Todo lo que los sprays fijadores del maquillaje pueden hacer por ti

Estos pequeños botes encierran grandes poderes. La posibilidad de que tu maquillaje permanezca intacto durante horas y horas está al alcance de tu mano, pero sólo si sabes cómo usarlos.

Todo lo que los sprays fijadores del maquillaje pueden hacer por ti

Para conseguir que el maquillaje dure, lo mejor un spray fijador. Foto: Getty

La industria del maquillaje vive su edad de oro, es un hecho. Desde que Kim Kardashian introdujera en nuestro vocabulario la palabra contouring, todo ha ido in crescendo. Baking, strobing y otra serie de técnicas con nombres impronunciables introducen cada día más y más pasos a seguir, y con ellos, mayor cantidad de productos en nuestra piel. Es aquí, justamente, donde irrumpen los sprays fijadores del maquillaje, un arma esencial para mantener bajo control estas recetas imposibles.

Si consultas cualquier canal de belleza en Youtube, percibirás con asombro la ingente cantidad de ellos que atesoran las youtubers especializadas en la materia. Entonces te preguntarás con estupor si tú necesitas tantos. La respuesta tajante es no. De ninguna manera. De hecho, tan sólo debes dar con aquel que se adapte a las necesidades de tu piel. Como mucho podrías utilizar uno en verano y otro diferente en invierno, pero dos es un tope más que respetable.

Lo primero que debes saber es cuáles son sus tipos y para qué sirve cada uno. El mundo de la cosmética es tan atractivo como inabarcable, y es probable que al principio te sientas algo perdida. Prep Setting Spray, Mist, Fixing… ¿Qué demonios significa todo esto? Y, sobre todo, ¿cuál me conviene más?

En realidad, es más sencillo de lo que crees. Por un lado, tenemos los Prep Setting Sprays, que deben utilizarse tras la rutina de limpieza e hidratación habitual y como paso previo a la base de maquillaje. Su función es similar a la de un primer, aunque con un efecto más ligero. Cierran los poros, hidratan la piel, unifican el tono y la preparan para recibir la base.

Seguimos adentrándonos en este universo y nos topamos con los Fixing Sprays. Prolongar la duración del maquillaje es su misión. Son aquellos que se aplican al finalizar todo el look de belleza, y consiguen que permanezca intacto el mayor número de horas posible. Pero eso no es todo. Tienen otras bondades, tales como evitar la aparición de brillos, combatir los estragos del sudor, prevenir la pérdida de la base debida al paso del tiempo –algo que sucede especialmente en pieles grasas con poros dilatados–, acabar con la sequedad y con los rostros apagados.

Otro tipo que no debemos perder de vista son los Setting Sprays. Si bien es cierto que prolongan la duración del maquillaje, esta no es su función principal. Entonces, ¿qué tienen de mágico? Su tarea es realmente interesante. Toma nota: se encargan de fusionar todas las capas de maquillaje –corrector, base, contorno, polvos, colorete, iluminador, etc.– en una sola. Integrada, sellada, resplandeciente y, sobre todo, mucho más natural. Ese aspecto empolvado digno de la corte de María Antonieta se esfuma.

Y por último, llegamos al terreno de las Brumas Hidratantes. Éstas sirven, sencillamente, para hidratar y refrescar la piel. Son adecuadas para rostros ahogados, que han perdido el brillo a causa de factores ambientales como el exceso de sol o la contaminación, y que se sienten tirantes y sin vida.

Esencialmente, la diferencia entre todos ellos reside en el funcionamiento de sus ingredientes. Mientras los Setting Sprays trabajan con componentes botánicos capaces de romper las microesferas del polvo –haciendo que todas las capas se conviertan en una sola–, los Fixing Sprays incorporan gran cantidad de alcohol. Ahí se esconde, precisamente, la clave de la duración… y su mayor inconveniente también, ya que su uso prolongado puede irritar las pieles sensibles. Por último, las brumas básicamente contienen agua, extractos de plantas y flores y aceites esenciales. De este modo, no deberías abusar de ellas cuando lleves maquillaje, ya que no favorecen su permanencia. Lo más aconsejable es reservarlas para cuando sales con la cara lavada, para revitalizarla en climas extremos, tras un vuelo largo o como paso hidratante previo al maquillaje.

Sprays matificadores de Cover | FX

¿Puedo combinarlos?

Lo cierto es que sí. Puedes probar diferentes mezclas, como un fixing spray para integrar el maquillaje, seguido de un setting spray para que se mantenga imperturbable por más tiempo. O un preparador de la piel junto con cualquiera de estos dos. Sin embargo, insistimos, es importante que tengas en cuenta la cantidad de alcohol que estás suministrando a tu piel. Lo más conveniente es reservar estas combinaciones para ocasiones muy especiales, en las que necesites un maquillaje a prueba de balas.

Mucho se ha escrito sobre los inconvenientes del alcohol, y aunque no es el momento de volver a demonizarlo, nunca está de más recordar sus efectos. Ten en cuenta que no todos los tipos son dañinos, pero deberías tratar de que el producto en cuestión contenga la menor cantidad posible –cuanto más cerca del final de la lista de ingredientes se encuentre, mejo–-. El alcohol denat -o alcohol desnaturalizado-, tiene muy mala prensa por su capacidad para secar la piel y para aumentar la penetración de los demás ingredientes. Si éstos últimos son muy agresivos, el alcohol los potencia, y puede llegar a producir una irritación de la piel. Sin embargo, no hay que salir corriendo ante su presencia. Tan sólo asegúrate de que su concentración no sea muy elevada.

Sprays de Too Faced, Smash Box y Urban Decay.

¿Cómo los aplico y cuál me conviene según mi tipo de piel?

Los pasos no son complicados. Sólo tienes que agitar el bote antes de usarlo, cerrar los ojos y pulverizar cuatro o cinco veces a unos veinte centímetros del rostro. Finalmente, espera a que se seque bien –puedes ayudarte con un abanico– para que el proceso surta efecto.

Dependiendo de las características de tu cutis, puedes probar con estos:

– Para las pieles secas: Too Faced Hangover RX 3 in 1, en este caso tenemos tres pasos en uno: prepara el cutis, fija el maquillaje y refresca la piel.

– Para las pieles grasas: Cover FX Mattifying Setting Spray fusiona rápidamente las diferentes capas, consiguiendo un acabado mate sin acartonar.

Para las pieles normales: Urban Decay Chill Makeup Setting sella, quita el efecto empolvado y refresca la piel, pero lo mejor es que incorpora una tecnología que controla la temperatura para que tu maquillaje no se funda.

– Para las pieles sensibles: Smashbox Photo Finish Primer Water no tiene alcohol, ni siliconas ni aceites, ni parabenos ni ftalatos, y es un dos en uno: primer más setting spray.

Usos inesperados: Si quieres ponerte creativa, te recomendamos usar estos sprays fijadores de una forma diferente. Puedes humedecer con ellos los pinceles con los que aplicas las sombras de ojos. Así se fijarán mejor al párpado y durarán más tiempo sin desprenderse. De hecho, Kim Kardashian ha explicado en su canal de Youtube que su maquillador, Mario Dedivanovic, pulveriza el Tatcha Luminous Dewy Skin Mist sobre las esponjas con las que extiende la base y en las brochas que emplea para el contorneado y el iluminador. Asegura que con este método se difuminan muy fácilmente. Y hablando de iluminadores, si quieres incrementar su efecto tal y como hace Vincent Oquendo, –maquillador de Karlie Kloss, Hailee Steinfeld o Lily Collins entre otras–, hay algunos sprays fijadores que son capaces de hacerlo, como el de Cover FX Illuminating Setting Spray. En este caso, te recomendamos que lo vaporices únicamente sobre las zonas que quieras encender, y que lo manejes con precaución si tu piel es grasa.

Etiquetas:
0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en App

    App S Moda

    También en App

    S Moda en Apple Store S Moda en Google Play S Moda en Kiosko y Más
  • Este mes en

    S Moda

    Este sábado 18 de noviembre gratis con El País

    Revista S Moda