Cécile de France, hechizo natural

Estrena Superstar, pero la actriz belga prefiere no convertirse en una celebridad y seguir interpretando su papel de mujer normal.

Celine de France

Foto: Corbis Images

Igual que hay presidentes que pretenden ser normales, existen estrellas que también lo son. Así lo sostiene Cécile de France. La actriz belga, de 37 años, asegura no tener nada extraordinario en su haber, salvo la proximidad y el calor que transmiten sus personajes. Escogida por Clint Eastwood para protagonizar la esotérica Más allá de la vida (2010) y por los hermanos Dardenne para conducir El niño de la bicicleta (2011), la actriz ha pasado por la Mostra de Venecia para presentar Superstar, donde interpreta a una periodista que investiga el caso de un hombre común convertido en estrella.

Superstar denuncia el lado oscuro de la fama, que irrumpe de forma violenta y no deseada en la vida de un ciudadano anónimo. ¿Se identifica con él?

Por suerte a mí no me sucedió eso, aunque el año que siguió a Una casa de locos (2002) –la famosa película que retrataba la vida de unos estudiantes de Erasmus en Barcelona– fue trepidante. Pero no alteró mi día a día, como le sucedió a Audrey Tautou. A ella la reconocían sin parar. En mí no se fijaba nadie. Hoy soy más conocida, aunque eso no me impide llevar la misma vida que antes. Sigo siendo una chica normal.

Ha convertido esa supuesta normalidad en marca de fábrica. ¿No limita sus papeles?

Al revés, me permite interpretar personajes con los que el público se identifica, algo que a las estrellas no les sucede. Ser belga ayuda. Tenemos una mentalidad distinta a la de los franceses. Nos da igual nuestra imagen y no competimos por ver quién es la más guapa o la más elegante.

¿Qué relación mantiene con la moda?

La moda es muy importante en mi trabajo, pero menos en mi vida. De hecho, siempre me he sentido acomplejada al respecto, tal vez porque las francesas suelen ser tan chic… Llevo 14 años en París, pero todavía no me siento en igualdad de condiciones. Ahora trabajo con un estilista que busca cosas que me gustan: prendas funcionales, de líneas puras y espíritu rock.

¿Se siente responsable de la actual sobrepoblación de Erasmus en Barcelona?

(Risas) Tal vez un poco. Es una ciudad increíble, con un dinamismo maravilloso. Todavía me cruzo a jóvenes por la calle que me agradecen que les descubriera la ciudad o el programa Erasmus.

¿Por qué sigue rechazando a Hollywood?

Lo que me han propuesto eran «mujeres de» y cosas poco excepcionales. Para que diga que sí, tendría que ser un proyecto interesante y con un director al que admire un poquito. Si es solo para ser más famosa o conocer a tal actor, prefiero quedarme en casa y cuidar de mis hijos.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa