«Las maquilladoras buscamos que el resultado funcione en el mundo real»

Hablamos con Morgane Martini, embajadora artística global de Marc Jacobs Beauty, sobre el momento que vive la industria del maquillaje.

«Las maquilladoras buscamos que el resultado funcione en el mundo real»

A la izquierda, en los ojos, se aplica el Highliner Glam Glitter, en tono Glitterbuf (22 €), para difuminarlo rápidamente con una brocha. Encima, sombras Omega Daddi-o y Perfect-o (24,90 €/c. u.), para crear un efecto de velo traslúcido. Polvos bronceadores Omega Bronze Tan tastic (45 €) e iluminador Glow Stick (38 €). En los labios, Enamored Gloss Stick Mocha Choco-lata (27,50 €). Todo de MARC JACOBS BEAUTY (de venta exclusiva en SEPHORA). Caftán de MM6 BY MAISON MARGIELA (c. p. v.). Foto: Philip Gay. Realización: Francesca Rinciari. Looks: Morgane Martini para Marc Jacobs Beauty

Cuando hace poco más de un año Morgane Martini, la artífice de los looks exclusivos para S Moda de este reportaje, se propuso firmar un contrato con una gran firma de belleza, cambió de enfoque y de estrategia. «Me centré en perseguir mi sueño», dice. Hoy es embajadora artística global de Marc Jacobs Beauty. Conocida por las polaroids con las que inmortaliza cada uno de sus trabajos, la francesa es epítome de una nueva generación de maquilladores aupados por las redes sociales, que estrujan al máximo las posibilidades del color. Una categoría en alza que el año pasado crecía en España un 3,2% en valor (hasta los 670 millones de euros) y un 6% en unidades, según datos de Stanpa.

¿Cree que las mujeres tienen un enfoque distinto del de los hombres a la hora de maquillar?

Depende mucho de la persona, pero algunos hombres tienden a fantasear con su idea de mujer, mientras que nosotras solemos buscar un resultado que, de alguna manera, funcione en el mundo real.

¿Qué hace para no perder la inspiración?

Siempre me han fascinado las polaroids antiguas de Andy Warhol o Antonio López. Me gustan las décadas de los setenta y los ochenta: encuentro muy atractivo el glamour y la sofisticación de esa época.

maquillaje

Exaltación de la identidad, ecología y neofeminismo: la cosmética, lejos de ser frívola, se dota de (mucho) contenido. Foto: Philip Gay

Aquellos looks tan atrevidos y tan cargados de color vuelven a ser muy actuales, ¿por qué ahora?

Toda evolución parte de una revisión del pasado y por eso no creo en las tendencias, que solo sirven al marketing. En la vida real tienes que usar el maquillaje para expresarte, para contarle al mundo cómo te sientes o cómo te quieres sentir, no para seguir una norma establecida. Un labio rojo o un ojo ahumado nunca pasarán de moda. Y, dicho esto, sí me parece que hoy en día la gente está preparada para ser más valiente con el color, está más abierta que nunca a arriesgar y probar.

 

¿Considera que el concepto de belleza ha evolucionado?

¡Por supuesto! Gracias a las redes sociales ahora todos tenemos un altavoz para decir qué nos parece bien y qué no. Para demandar más imágenes de mujeres de otras etnias, de más edad, de más talla… Las calles están cambiando el canon de belleza, tienen el poder de transformar y hacer evolucionar a toda una industria y lo están haciendo, entre todos, poco a poco.

Como los fotógrafos o los peluqueros, muchos maquilladores se están convirtiendo en verdaderas celebridades gracias a la influencia de las redes. ¿Siente una presión extra?

Instagram es una herramienta que suma presión, claro, pero también crea muchas oportunidades. Por ejemplo, yo sé que llamé la atención de la marca por las polaroids que comparto en mi cuenta, sin la que probablemente nunca me hubieran descubierto ni me hubieran contratado para este trabajo.

maquillaje

Base Shameless R150 (42 €) y corrector Re(marc)able (30 €). En los ojos, se define la forma con el lápiz Highliner Glam Glitter (Gem)stoned (22 €) y se enfatiza después con sombras Omega Perfect-o, Bray-o y Prim-o (24,90 €/c. u.). Labios con Enamored Gloss Stick Black Cherry Baby (27,50 €). Todo de MARC JACOBS BEAUTY (de venta exclusiva en SEPHORA). Blusa de JORGE VÁZQUEZ (223 €). Foto: Philip Gay

¿Qué les diría a los que acusan a la industria cosmética de alimentar las inseguridades de las mujeres?

Es complicado. Se presupone que la moda y la belleza deben ser aspiracionales, así que no quieres crear imágenes que sean demasiado reales: la realidad no hace soñar. Pero hay una diferencia entre inspirar y crear inseguridades proponiendo un ideal de perfección inalcanzable. Ahora estamos derribando muros y por suerte cada vez son más los que entienden que la diversidad es el futuro; desde este lado nos toca presionar para que todas las mujeres se sientan bellas sin importar su edad, su talla o su raza. Por ejemplo, mi primer trabajo en este puesto fue hacer la campaña de la base de maquillaje Shameless, que por primera vez se presentaba en 29 tonos para adaptarse a cualquier piel.

¿Jugaba de pequeña a ser maquilladora?

Siempre me ha gustado explorar todas las facetas del proceso creativo. Me encanta el color, dibujar, esculpir… De niña me atraía cualquier forma de expresión artística. Mi tía fue la que un día me sugirió ser maquilladora.

¿Cuáles son los desafíos a los que se enfrentará este sector en los próximos años?

Seguir manteniéndose relevante en un mundo muy cambiante, en el que todo se transforma muy rápidamente.

maquillaje

En los ojos, Highliner Midnight in Paris (22 €) y sombra Omega Shadow Dynam-o (24,90 €) que se deposita poco a poco, «aumentando la intensidad», dice Martini. En el lagrimal y en el centro del párpado, Glow Stick (38 €). Labios con Enamored Gloss Stick Sugar Sugar (27,50 €). Todo de MARC JACOBS BEAUTY (de venta exclusiva en SEPHORA). Pendiente de GRASSY (c. p. v.). Foto: Philip Gay

Riesgo y equilibrio

Azuzados por el poder viralizador de las redes sociales y por la demanda de individualidad, triunfan los looks rotundos que se elevan de lo cotidiano y rescatan un glamour olvidado en la era del normcore. Tiene sus normas: «Cuando hago un maquillaje potente trato de buscar equilibrio y armonía. Me gusta el color en ojos y labios, pero lo compenso con destellos de iluminador que hacen que el resultado sea mucho más bonito y ligero», recomienda la embajadora de Marc Jacobs. El brillo se aplica con suaves toques –en gotas o barra–, empezando en los huesos de las mejillas para luego subir hasta la zona inferior del arco de la ceja, también en el centro de la nariz, el lagrimal y una pincelada en el arco de Cupido. «La idea es controlar dónde quieres que incida la luz», asegura.

Martini repite mantras de su profesión: «Es muy importante partir de una piel fresca, aplicando una buena hidratante para poder sentir las texturas o el glow. Hay que buscar una base que mejore la apariencia natural de la dermis, nunca que la cubra por completo». ¿Un truco personal? Mezclar el fondo de maquillaje con unas gotas de prebase alisadora con coco (Undercover): «Se funde en el dorso de la mano y después se extiende indistintamente con brocha o con los dedos». Juega también a buscar nuevos usos a los cosméticos de siempre: como el trazo es muy difícil de delimitar y definir con una sombra en polvo, para el ahumado emplea primero un delineador de efecto metalizado (Highliner Glam Glitter). «Pero para que funcione es importante difuminar rápidamente con un pincel pequeño, antes de que se fije del todo porque es permanente y resistente al agua». Sobre ello se va depositando el polvo poco a poco, subiendo de intensidad gradualmente, «siempre es más fácil ir sumando que tener que restar». El brillo del lápiz se fusiona con la sombra de ojos, «al final queda un bonito acabado, una trama velada». Termina con un labio de efecto vinilo pero jugoso, también muy dibujado, a pulso con el contorno de la propia barra.

maquillaje

Se mezcla la Base Shameless R150 (42 €) con unas gotas de Dew Drops Dew You (39 €) y se extiende desde el centro del rostro «para una piel fresca y luminosa». En los ojos, sombra Omega The Big-o (24,90 €) y máscara Velvet Noir (27,50 €). En los labios, Enamored Gloss Stick en tono Uh-Huh Honey (27,50 €). Todo de MARC JACOBS BEAUTY (de venta exclusiva en SEPHORA). Broche de JUAN VIDAL (120 €). Foto: Philip Gay

«El look quiere rescatar el maquillaje clásico y vintage, una inspiración que siempre me ha atraído», expone la creativa, enamorada de los looks retro de Grace Jones, Jerry Hall o Verushka. «Son mis ideas para reinterpretar hoy aquellas tendencias del pasado y hacerlas más modernas». Se trata de mezclar, probar y divertirse porque, cree la experta que recientemente ha trabajado con nombres como Ashley Graham o Bella Hadid, «maquillarse debe ser un momento de placer».

maquillaje

Sombra O!mega Shadow (24,90 €), labial Enamored Gloss Stick en el tono Black Cherry Baby (27,50 €) y delineadores metalizados Highliner Glam Glitter en los tonos (Gem)stoned y Glam Jam (22 €/c. u.). Todo de MARC JACOBS BEAUTY (de venta en exclusiva en SEPHORA). Foto: Philip Gay

Etiquetas: ,
0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa