Dos tops en plenitud: así escapan a los 48 y a los 70 años de la dictadura de la belleza

Hablamos con Maye Musk, la flamante madre del fundador de Tesla, y la top Elaine Irwin sobre cómo la madurez otorga un plus de elegancia, autonomía, autoridad y naturalidad.

Irwin, con bañador de Alberta Ferreti, y Musk, con vestido de Mónica Cordera. Foto: Jan Welters

Quedarse quieta no está en la naturaleza de Maye Musk, la flamante madre del no menos flamante fundador de PayPal y de Tesla, Elon Musk. «Justo antes de cumplir los 60, tenía una consulta como nutricionista y hacía trabajos esporádicos de moda. Pero un día decidí cortarme el pelo y dejar de teñírmelo. ¡No me imaginaba que bajo el color artificial, mi cabello era ya completamente blanco! En pocos meses mi foto estaba en Times Square –con una campaña para Virgin America–. La gente aplaudía mis arrugas y mi naturalidad», cuenta la modelo (Canadá, 1948).

Elaine con minidress de LANVIN (1.485 €) y Maye con vestido de Valentino (c. p. v.) y sandalias de stuart weitzman (540 €). Foto: Jan Welters

Ha celebrado recientemente su 70 aniversario y no solo copa portadas (como la de Time o la de New York Magazine), sino que también ha sido elegida por una marca de cosméticos como su embajadora y es una de las estrellas de la agencia IMG, que acaba de contratarla. «En los últimos años ha habido un cambio hacia la inclusión en los estándares de belleza. Cuando empecé de adolescente como modelo todas las chicas eran muy jóvenes, tenían exactamente la misma talla y la misma estética, compartían unos mismos cánones, había muy pocas que representaran a otras etnias y al final de la veintena se retiraban.

Bañador de OYSHO (29,90 €). El corrector Radiant Creamy Concealer se encarga de dar uniformidad a la tez. La mirada se delinea sutilmente con el eyeliner Larger Than Life Eye Pencil Rue Bonaparte y sobre los labios, el labial Pop Life Soft Matte, de acabado aterciopelado. Todo de NARS. Foto: Jan Welters

Ahora, veo distintas edades, alturas, aspectos, colores de piel… Todo es más inclusivo. Y esto ha abierto la puerta a más cambios, es solo el principio», corrobora Elaine Irwin (EE UU, 1969), que posa en esta sesión, maquillada por la firma Nars, junto a Musk. Irwin fue una de las grandes tops de los noventa, amiga de Carla Bruni, Cindy Crawford o Christy Turlington, ángel de Victoria’s Secret, musa de Herb Ritts o Irving Penn.

Maye lleva vestid ode MÓNICA CORDERA(1.499 €) y Elaine bañador de ALBERTA FERRETTI (286 €). Foto: Jan Welters

Pero a los 23 años tomó una decisión difícil de comprender en su momento por el sector: tuvo su primer hijo y se retiró de las pasarelas para irse a vivir a un rancho de Indiana con su entonces marido, el músico John Mellencamp. Allí crio a sus dos vástagos. «Elegí parar. Me ofrecían trabajos, pero aceptaba muy pocos. Mi tiempo era para mi familia y quería hacer lo que realmente creía que iba con mi estilo de vida». Dieciocho años después se divorció, tuvo una niña con el empresario Jay Penske y retomó su trayectoria con otra visión, otro objetivo: apoyar la diversidad.

La base de maquillaje Natural Radiant Longwear Foundation se ha extendido sobre la piel de Elaine (derecha). El colorete Illuminator Hot Sand da luz y dimensión al rostro. Las cejas se han trabajado con el Brow Perfector Pencil Kalamata y las pestañas con Audacious Mascara. Las ojeras se eliminan con Soft Matte Complete Concealer. Todo de NARS. Foto: Jan Welters

En una de sus últimas portadas aparece con Ashley Graham, la top, por excelencia, representante de las tallas grandes. «Me encantó conocerla. Está orgullosa de su cuerpo, de su belleza, de lo que hace. Ella no cambia para encajar en la industria, hace que la industria cambie para ella. Esa actitud transmite un mensaje importante a las jóvenes: que acepten cómo son y que se pregunten qué les gustaría llegar a ser en la vida». Posar junto a Musk también ha sido una elección consciente: «Me atrae la idea de que puedas elegir por ti misma en vez de que alguien tome la decisión por ti. Por eso admiro a Maye: está presente en portadas, en la televisión, ves su imagen por todas partes. Es una mujer inspiradora. Y sé que trabaja muy duro», asegura Elaine.

Maye con trench de  CHANEL (c. p. v.) y sandalias deAQUAZZURA (685 €). Foto: Jan Welters

Así es. Si algo caracteriza a Musk es su constante actividad. «Las mujeres maduras necesitamos hacer una declaración de principios. ¿Cómo? Trabajando, manteniéndonos sanas y en forma, siendo productivas, contribuyendo a la sociedad y, además, enseñándoselo al mundo. Hay que gritar: ‘¡Aquí estamos!’ Porque si no, es como si desapareciéramos, pasamos a un segundo plano indefinido y borroso. Mi madre, que era artista, siguió con su carrera hasta pasados los 90 años. No voy a permitir que nadie me diga que debo esfumarme. Voy a seguir trabajando y, no solo eso, siento de verdad que tengo frente a mí retos creativos y disfruto de la vida». ¿Hay que romper, por tanto, con todos los estereotipos que persiguen a las mujeres de 70 años? «Exacto, eso me gustaría». Para empezar, el cuerpo se sigue cuidando como un tesoro: «Soy nutricionista y comer sano es una prioridad. En mi casa no entra el chocolate, es mi debilidad. Y tienes que conocer tus debilidades. Me gusta mi cuerpo y enseñarlo y, claro, sentirme sexy».

Maye lleva americana y pantalón de BETOLAZA (c. p. v.) y pendientes de CARTIER (c. p. v.). Foto: Jan Welters

En la misma lucha se encuentra Irwin, pero en su caso, quitando los corsés que no dejan respirar a las féminas que llegan a la cincuentena. Porque el paso de los años, también tiene sus ventajas. «Alguna vez bromeo con mi sobrina de 23 años. Dice que se encuentra fea… ¡La belleza está desaprovechada por  las jóvenes! ¡Su inseguridad no les deja verse! Yo me siento más segura de mí misma. Y ese, definitivamente, es un regalo que viene con la edad».

Vestido de encaje de DOLCE & GABBANA (c. p. v.). Foto: Jan Welters

Las segundas partes, en el caso de Musk e Irwin, sí han merecido la pena y han sido buenas. «Al echar la vista atrás veo que todo ha sido perfecto. El educar a mis hijos en el campo, el poder disfrutar de la slow life… Adoro ser madre, pero eso no quita que también me guste mi carrera. Lo importante es encontrar el equilibrio. Hay que tomar decisiones cada día y estar satisfecha con ellas para ser capaz de generar confianza en ti misma. La confianza es lo más hermoso en una mujer, es la base de su belleza», define Elaine.

Sandalias de AQUAZZURA (495 €). Foto: Jan Welters

Maye coincide con esa teoría: «Primero trabajar fue una cuestión de supervivencia. Me casé, tuve tres hijos (Elon; Kimbal, empresario de la restauración; y Tosca, directora de cine) y cuando me divorcié, debía seguirganando dinero para sacarlos adelante. Sin embargo, ahora me levanto cada día llena de curiosidad: ¿qué sucederá hoy? No paro de hacer cosas interesantes. Aunque también he de confesar que… ¡me aburro rápidamente! Por eso, no dejo de buscar retos. Y eso, sin duda, me mantiene despierta y viva» .

Elaine lleva bañador de CALVIN KLEIN SWIMWEAR (81 €). Foto: Jan Welters

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa