Cannes encumbra a su nueva musa

Un año después de 'La vida de Adèle', el festival premia a Adèle Exarchopoulos con el trofeo Chopard a la actriz más prometedora.

cover

Hasta Cate Blanchett está colada por ella. La ganadora del Oscar a la mejor actriz por Blue Jasmine confesó ayer el "crush (cuelgue platónico) inapropiado" que tiene con Adèle Exarchopoulos. Lo hizo justo antes de entregarle el trofeo Chopard, el premio que la firma de joyería entrega a la actriz y actor más prometedores del año durante el festival de Cannes. La alabada protagonista de La vida de Adèle es la nueva niña de los ojos de la Croisette. El año pasado el certamen se saltó el guión y le entregó una Palma de Oro para ella sola (además del de mejor película, por primera vez se hicieron dos galardones ex profeso para las protagonistas a petición del director, Abdellatif Kechiche). Esta edición, se va con el trofeo Chopard a casa. Un premio, plataforma de lanzamiento para jóvenes intérpretes, que ya recibieron en su día Audrey Tautou, Paz Vega (el año de Lucía y el sexo), Diane Kruger, Shailene Woodley, Blanca Suárez o la propia Seydoux.

"Yo también estoy colada por ti" respondió la parisina con un flirteo nervioso a la (siempre exquisita) australiana justo después de recoger su premio. Nieta de un inmigrante griego e hija de un profesor de guitarra y una enfermera, Exarchopoulos felicitó a Blanchett por pronunciar bien su apellido y se contuvo emocionalmente en su discurso. Ni rastro de los lagrimones que derramó el año pasado con la Palma de Oro.

Adele Exarchopoulos

Caroline Scheufele, presidenta de Chopard, con Cate Blanchett y Adèle Exarchopoulos. La joven actriz vistió un Valentino Couture y joyas de Chopard.

Getty

Los últimos doce meses han sido todo un entreno para la adolescente que deslumbró a la crítica por su intimista, pasional y descarnada actuación en La vida de Adèle. Tras el triunfo en la Croisette, ganó trece premios más por su interpretación en el film, la moda la adoptó oficialmente con su campaña para Miu Miu (además de dejarse caer por el front row del desfile de Louis Vuitton) y ahora prepara su salto a EE UU. Está a punto de rodar The last face con Charlize Theron bajo las órdenes Sean Penn y tiene un proyecto más en marcha, Bastille Day, con Idris Elba. Nada mal para una chica que llegó a confirmar que "probablemente" no rodaría más con Kechiche por lo duro y lo largo que fue el rodaje. El director llegó a salvarla de la muerte que planteaba el guión inicial y decidió cambiar el nombre de la película en honor a su personaje (en un principio, el título era Azul es un color cálido, en referencia al pelo de Seydoux).

Si el trofeo ha supuesto una confirmación del idilio de Cannes con Exarchopoulos, la apuesta masculina ha recaído en Logan Lerman. Un actor semidesconocido para el gran público que hizo "llorar como un bebé" a Cate Blanchett por su interpretación en Las ventajas de ser un marginado. Tiene 22 años, se ha criado en Beverly Hills y despuntó hace unos años por las dos entregas de Percy Jackson. Tras Un invierno en la playa o Noé, la última superproducción de Aronofsky, Lerman está a punto de estrenar Fury, una cinta bélica junto a Brad Pitt y Shia LaBeouf.  "Es mi primera vez en Cannes y está siendo una experiencia más que memorable, espero que la próxima vez vuelva con una película", dijo en su escueto discurso. Después repartiría sonrisas en la fiesta que Chopard celebró en la azotea del hotel Martinez, por donde también pasó Penélope Cruz cogida de la mano y sin separarse de Almódovar, Paz Vega, Sofia Coppola, Zhang Ziyi, Jane Fonda o Kendall Jenner.

Todos

Logan Lerman, Cate Blanchett y Adèle Exarchopoulos.

Getty

Cate Blanchett

Cate Blanchett, patrona del trofeo, con un Valentino prefall y joyas de Chopard.

Getty

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa