cabello

Los tratamientos más demandados son los que recuperan el brillo del cabello. Foto: Getty

6 estrategias para hacer las paces con tu cabello y recuperar su brillo

Coloraciones naturales, protección contra la contaminación o tratamientos sutiles son algunas de las claves para reparar el pelo y cuidarlo sin tener que dedicarle mucho tiempo.

Más fotos
  • Foto: PLATÓ S MODA

    1 de 6

    #1 - Antipolución: Las partículas de la contaminación penetran en el cuero cabelludo a través de los folículos y aceleran la oxidación. Los síntomas: quemazón, seborrea y hasta alopecia. Es el ‘síndrome del cuero cabelludo sensible’ y afecta más a mujeres (47,4% frente al 40,8% de hombres). «La polución y el estrés generan descamación», advierte Daniel Maya, responsable de Marketing de Shu Uemura. Su propuesta: un bálsamo con camelia y jazmín para regular las funciones de la piel de esa zona. El Protocolo Desensibilizante de los HairSpa, de Leonor Greyl, aplica antioxidantes de borraja y mimosa (a partir de 100 €). En la imagen, loción energizante Forticea, de RENÉ FURTERER (19,20 €), Acondicionador Anti-polución, de YVES ROCHER (3,80 €), y City Detox Spray Mask, de COTRIL (27,75 €).

  • Foto: Imaxtree

    2 de 6

    #2 -(R)Evolucionar el estilo: «Vienen fuerte los flequillos: rectos, baby bangs, de cortina», señala Yolanda Aberasturi. Desde Maison Eduardo Sánchez no descartan «los de clip, que transforman la melena de manera puntual». ¿Y para el resto del cabello? En Salón Noelia Jiménez proponen huir de los alisados agresivos. «Mejor un protocolo antifrizz con colágeno y botánicos» (desde 95 €).

  • Foto: Imaxtree

    3 de 6

    #3 - Poner al día corte y peinado: El blunt bob de Lucy Boynton o Dua Lipa apunta a convertirse en el corte del verano. Sandra Sadler, codirectora de Coolday, recalca: «El largo varía entre el inicio de la mandíbula y la barbilla. Puede peinarse liso tabla (el siempre recurrente glass look) o con ondas surferas». En sus antípodas, Isaac Salido se inclina por melenas XL y morenas. «Nos gusta en castaño oscuro, monocolor, sin mechas ni capas. Con la excusa de dar movimiento, las capas restan masa al cabello». Mucho más cómodo es el pixie. Y para quienes no se atreven a cortar tanto, el truco está en el flequillo largo de Vidal Sassoon. Hace una transición más suave porque las facciones no cambian tanto. ¿Y la raya al medio tan vista en pasarela? Para Alma Luzón es un efecto demasiado dramático. «En la calle, mejor dejar que se abra espontáneamente. Y no llevarlo demasiado tirante ni abusar de la fijación».

  • Foto: Getty

    4 de 6

    #4 - Voto y veto: El cliente ya no es un sujeto pasivo. Tiene voz y pide sesiones personalizadas. «Viene muy informado, sabe lo que quiere y le gusta observar cómo se trabaja. Las mezclas de coloración ya no se hacen en la trastienda, sino a plena vista, a modo de showcooking», comenta Elías Pedrosa, director creativo de Oculto Hair Club. El día de la coloración se recomienda aplicar una mascarilla con bayas de Goji para fijar el color. «Pero este producto resta volumen al cabello. Si ese día la clienta tiene una fiesta, mejor hacerlo en otro momento. No es lo óptimo, pero priman sus circunstancias», explica Guillermo Martínez, formador de Shu Uemura. «Hay que valorar cuánto tiempo tiene para arreglarse, las exigencias de su trabajo, sus facciones... Jamás imponer un look», añade Pedrosa. Isaac Salido es partidario de «quedarse corto al meter tijera. Aunque lo veas claro, si la clienta no se ve con ese corte, habrás fracasado». 

  • Foto: Imaxtree

    5 de 6

    #5 - Cariño a diario: En vez de agredir y reparar, cuidar y no abusar. Patricia González, de In-Viso, sugiere lavar «con dos champunadas: la primera, con champú desintoxicante, para eliminar la suciedad; la segunda, con uno de tratamiento. Y acondicionar para hidratar y evitar las roturas». Un cabello sano brilla (las escamas se cierran y refleja más la luz) y simplifica su styling. «Plancharlo para controlar el encrespamiento aumenta la porosidad», avisa Eduardo Sánchez. Las herramientas térmicas rebajan el calor: el moldeador Dyson Airwrap usa flujo de aire para alisar o rizar (449 €) y el cepillo Glide, de ghd, alisa sin pasar de 185 ⁰C (139 €). Sobre la coloración, «suben las semipermanentes sin efecto raíz, como Shades EQ», declara Aitana Soria, jefa de producto de Redken. Y no hay que olvidar los barros: una infusión de botánicos (camomila, linaza…) con agua caliente: embeben las canas y engrosan el cabello. Hasta hay péptidos biomiméticos para reactivar los melanocitos en cabellos blancos.

  • Foto: PLATÓ S MODA

    6 de 6

    #6 - Minimizar productos: «A las salas llegan cabellos intoxicados con residuos de geles, espumas y aceites. Marcas y peluqueros bombardean con que se necesitan tres o cuatro productos para un look. No siempre es necesario», denuncia Salido. Suben las ceras –mate o viniladas– y bajan las gominas. Las lacas y espumas que acartonaban se sustituyen por espráis de fijación flexible y productos en polvo. «Aportan textura y cuerpo, sin restar movilidad», apunta Sadler. En la imagen, leche de Almendra Aceite en Crema, de Original Remedies de GARNIER (3,30 €), Le Spray Volume, de SISLEY (73 €), Elixir Anti-Grey, de LA BIOSTHÉTIQUE (66 €); y Blond Absolu Bain Ultra-Violet, de KÉRASTASE (23,55 €).

Etiquetas: ,
0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa