Maderoterapia, la nueva técnica que promete mejorar de verdad el aspecto de la celulitis

Foto: Getty

Maderoterapia, la nueva técnica que promete mejorar de verdad el aspecto de la celulitis

Esta terapia no invasiva se ha convertido en todo un fenómeno que cuenta con meses de espera en algunos centros de belleza españoles. Estos son su beneficios.

En varias conversaciones con amigas durante este verano, ha surgido el mismo tema: la maderoterapia. Algunas lo han probado y otras se sienten algo escépticas al conocer otro método más que promete acabar con la dichosa la celulitis. Antes de nada, lo más importante que debes saber es que no se puede eliminar; aunque más del 90% de las mujeres tienen celulitis, la sociedad lo trata como una excepción y un mal que ha de evitarse. En el estándar de cuerpos normativos en el que vivimos dentro y fuera de las redes sociales, cuando llega el verano es normal encontrar, entre historia e historia de Instagram, anuncios con los mejores remedios para tener las piernas y el cuerpo perfecto. Por eso, no debe sorprender que 4 de cada 10 personas se haya planteado alguna vez hacer uso de la medicina estética para retocar o eliminar esa grasa que se empeñan en decir ‘que sobra’.

En un mundo en el que la cirugía estética está a la orden del día y se ha normalizado hablar del tema en chats de WhatsApp o entre amigas, aún queda un pequeño espacio en el que nacen tratamientos naturales y no invasivos que no se quedan a medio camino del resultado que prometen. Con esta premisa, no es de extrañar que la maderoterapia se haya convertido en todo un fenómeno en los centros de estética españoles, llegando, en algunas ciudades, a tener lista de espera de meses. La terapia con madera proviene de la medicina tradicional china, pero el método que conocemos actualmente como maderoterapia o madero tiene sus comienzos en Latinoamérica, más concretamente  en la investigación de las terapias alternativas locales en Colombia, durante la década de los ’90, donde se desarrolló un método específico con herramientas de madera que se amoldaban a la anatomía del cuerpo y favorecían la circulación.

Un tratamiento que juega con la activación de nuestro flujo sanguíneo a través de rodillos de madera, que mejoran el estado de la piel y la moldean. ¿Su éxito? Es 100% natural, indoloro y ofrece resultados rápidos y eficaces para la retención de líquidos y la celulitis. «No es un tratamiento nuevo, pero su éxito en los últimos años se debe a su doble efecto», comenta la doctora Ana Maldonado. «Es un masaje manual que trata la celulitis visiblemente gracias a aumentar la circulación linfática y mejorar el tono muscular», prosigue. A diferencia de los tratamientos más técnicos basados en aparatos y tecnología, como la presoterapia, liposucción en frío  o la carboxiterapia, la maderoterapia trabaja con un masaje directo sobre la piel, manual, que relaja y reduce la sensación de estrés, sin ser invasivo y adaptándose a nuestro cuerpo de manera natural. La doctora Maldonado afirma que «aunque no existe evidencia científica que demuestre que la madera en sí es eficaz para tratar la celulitis, está probado que los masajes manuales en sí mejoran la circulación linfática, y, por tanto, la reducen».

Málaga, pionera en maderoterapia

Con esta gran cantidad de adjetivos y teóricos beneficios, ¿de verdad es tan buena esta nueva técnica? ¿Es la solución definitiva para la temida piel de naranja? Esther Pérez es una eminencia mundial en este tema; su salón de belleza en Málaga, MIMI Beauty, fue pionero en España en realizar este tipo de tratamiento. Su experiencia la ha llevado a desarrollar su propio método, único en el mundo y que han probado con éxito más de 15.000 mujeres, además de patentar y crear de cero sus herramientas de trabajo. «Los métodos tradicionales eran demasiado pesados y eso me llevó a investigar y diseñar mis propios rodillos con una madera más ligera, que me fabrica una tornería en Andalucía», comenta Esther. Su método cuenta con diferentes instrumentos de formas variadas que se adaptan a todo tipo de cuerpos, sin dolor, y penetran en las capas principales de la piel y ayudan a romper los nódulos de grasa de manera más efectiva sin dañar la dermis.

Pérez es, además, una de las pocas formadoras de esta terapia a nivel internacional. Su método ha traspasado fronteras y en países como Brasil, Francia, Bélgica o México cuentan con su aprendizaje y sistema, siendo más de 1000 las alumnas certificadas en su método.

Beneficios de la maderoterapia

«Lo que crea afán en la ‘madero’ es la relajación que aporta, la sinergia de la madera en contacto con la piel», argumenta Esther. Los masajes con barras de madera se basan en una técnica que entra de manera orgánica e indolora en la piel y permiten un trabajo completo a nivel celular, mejorando el sistema linfático y el flujo sanguíneo. «A través de maniobras de drenaje hechas con masajes rápidos y fluidos, desde la primera sesión se pueden notar sus resultados, creando una sensación de ligereza, con las piernas menos hinchadas y pérdida de retención», afirma la especialista.

En este sentido, la doctora Maldonado recomienda unas 8 sesiones para empezar. «Como todo tratamiento cosmético, requiere un número mínimo de sesiones y un mantenimiento que depende de cada paciente», comenta. «Hablamos de un número mínimo de 6-8 sesiones que se pueden dar bisemanales o semanales y un mantenimiento que debería ser 1 o 2 sesiones mensual para conseguir un efecto prolongado».

Uno de sus principales beneficios es la reducción evidente de la celulitis; no sólo suaviza la piel de naranja en pocas sesiones, sino que la tonifica. El movimiento rápido y continuo de los distintos cilindros de madera permite la eliminación de toxinas. Además, gracias a ello, combate eficazmente la retención de líquidos, que sobre todo nos afecta en verano, pudiendo reducir esos 3 o 4 kilos de hinchazón acumulados en piernas o abdomen, drenando y expulsando de manera natural el líquido sobrante. Activa, por tanto, la circulación sanguínea de forma intensa, reduciendo la sensación de pesadez y llenando de energía el cuerpo.

En comparación con otros procedimientos de medicina estética o cirugías más orientados a dar forma al cuerpo, la maderoterapia es un tratamiento muy interesante para moldear sin necesidad de pasar por un quirófano. En este sentido, el bono Blessed Molding, ofrecido por Esther Pérez, es todo un éxito en su centro. «Con el método Molding pierdes volumen y recuperas la forma previniendo la retención excesiva y pesadez del cuerpo sin necesidad de una cirugía extrema», comenta. Por otra parte, al tratarse de un masaje y un proceso esencialmente manual, es un tratamiento relajante, perfecto para desconectar y cargarse de energía, estimulando la sensación de bienestar y reduciendo el estrés.