Ireland Baldwin, genética salvaje

La hija de Kim Basinger y Alec Baldwin no reniega de su herencia pero tiene claro que, en un futuro, quiere que la conozcan por su nombre.

Ireland Baldwin

Foto: Damon Baker

Con su impresionante 1,89 de estatura y rasgos tan sensuales como los que lanzaron a su madre a la fama, sorprende escucharla decir que nunca pensó en dedicarse al mundo del espectáculo. «Crecí soñando con ser médico o veterinaria, pero me di cuenta de que las matemáticas se me daban fatal y mis aspiraciones no eran muy realistas», recuerda. No cabe duda de que habría sido la doctora más imponente de su clínica, pero finalmente, animada por sus padres y amigos, decidió probar suerte frente a la cámara. Apenas acaba de estrenarse en su carrera como modelo y ya ha protagonizado campañas como la última de la firma italiana Sisley, junto a su amiga Gigi Hadid, pero en Estados Unidos también es muy conocida por los líos cibernéticos –vía Twitter– en los que se ha visto involucrada por defender a su padre, a sus amigas o incluso a sí misma de los ataques de lo que ella considera prensa sensacionalista. La última disputa electrónica comenzó hace tres meses, cuando la revista australiana Famous publicó unas imágenes de Kendall Jenner, otra de sus íntimas, desfilando en la semana de la moda de Nueva York, con celulitis en los muslos. Sobre las fotos, un titular en grandes letras amarillas rezaba: «Demasiado gorda para la pasarela».

Para entender el berrinche de Ireland hay que remitirse a hace dos años, cuando anunció públicamente que quería ser maniquí posando para un especial de moda de baño publicado en el periódico New York Post. Entonces recibió una oleada de críticas por parte de aquellos que pensaban que no era lo suficientemente guapa o delgada para dedicarse al modelaje a nivel profesional. Un hecho que la marcó profundamente y que le ha costado mucho superar. «Antes solía leer todo lo que se escribía sobre mí, rastreaba los blogs y revistas buscando comentarios negativos y me volvía loca contestándolos en Twitter. Ahora ya ni los miro. Es imposible gustarle a todo el mundo y estoy convencida de que al final te conviertes en el tipo de persona que creen que eres. Si prestas demasiada atención a las críticas e insultos terminarás transformándote precisamente en eso que dicen», afirma. Pero cuando vio a Jenner atacada de esa manera por su físico se abrieron viejas heridas. Ireland se puso Twitter por montera y arremetió contra la publicación australiana con una retahíla de comentarios incendiarios. «Lo siento chicos, pero ha llegado el momento de montar una bronca», amenazó.

Ireland Baldwin

Conjunto de top y braguitas con acabado de encaje de Intimissimi.

Damon Baker

Durante la entrevista que concede en Nueva York a S Moda, asegura estar aprendiendo a controlarse, con alguna excepción. «Cuando hay un motivo o una causa que defender, las personas públicas tenemos una responsabilidad; debemos dar voz a otros que no reciben tanta atención». Baldwin, que acaba de cumplir 19 años, tiene muy claro de dónde le viene su afán justiciero. «Tengo una vena de bocazas que me impide quedarme callada. Si hay un debate, ¡me apunto! Es una maldición que, claramente, he heredado de mi padre», asegura.

Quizá para evitar más deslices, desde que se propuso dedicarse a la moda y fichó por IMG –una de las agencias de modelos más potentes del mundo, que representa, entre otras, a Daria Werbowy, Karlie Kloss o Anja Rubik– trabaja estrechamente con un equipo de expertos en imagen que le dan consejos sobre cómo presentarse ante los medios de comunicación, algo que asegura, no le viene nada mal. «Si fuera por mí y mis decisiones no sé dónde estaría ahora mismo. Confío en ellos totalmente», reflexiona, dedicándole una mirada cómplice a una de sus agentes, que la acompaña a lo largo de toda la entrevista.

Ireland Baldwin

Chaqueta de lana de Diesely calcetines de Oysho.

Damon Baker

En este estudio de fotografía del barrio neoyorquino de TriBeCa, Ireland se mueve al ritmo de las Spice Girls y ‘N Sync y hasta se permite una pequeña coreografía cuando suena Baby One More Time, de Britney Spears. Bailar ha sido siempre una de sus grandes pasiones. Creció estudiando ballet clásico y flamenco, disciplina que le hubiera encantado dominar pero para la que no se sentía lo suficientemente buena. «Me encanta ir a ver espectáculos en directo, pero he terminado llorando de rabia más de una vez por no ser capaz de hacerlo tan bien como las profesionales», cuenta.

Diario de una adolescente. Como cualquier joven de su generación, Ireland utiliza las redes sociales para expresarse.Además de Twitter, en Tumblr tiene un rincón semisecreto en el que da la sensación de que sus representantes no han metido aún la mano. Allí expresa libremente sus sentimientos e inquietudes artísticas. Bajo el seudónimo Beatrix Kiddo, el personaje interpretado por Uma Thurman en Kill Bill (Quentin Tarantino, 2003), se define como «un espíritu libre con fuego en las venas» y comparte toda variedad de consejos filosóficos (del tipo «La envidia es una pérdida de tiempo. Acepta lo que tienes y no pienses en lo que necesitas»), editoriales de moda, instantáneas de actrices a las que admira (como Angelina Jolie o Cate Blanchett), cuadros y fotografías de sus artistas favoritos y referencias cinematográficas de lo más variopintas (tan pronto repasa sus escenas favoritas de El hombre tranquilo o Easy Rider como muestra fotogramas de Los aristogatos y Bambi). Este espacio también hace las veces de consultorio y es un punto de encuentro para sus fans que, si lo desean, pueden enviarle mensajes con sus dudas y angustias: desde qué hacer para acabar con la celulitis hasta saber cuál es la mejor manera, en su opinión, de salir del armario. Hace unos meses que la californiana mantiene una relación sentimental con Angel Haze, rapera y protegida de Kanye West. Una relación que, lejos de esconder, ambas documentan amplia y diariamente en sus cuentas de Instagram para deleite de sus seguidores. Sobre este tema apunta: «Lo cierto es que no tengo una historia muy valiente que contar. Mis padres nunca han estado en contra de quien realmente soy y nunca he sido víctima de ningún abuso o maltrato. He salido con más chicas que chicos en mi vida y creo que la verdadera batalla, en mi caso, ha sido interna. Pero hubo un tiempo en el que no sabía quién era, qué quería o cómo contárselo a los demás».

Ireland Baldwin

Maxiabrigo de lana, camisa y pantalón, todo de Michael Kors. Calcetines de Cos y zapatos de Adolfo Domínguez.

Damon Baker

Asegura que ha heredado el genio de Alec Baldwin y –damos fe– hay en ella algo de la belleza sexy de Kim Basinger pero, genética aparte, Ireland sueña con llegar a consagrarse como actriz y labrarse una carrera con nombre propio, lejos de sus famosos apellidos. «Mis padres son máquinas perfectas en su trabajo. Mi padre es un robot, le das un texto y, al segundo, es capaz de salir al escenario y hacer la actuación de su vida. Yo no soy así, tengo una memoria malísima. Pero cada uno tiene su estilo y sus métodos. Todavía no sé cuáles son los míos, aunque sé que encontraré mi hueco en esta industria», afirma con una sonrisa.

Para ello, actualmente se está preparando de forma intensiva con un coach en Los Ángeles, «con mucha paciencia y yendo a castings constantemente». Si le entra el pánico escénico, sabe que puede contar con su familia en cualquier momento. «Cada vez que voy a una prueba les llamo antes y después. Antes, histérica, para que me ayuden a tranquilizarme, y después de la audición para decirles ‘la he cagado, soy terrible, ¿Y ahora qué hago?’. En ellos, más que consejo como actriz, siempre busco consuelo como hija», concluye.

Ireland Baldwin

Jersey de punto de Yerse. Cuello vuelto de Michael Kors.

Damon Baker

0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa