Nada de negro y marrón: tu ‘eyeliner’ se tiñe de colores fuertes