Jesús Vázquez: “Todos los hombres deberían ponerse falda al menos una vez en la vida”

El chico de oro de la televisión habla de ropa para S Moda y confiesa que hubo una época en la que usaba su indumentaria para ir de rebelde.

Jesús Vázquez

Foto: Getty Images

Tras varias décadas triunfando en el horario de máxima audiencia de la pequeña pantalla, Jesús Vázquez brilla como conductor de las galas de La Voz. En la conversación que mantuvimos sobre moda, le pedimos que rescatara un tesoro de su armario y no dudó en responder: «El traje con el que oficialicé la relación con mi pareja».

Cuénteme qué tiene pensado ponerse durante la gala en la que se elegirá al ganador de La Voz.

No, imposible. Eso tiene que ser una sorpresa. Seguiremos, eso sí, la línea que hemos marcado durante toda esta temporada. Algo rollo Mad Men, años 50, El gran Gatsby… Vamos a trabajar el esmoquin, pero con un toque de originalidad. Mi estilista, Roberto Larrosa, es un genio.

¿Le gusta ese aire crooner que le han impuesto este año?

Puede parecer algo pasado de moda, pero no es así. El esmoquin es la prenda de gala por excelencia y sienta muy bien. Y, por supuesto, con pajarita. Las pajaritas van y vienen, y para determinado espectáculo hay que optar por ellas. Yo tengo muchos modelos.

¿Su preferida?

Una que me regaló una amiga muy querida. Es de Tom Ford, de terciopelo negro, con algo de relleno en el lazo para darle más volumen. Quédese con una prenda de todas las que ha usado este año en La Voz. Un chaleco de Balenciaga que me puse el otro día. Sientes que llevas algo único, maravilloso e irrepetible.

¿Cómo se viste usted cuando no lo visten?

Estoy tanto tiempo llevando ropa de gala que cuando puedo opto por la comodidad más absoluta. Uso vaqueros, botas o zapatillas, camisetas o polos y una cazadora.

Una prenda con la que se sienta bien…

Unos vaqueros que he domado y adaptado a mí, los uso todos los días. Cuando los echo a lavar estoy perdido hasta que se secan.

¿Guarda alguna prenda solo por una cuestión sentimental?

Sí. El traje que utilicé el día que oficialicé la relación con mi pareja. Solamente lo usé en esa ocasión, y seguramente no me lo volveré a poner, pero se quedará en su percha para siempre. Supongo que es lo mismo que sienten las chicas con su vestido de novia.

¿Qué es lo más bonito que hay en su armario?

Creo que una cazadora con el cuello de piel de zorro rojo de una línea de Hugo Boss, Baldessarini, que ya no existe. Me la regalaron hace 20 años y la cuido muchísimo, porque es una joya.

Nunca se pondría:

Creo que yo me lo pongo todo. No sé, quizá algo que sea muy clásico. Un jersey de lana atado al cuello, por ejemplo.

¿Qué es lo último que se ha comprado?

Pues hoy fui de shopping y me llevé algunas cosas para ir al campo, unos jerséis en tonos tierra, una cazadora… Ir al monte con ropa de ciudad es absurdo. Con los años he aprendido que hay que vestirse según el lugar adonde se va.

¿Siempre fue tan sensato?

No, no. Yo tuve mi época de rebeldía, y la ropa era una forma de manifestarla. Cuando me invitaban a un sitio muy formal, yo aparecía en plan macarra. Ahora me he dado cuenta de que eso no tiene ningún sentido, y que querer dar la nota siempre es muy cansado.

Recuerde una vez en la que haya dado la campanada con su atuendo.

Aparecí en una fiesta vestido con una falda escocesa de Hugo Boss y completé el look con una botas militares. Creo que fue la única falda que la marca vendió en España.

Y, aparte de causar sensación, ¿qué tal la experiencia de ponerse una falda?

Interesante. Me pareció dificilísimo. Todos los hombres deberían ponerse falda, al menos una vez en la vida, para darse cuenta de lo complicado que es llevarla. Las mujeres tenéis mucho mérito, no es nada sencillo usar esa prenda.

0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa