. Solo la primera semana vendió 286.00 copias en Estados Unidos, alzándose con el nº 1 de la lista Billboard 200, desbancando a Miley Cyrus con su Bangerz y convirtiéndose en el álbum femenino más vendido de 2013. La cantante, por su parte, asegura que se trata del disco más completo y autoanalítico de su carrera. No parece un mal principio para ponerle atención.

«Necesitaba explorar muchas cosas que estaban sucediendo en mi vida», explica ella, en clara alusión a su matrimonio fallido con el humorista Rusell Brand. «Al principio parecía que el resultado iba a ser más oscuro, pero llegué a un punto en el que decidí permitir que entrara la luz. Por eso llamé PRISM al álbum, porque está inspirado en la autorreflexión en la que estaba inmersa y en cómo me llevó a un espacio de mayor honestidad y armonía. Ahora quiero irradiar toda esa luz hacia mis fans». Resurgida de sus cenizas, todo indica que Perry ha recuperado su burbujeante magnetismo con temas como Roar, el primer single, todo un himno a la resistencia y a la regeneración. De hecho, el tracklist del que es su cuarto trabajo es una estimulante mezcla de pop puro y una vibrante atmósfera dance. Su identidad de diva club sigue a salvo.

Perry fue educada por ministros evangélicos conversos antes de rebelarse contra esta doctrina religiosa (que no hacia sus padres, a quienes dejó a los 17 años para probar suerte en Los Angeles, pero con los que mantiene una buenísima relación). No profesa ninguna religión, pero sí es partidaria de la meditación trascendental y no tiene inconveniente en revelar los altibajos existenciales (y emocionales) que ha tenido que superar para retomar el control de su vida.

¿Qué lecciones vitales le han servido de inspiración últimamente?

He aprendido que pasar malos momentos puede ponerte en el camino hacia un increíble autodescubrimiento y un renacer personal. No es un cliché, son sentimientos reales que se experimentan al hacer balance y darte cuenta de cuánto puedes lograr simplemente mirando hacia delante y abriendo tu corazón otra vez.

¿Tiene ahora una perspectiva diferente en el amor?

He comprendido que, en primer lugar, tengo que estar segura de quién soy y no dejar que mi identidad dependa de otro. Debes ser fuerte por ti misma. Después ya puedes permitirte ser vulnerable y abrir tu corazón, sin necesidad de preocuparte por lo triste que estarás si las cosas no funcionan.

¿Y se siente más fuerte ahora?

Me siento mucho más sabia y calmada respecto a algunas cosas. Me gusta el lugar en el que me encuentro ahora.

¿Cuál es la principal ruptura que representa PRISM?

Tiene que ver con el autoempoderamiento. Cavé profundo en mi interior para sacar ideas. Este disco trata sobre cómo encontrar la fuerza necesaria para responder a los desafíos que te lanza la vida y sobre cómo superar tus dudas y miedos. 

Katy Perry

Getty Images

Las manicuras y tintes ultracoloristas de Perry, retransmitidos en primera persona por Instagram, provocan sensación en la Red. Y su estilo («moderna» y «atrevida» son los adjetivos que más le adjudican), rompe moldes en escenarios y photocalls, aunque ha ido adquiriendo sobriedad y elegancia con los años. De hecho, ha brillado en los recientes NRJ Music Awards, en Cannes, donde recogió el premio a la Mejor Artista Femenina con un diseño dorado de Osman y unos Louboutin de infarto.

Es realista. Afirma, por ejemplo, que no le gusta perder el tiempo porque es consciente de que hay muchas otras artistas esperando para ocupar su lugar. Pero ¿qué la hace tan especial? La cantante cree que, quizá, lo que la distingue de sus compañeras en el Olimpo del pop sea la positividad de sus canciones y la firme voluntad de no crear un personaje. Si de algo es abanderada Perry es de la honestidad: valora en extremo que le digan la verdad. Su implicación con sus fans (a los que ella misma bautizó como KatyCats) es lo más curioso en su trayectoria. Aficionada a las redes sociales (tiene más de 60 millones de seguidores en Facebook y 48 millones en Twitter) ha llegado a tuitear sobre su menstruación para desmentir un embarazo. Y si rechaza hablar de sus relaciones (como de los altibajos con el cantante John Mayer) es porque considera que no hay que atascarse en lo negativo sino pasar página y mirar al frente.

Es conocida por no tener miedo a exponer su vida personal.

Es algo que siempre he tenido claro en mi trabajo. Cuando estaba rodando la película Katy Part of Me [un documental sobre ella misma], no quería edulcorar nada. Sabía que sería duro dejar que todos me vieran experimentar tristeza o momentos traumáticos, pero esto es lo que le permite a la gente ver qué hay dentro de ti, quién eres realmente. Y yo me siento en la obligación de decir la verdad, al menos sobre mí misma.

Su película era realmente franca. ¿Pensaba llegar tan lejos?

No me interesaba que fuese una película promocional y narcisista en plan: «¡Oh, Katy Perry es genial!». El objetivo era presentarme en un contexto auténtico y no esconder nada, mostrar mis fuerzas y mis debilidades, con o sin maquillaje… Para mí era importante que se viera que la gente como yo no somos perfectos. No me preocupaba mostrarme enfadada o llorando. Creo que habría defraudado si hubiera evitado mostrar ese lado tan emocional… Igual que si no hubiese afrontado el tema de mi matrimonio. Se notaría un enorme hueco.

Katy Perry

Getty Images

¿Es duro subir a un escenario frente a miles de fans cuando su vida personal se está desmoronando? 

Es lo más duro que puedas imaginar. Quieres pasarte horas llorando metida en la cama, pero te dices a ti misma que todo el mundo tiene problemas y que a ti te pagan por actuar para muchas personas que están deseando verte. Tienes que tragarte las emociones, salir y hacer tu trabajo. Tú les debes un respeto a tus fans y ellos te respetarán por eso.

¿Cómo consigue mantener la distancia entre su público y su vida íntima cuando, al mismo tiempo, quiere ser tan honesta y abierta con él? 

Es complicado. Pero también una simple cuestión de equilibrio. Por un lado sientes amor y lealtad hacia tus fans y quieres involucrarlos en tu vida. Pero a veces no es fácil lidiar con las cosas falsas o negativas que se escriben sobre ti. Por eso siento la necesidad de ser abierta, de forma que la gente pueda confiar en mí.

Se ha hablado mucho de cierta obsesión suya por estar saludable. 

Me gusta hacer largas caminatas. Odio el ejercicio físico, así que necesito planes que me mantengan en forma sin que sean una tortura. Sólo entreno antes de ir de gira y, además, me estoy acostumbrando a beber té verde en vez de lattes y a tomar un montón de vitaminas.

¿Cuáles son sus influencias musicales? 

Cuando era pequeña me enamoré de Queen y de Alanis Morissette. Ella cantaba de una forma muy cruda y conseguía llegarme, creo que a muchas chicas. Fue una inspiración. También me gustaban Garbage, Gwen Stefani… Soy una esponja en lo que se refiere a aprender. Siento que cada día trae algo nuevo para mí.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa