Cynthia Nixon: «Me identifico con mofarse de un machista o darle puerta a la condescendencia de un hombre»

Detrás de la combativa abogada Miranda Hobbes, de 'Sexo en Nueva York', se esconde la carrera de una activista política que nunca se cansa de trabajar para actualizar sus creencias. Con ustedes, Cynthia Nixon.

Cynthia Nixon posa vestida de BALENCIAGA y pendiente de PANCONESI. Foto: Katie McCurdy

Era el 13 de septiembre de 2018 y se acercaban las diez de la noche cuando el teléfono sonó con malas noticias. La actriz Cynthia Nixon (Nueva York, 55 años), que se había presentado como candidata para gobernadora de Nueva York, perdía frente al polémico Andrew Cuomo. Nixon respondió al fracaso con un humilde mensaje en Twitter. Y así, como si nada, proseguía con su vida. Ese fue uno de sus días más importantes: “Con esa derrota supe que era casi imposible tumbar a un hombre con popularidad y en el poder, por muy claros que tengas tus valores. Pero también me di cuenta de que a veces el cambio tiene que venir por algún sitio, y ese día yo aporté mi granito de arena a una pequeña revolución”.

Son palabras que se intuyen como el lema de esta mujer vinculada por millones de personas a Miranda Hobbes, la abogada feminista a la que encarnó en la serie de HBO Sexo en Nueva York, emitida entre 1998 y 2004 y amplificada a dos películas y una secuela, And Just Like That, cuyo episodio final ve la luz este mes. “Fue un fenómeno por la mezcla perfecta de drama y frivolidad que conseguía, aunque bailara tantas veces en la cuerda floja. Pienso que liberó a muchas mujeres de miedos, prejuicios y pensamientos machistas, y por eso tanta gente conectó con ellas”. No exagera: la serie alcanzó en su sexta temporada 10 millones de espectadores por capítulo. “Me hace gracia que para tanta gente sea una abogada con problemas de ira. Aunque si me identifican como alguien sin miedo a reclamar sus derechos, a mofarse de un machista o a darle puerta a cualquier condescendencia de un hombre, quizás no sea un retrato tan injusto”, sonríe.

La actriz lleva un vestido de CHRISTOPHER JOHN ROGERS, zapatos de BALENCIAGA y pendientes de PANCONESI. Foto: Katie MacCurdy

Hace un año que Sarah Jessica Parker —con la que ha trabajado desde 1982, cuando ambas encarnaron a las hijas de Vanessa Redgrave en Mi cuerpo, mi hijo— anunciara el regreso de la serie bajo un nuevo título, And Just Like That (Y así, de repente). La reacción del público ante el retorno no fue entusiasta. “Cuando me llamaron puse encima de la mesa la necesidad de hacer algo más realista, más cercano y, sobre todo, muchísimo menos caucásico. Haber continuado con el lenguaje o los cánones de la vieja serie habría sido un fracaso”. Los cambios están ahí: cuestiones como el duelo, la diversidad de género o el edadismo se han incorporado, aunque a veces parecen abordarse desde los mismos tacones de 12 centímetros del antiguo formato. Uno de los motivos por los que aceptó finalmente, cuenta, fue poder contar con roles como la activista bisexual y no binaria Che Diaz, encarnada por Sara Ramírez, con la que Miranda entabla una relación especial. “No podíamos tener a actrices de su talla, o de la de Sarita Choudhury o Nicole Ari Parker, solo para adornar como secundarias. Tenían que ser protagonistas de todo derecho”, zanja. Lo defiende, además, como directora del sexto capítulo, titulado Diwali.

Nixon lleva chaqueta y pantalón de FENDI, vestido con estampado de flores de OSCAR DE LA RENTA,
zapatos de ROGER VIVIER y pendientes de PANCONESI. Foto: Katie McCurdy

Una de las críticas que más ha sorprendido a Nixon de la acogida a Miranda es que la etiquetasen como una Karen, apodo que en Estados Unidos describe a una mujer privilegiada blanca de clase media con rasgos de ignorancia, clasismo y racismo: “A fin de cuentas, es una mujer que ha saltado del derecho corporativo a estudiar un máster en Derechos Humanos y a la que 2021 le viene un poco grande. Pero creo que justo ahí reside su valor en esta nueva entrega: no tiene que saber o comprender todo lo que pasa a su alrededor. Todos somos una Karen en potencia, la cuestión es si quieres serlo o formarte para evitarlo”. La actriz tiene dos hijos mayores, Charles y Sam —fruto de su relación con el fotógrafo y profesor Danny Mozes—, que conviven con su actual pareja, la activista Christine Marinoni, y el pequeño Max, nacido en 2011. La actriz no cree que su vida sentimental sea difícil, pero admite que vivió una situación surrealista cuando contó que llevaba desde 2002 saliendo con una mujer. “A la gente solo le cabían dos opciones posibles: o había sido una lesbiana en secreto toda mi vida, y por lo tanto mi historial amoroso con hombres era un engaño, o había vivido desconectada de mi propia sexualidad. Nadie pensó que era una mujer que, sencilla y llanamente, se había enamorado de otra”, cuenta con mueca pícara.

Cynthia viste camisa de BRANDON MAXWELL y sujetador de FLEUR DU MAL. Foto: Katie McCurdy

Nixon —que en breve estrenará en HBO Max La edad dorada, del creador de Downton Abbey, junto a Christine Baranski— hace gala de un sentido del humor irónico que solo deja de lado cuando enumera las injusticias sociales que aún quedan por legislar en EE UU. “Necesitamos una sanidad pública de calidad y una sociedad que deje de ver el aborto como un delito”. Pero el asunto al que más regresa es, sin duda, el marco legal para que toda discriminación hacia personas LGTBI esté penalizada. “A mi esposa y a mí nos casó un pastor llamado Gene Robinson, obispo episcopal abiertamente gay, y uniones como la mía supusieron una enorme división de la Iglesia episcopal. Esto fue en mayo de 2012, hace una década, y seguimos con el asunto enquistado como si el tiempo no pasara”.

Abrigo de STELLA MCCARTNEY, vestido de ALEJANDRA ALONSO ROJAS, sujetador de FLEUR DU MAL y zapatos de MANOLO BLAHNIK. Foto: Katie McCurdy

La actriz lleva chaqueta floreada de PRABAL GURUNG sobre corsé de SPORTMAX
y pantalón plisado de lino beis claro de BRUNELLO CUCINELLI. Foto: Katie McCurdy

Vestido de DRIES VAN NOTEN, zapatos de BRANDON MAXWELL y pendientes de PANCONESI. Foto: Katie McCurdy

Traje de chaqueta de VERSACE, vestido y zapatos de PRADA. Foto: Katie McCurdy

* Estilismo: Alicia Lombardini. Maquillaje: Matin Maulawizada (Tracey Mattingly). Peluquería: Peter Butler (Tracey Mattingly). Manicura: Julie Kandelac (Bryant Bantry Agency). Técnico digital: Robert Wagoner. Producción local: Mimi Jakobovits (sn37) y Carmella Re. Asistentes de fotografía: Ross Zavoyna y Aya Krienke. Asistente de estilismo: Jena Beck.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa