Lloyd Simmonds, el mago del color

El canadiense, autor del maquillaje de este reportaje, acumula más de 20 años de experiencia en el sector. Es un pozo sin fondo de sabiduría cosmética. Estos son sus trucos.

Lloyd Simmonds

Foto: D.R.

01. Maquillar sin miedo

«Me encanta crear nuevas tonalidades», confiesa Lloyd Simmonds. El canadiense, director artístico de YSL desde 2010, aplica a la belleza la filosofía del modisto que fundó la casa: es posible innovar en cuestión de colores. Simmonds, autor del maquillaje de esta sesión, es el pintor de los maquilladores.

– Arriesgar, siempre. «Cuando no se ha usado nunca un color, puede asustarnos. Para probar, se puede empezar mezclando un labial en un tono inusual con un poco de bálsamo o con un brillo transparente», propone el experto.

02. La varita mágica

El iluminador sirve para un roto y para un descosido. Es una de las herramientas favoritas del maquillador de YSL.

– Un instrumento multitarea. «El iluminador sirve para unificar el tono de los párpados. Basta con aplicarlo antes de la sombra. También ayuda a fijar el pigmento y a alargar el maquillaje unas horas más», detalla el profesional. Permite, asimismo, afinar la nariz. «Se deben dar pequeños toques con el iluminador en las aletas». Otra función importante: aportar más volumen y tridimensionalidad a los labios. «Se perfilan con esta herramienta y se debe insistir sobre todo en la parte superior».

03. Los ojos primero

No somos expertos y, por lo tanto, nos equivocamos. Para evitar problemas, se deben seguir unas pautas.

– Respetar un orden. «Si apostamos por un maquillaje intenso en la mirada, debemos centrarnos primero en esta zona antes de aplicar la base. Si nos excedemos con la sombra o nos equivocamos con el eyeliner, corremos el riesgo de extender el pigmento por el rostro y arruinar todo el maquillaje», explica.

04. El movimiento correcto.

Extender la base en el rostro requiere maestría. «Se debe aplicar desde el centro del rostro hacia fuera. Además, es mejor poner poco producto primero. Pasarse queda muy mal. Para las ojeras, se debe insistir con el pincel, dando toques».

Lloyd Simmonds

D.R.

05. Ocho horas de sueño

Una mala noche la tiene cualquiera. La sabiduría para disimularlo la tienen solo unos pocos. Simmonds, entre ellos.

– Mirada descansada.
«Para despertar un rostro fatigado, podemos imitar a Marlene Dietrich», aconseja Lloyd Simmonds. Al parecer, la diva acostumbraba a pintar con eyeliner blanco la raya del ojo. «El gesto abre e ilumina la mirada», explica el maquillador.

06. Un neceser impoluto

Ojo con las herramientas de maquillaje. Como todo, se ensucian y pueden causar problemas de acné, irritación, sequedad o alergias.

– Suaves y limpios. «Se deben lavar una vez cada dos semanas con jabón o con un limpiador específico. Sugiero añadir un poco de acondicionador para que las cerdas queden suaves», afirma Lloyd.

07. ‘Smokey’ para principiantes

Es un clásico infalible, los ojos con sombras difuminadas y con efecto translúcido son imprescindibles para un buen look nocturno.

– Translúcidos. «Para lograr un efecto ahumado, aconsejo emplear una sombra en crema o un lápiz suave. Luego basta con extenderlo con los dedos».

08. El negro es un color

Es un tono acromático; es decir, sin color. Pero en maquillaje el negro tiene más de una cara; conjugado con sombras de otros tonos, muta.

– Varios matices. Yves Saint Laurent decía: «El negro es un color». «Es cierto, tiene muchos matices. Un ejemplo: en la mirada podemos empezar con una capa de sombra negra y añadir un poco de pigmento azul o verde. El negro despierta y se vuelve nacarado», razona Simmonds.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa