Las neveras de cosméticos son monísimas, pero ¿son necesarias?

Mantener tus productos de belleza a baja temperatura y listos para salir en Instagram es la última tendencia de la industria cosmética. Sin embargo, no está claro que el frío aplicado a los productos realmente sirva para algo.

nevera portatil

Foto: Cooluli/Urban Outfitters

Están invadiendo Instagram. Son cuquis, se presentan en baños idílicos y con los productos perfectamente colocados. Son las neveras para cosméticos, la última tendencia de la industria de la belleza que a juzgar por la cantidad de fotos que acumula el hashtag #beautyfridge  va camino de convertirse en una de las grandes modas de este temporada.

Según explican en la web de The cosmetics fridge, una de las marcas que las fabrica, están diseñadas «para almacenar tus cosméticos de un modo ordenado, mantenerlos en buen estado durante más tiempo y hacer que tu espacio esté más preparado que nunca para Instagram».

The beauty fridge, otra de las marcas de minineveras para el baño, asegura que teniendo uno de estos pequeños refrigeradores tu rutina de belleza pasa a un nivel superior. «Los ingredientes activos como la vitamina C o el retinol pueden verse afectados por el calor o si les da el sol directo. Mantenerlos a oscuras a una baja temperatura es la única manera de asegurar que no pierden sus propiedades». Desde esta firma australiana aconsejan almacenar en frío las mascarillas, sobre todo las que se aplican en el contorno de los ojos, las brumas, por aquello de buscar el efecto refrescante, y los productos orgánicos para mantener frescos los ingredientes naturales. Ponen como ejemplo de producto ideal para almacenar en frío las mascarillas faciales de Lush. Además, aseguran que el lugar perfecto para guardar un rodillo facial no es otro que una de estas neveritas pues se «maximiza el poder antinflamatorio y su poder de drenaje».

View this post on Instagram

Today is an important day because it reminds us how the brand really started. Growing up we would watch our mom store her skincare products, tea bags, and cold spoons in the fridge and see her apply it to her skin in the mornings to de-puff her eyes. This really started our own personal beauty rituals and lead us to The Cosmetics Fridge brand, where we wanted to create a dedicated space for those who actively use cold products as part of their daily skincare routine. Just wanted to say thanks mom and Happy Mother’s Day to all of you amazing women out there doing your thing! 💐 ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ What is one beauty tip your mom taught you?

A post shared by THE COSMETICS FRIDGE ™ ❄️ (@thecosmeticsfridge) on

Pero, estamos ante una simple estrategia de marketing o realmente necesitamos incorporar a uno de estos aparatosa nuestras vidas. «Creo que solo sería necesario en casos muy específicos. Los cosméticos por lo general vienen preparados para mantenerse en perfecto estado a temperatura ambiente. De hecho así es como están en las tiendas. En el caso de The Body Shop recomendaría guardar en frío el gel de menta para piernas y la línea corporal de yogurt pero no porque sea necesario sino por la sensación que produce aplicar estos productos a baja temperatura», explica a S Moda Marisa Gómez, la responsable de comunicación de la marca.

El doctor Dennis Gross también se ha mostrado escéptico en este reportaje de la edición estadounidense de Elle. «Es puro marketing y totalmente innecesario. Para que un cosmético llegue a las calle tiene que pasar muchos tests que demuestren que se conserva perfectamente a temperatura ambiente y que no se descompone. A no ser que el fabricante lo venda dentro de un recipiente frío o tenga instrucciones claras de mantenerlo a baja temperatura no tiene sentido».

Etiquetas:
0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa