Del vídeo de Idealista a la canción con Alaska: Momentos inolvidables de Sara Montiel

Repasamos algunos de los momentos más curiosos de la última etapa de la vida de la cantante y actriz.

Dentro y fuera de sus películas, Sara Montiel fue uno de los primeros iconos que exportó España, nuestra Grace Kelly patria, Saritísima, como la apodara Terenci Moix varias décadas y múltiples romances y matrimonios después, ha sido siempre un mito sexual pero también un personaje cuyo estilo en la gran pantalla y sobre el escenario nos ha inspirado tanto como nos han divertido sus looks fuera de ella una vez semiretirada. Su amor por los visones como toda buena cupletista y artista de variedades, su afición por los brillos y las plumas desde por la mañana, los ponchos y las batamantas, las gafas de pantalla, los ojos de gata y la boca siempre intensamente perfilada y en contraste con el color de labios. La brillantina, la permanente, el pelo rojo, las coloridas túnicas con las que acompañaba sus intensos bronceados durante los largos veranos que pasaba en Mallorca, y sus inseparables joyas, cuya colección nada tenía que envidiarle a la de Elizabeth Taylor hasta que hace unos años le robaron buena parte de las alhajas.

La Sara Montiel de Vera Cruz, Piel canela o Carmen la de Ronda, sus más sonados éxitos en Hollywood y México -¿no son las trenzas sioux que utilizó hace un par de años Riccardo Tisci en uno de sus desfiles iguales a las de Yellow Moccasin en Yuma?-, con sus aretes, sus tops resbaladizos revelando escote, sus flecos y volantes, bien podría haber sido la inspiración de cualquier diseñador actual. Lo mismo pasa con su amor por los turbantes, los pañuelos y las diademas joya, de monedas, a lo zíngara, que tan modernos nos parecen estos días y ella había lucido toda la vida.

La Montiel fue la encargada de protagonizar el vídeo promocional de los European Music Awards de la MTV celebrados en Barcelona en 2002 y Fangoria confirmó su estatus de icono pop, en 2009, ofreciéndole grabar un dueto de su éxito "Absolutamente".

Los looks y el vídeo del tema, en el que comparte plano, leopardos y filtro blanquecino con Alaska, son tan imprescindibles como el anuncio que subió a finales de 2011 a un portal inmobiliario para vender su ático del barrio de Salamanca. El mismo en el que esta mañana perdía la vida.

Lo que no sabemos si iba dentro del pacto, es la colección de 150 vestidos de fiesta que aseguró guardaba en el armario según su última entrevista concedida a El País en octubre de 2012. Entre ellos, suponemos, un modelo rojo que en palabras de la artista le copió Penélope Cruz para la ceremonia de los Oscar de 2011 (Pé acababa de dar a luz por esa época y se enfundó un L'Wren Scott de profundo escote y lentejuelas que no dejó indiferente a nadie). "Es el que yo me pongo para los tangos, para cantar y bailar el tango, y es un poquito copia sí" le confiaba entonces Sara a una reportera, orgullosa de que la primera actriz española en ganar un Oscar de la Academia se marcara un guiño con la primera diva manchega en triunfar en Hollywood.

 

Etiquetas:
  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa