Todo lo que un test genético puede hacer por tu bienestar

Planificar una dieta para adelgazar o para prevenir problemas de salud y adaptar el deporte a tus capacidades son algunas de las respuestas que pueden dar los genes.

test genetico

Un test genético puede prevenir la aparición de enfermedades como la diabetes o ciertas intolerancias. Foto: getty images

«Si conoces el fototipo de piel que tienes,  asumes una serie de medidas para evitar la quemadura, pues sabes cómo protegerte eficazmente contra los efectos nocivos del sol». Con este paralelismo ejemplifica Eduardo González, responsable del departamento científico de Consumer Health Care de Cinfa, la relevancia de realizarse un test genético. El laboratorio para el que trabaja comercializa a través de farmacia los suyos, enfocados en la nutrición. Synlab, por su lado, ha comenzado a ofrecer este año este tipo de estudios en un espacio físico con atención personalizada y guía de actuación frente a los resultados. Y ambos van más allá de advertir de las patologías a las que somos más propensos, sino que prometen ayudar a mejorar el bienestar y nuestra estética cambiando ciertas rutinas.

Synlab presume de haber abierto en Madrid, el pasado marzo, la primera tienda de tests genéticos y de salud de toda Europa. 500 metros cuadrados en el número 2 del Paseo de la Habana donde entrar para informarse o realizarse uno de estos estudios. Entre sus paredes, la usuaria puede optar por el test BRCA, una prueba genética para saber el riesgo de padecer cáncer de mama o de ovarios, o el test PRECogen para saber si una pareja es portadora de una enfermedad genética. Hasta ahí, las respuestas a las enfermedades, las más demandadas. Pero la oferta se amplía.

«La nutrigenética puede ayudar de diferentes formas: al incidir en aquellos alimentos más adaptados a nuestra genética que, por su composición, nos van a sentar mejor, podremos adaptar nuestra dieta para que el efecto de esta sea óptimo», afirma Santiago Valor, director médico del laboratorio. Un análisis de los genes puede determinar qué sustancias no son bien digeridas por nuestro organismo, o qué efectos específicos pueden tener sobre los diferentes sistemas corporales como la piel. «Está demostrado que muchos ayudan a que el órgano más grande esté en mejor estado, y se pueden limitar las posibles alergias cutáneas», explica Valor.

Cinfa ofrece tres test: AdelGenic, para ayudar a reducir peso; PrevenGenic, para evitar determinados problemas de salud; y GlobalGenic, una mezcla entre los dos. González desgrana el funcionamiento del primero. «El análisis de 100 genes determina la respuesta de nuestro cuerpo a una dieta determinada, pues no todas las personas responden igual, y junto con otros parámetros personales como el sexo de la persona o el ejercicio físico, ayuda a definir el régimen que debe seguir el paciente». Un modelo matemático cruza todos estos datos y se adapta para encontrar los alimentos más adecuados para perder peso o grasa y reducir el perímetro de cintura o el índice de masa corporal. «Es importante tener en cuenta los gustos y hábitos de cada persona pues se debe hacer una propuesta atractiva, la adherencia resulta fundamental para que se mantenga en el tiempo».

Este tipo de test, además, desvela qué nutrientes usa nuestro organismo con mayor eficacia y cuáles desaprovecha, una información que puede resultar vital para la correcta ingesta de vitaminas, proteínas, hidratos de carbono… «Se puede insistir en aquellos alimentos que nuestro organismo utiliza con mayor efectividad y suplementar aquellos que se pierden», subraya Valor sobre los de Synlab.

«Con PrevenGenic, se analizan 60 genes que, en base a la evidencia científica, nos pueden desvelar el riesgo que tenemos de desarrollar problemas de salud en el futuro que pueden ser controlados con una alimentación adecuada, como la diabetes tipo II, la propensión a la obesidad o la intolerancia a la lactosa», profundiza González sobre otro de sus estudios. «Es cierto que al variar la dieta para, por ejemplo, prevenir el sobrepeso, puedes acabar adelgazando, pero no se busca este objetivo en este caso».

Aparte de la nutrición, Synlab se fija también en la actividad física. Con SportGen, una muestra de sangre o de frotis bucal determina la capacidad de rendimiento deportivo, la susceptibilidad de lesiones y otros riesgos para la salud en la práctica deportiva. Y es que los estudios aseguran que los factores genéticos influyen entre un 20% y un 50% en la respuesta individual a determinados aspectos relacionados con el rendimiento deportivo. «Evaluando 90 polimorfismos, se puede determinar una mejor o peor condición para practicar actividades de alta intensidad (entrenamiento anaeróbico) o de resistencia (entrenamiento aeróbico)», cuenta Valor.

«También se descubre la capacidad de consumir más o menos oxígeno, o cómo manejamos aspectos de la nutrición que se relacionan con el deporte». Así, el cliente puede conocer cuáles son las disciplinas que más se adaptan a sus necesidades. «Hay gente que no está dotada para una carrera de fondo prolongada, pero sí para otras actividades que requieran mayor fuerza». De este modo, se consigue optimizar los resultados personalizando tanto el entrenamiento como la alimentación.

Aun así, González aclara que estos test no determinan la realidad, sino que advierten de un riesgo. «Al final, sufrir o no determinadas enfermedades depende en torno a un 30% en nuestros genes y en torno a un 70% en los factores medioambientales. De otro modo, daría igual lo que hiciésemos, que el resultado sería irremediable». Y vuelve a sus ejemplos para concluir: «Una persona que fuma mucho todos los días puede no padecer nunca cáncer de pulmón, y otra que lo hace con menos frecuencia, sí, porque tiene un gen que le predispone a ello. Y si no se fuma nunca, seguramente no se padezca esta enfermedad».

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa