11 trucos infalibles para tener siempre buena cara (incluso cuando estás muy cansado)

Once trucos muy sencillos que puedes incorporar a tu rutina para estar radiante aunque hayas dormido poco.

11 trucos infalibles para tener siempre buena cara (incluso cuando estás muy cansado)

La actriz Margot Robbie.

Un rápido vistazo en Google Trends arroja luz sobre el tema: tener buena cara es la nueva obsesión en el ámbito de la belleza. El interés puede extrapolarse a todo tipo de medios de comunicación, blogs y redes sociales especializadas… Los productos, tratamientos y consejos repartidos por todos ellos para conseguir lo que hemos denominado el ‘efecto buena cara’ son innumerables y prácticamente imposibles de aplicar de forma simultánea.

Hablamos de él refiriéndonos a ese aspecto natural, bonito y saludable que parece arte de magia y un estado innato de la piel y no la consecuencia del uso de cosméticos y/o maquillaje. Ese que parece ser el resultado directo y sincero de una cura de sueño, una sesión de spa o un viaje lujoso y reparador, pero que, sin embargo, esconde detrás un buen conocimiento de la piel y una rutina facial muy estudiada.

Por eso, y aunque cada piel es un mundo y todos los pasos son adaptables, hemos recopilado los trucos más eficaces –todos sencillos y fáciles de incluir en el ritual beauty de cada día–  para que tú también logres tener buena cara todos los días del año.

1. Cena ligera
Empecemos por el principio: para levantarte con un rostro casi listo para estar radiante, el trabajo tiene que empezar el día anterior. Nos lo advierten los expertos facialistas de Guerlain: «¿La cena ideal? Ligera, ligera y ligera. Una ensalada con algo de proteína de ave y un yogur sería la elección ideal». Y añadimos un plus: mejor si no te acuestas con el ordenador, la tablet o el móvil en la mano. La luz azul de las pantallas, a la que estamos sometidos durante la mayoría del día, no solo «afecta al estado de nuestra piel revirtiendo en un mayor envejecimiento y una mayor pigmentación», tal y como confirma en uno de sus últimos estudios la Academia Española de Dermatología y Venereología, sino que también frena la producción de melatonina y entorpece el sueño.

2. Correcta rutina nocturna
Por supuesto, no hace falta decir que es fundamental un buen proceso de desmaquillado (mejor si te aficionas a la triple limpieza coreana que deja la piel sin rastro de impurezas). Después es cuando se aplica el tratamiento. Y es que, tal y como asegura Anabel Vázquez -cofundadora de Laconicum– «si de día protegemos la piel, de noche la alimentamos”. Durante este período, las células de la piel se dividen con mayor rapidez y, en consecuencia, se regeneran mejor. Así se equilibra la perdida de hidratación de la capa exterior y se consigue que funcione correctamente de nuevo al día siguiente, por lo que es el momento idóneo para que reciba sus tratamientos. Y añade: “Además, este alimento va a acompañado de descanso. Es un momento clave porque parte de la salud de la piel depende de cómo la tratamos cuando estamos dormidos”.

 3. 7-8 horas de sueño con la cabeza alta
Es sabido por todos: dormir bien y las horas necesarias es el mejor tratamiento de belleza. Sin embargo, es cierto que a veces dormimos durante ese tiempo o incluso más y nuestra cara sigue pareciendo cansada. Los motivos pueden ser varios. El primero, no haber tenido una buena calidad del sueño, debido fundamentalmente a ese uso inadecuado de los dispositivos móviles o a bajos niveles de melatonina (la hormona del sueño). El segundo, que muchas veces pasamos por alto, haber dormido con la cabeza más baja que el cuerpo provocando que los líquidos se acumulen en la zona del rostro y una conclusión: más bolsas bajo los ojos y más hinchazón facial.

 4. Cara lavada + Tónico
Aunque la limpieza facial que hacemos al despertarnos no suele ser tan concienzuda como la de por la noche, conviene eliminar el exceso de grasa que la piel ha producido durante la noche en sus horas de ‘trabajo’. Lo hagas como lo hagas, añade al ritual un lavado con agua fría: «alivia la inflamación, estimula la microcirculación sanguínea de la zona y descongestiona el área de los ojos», recomiendan los expertos. Termina siempre pasando un disco empapado en tónico por todo el rostro para reequilibrar el pH de tu piel y prepararla para recibir tratamiento y maquillaje.

5. Yoga facial
O, lo que es lo mismo, una sesión de automasaje en la cara que relaje los rasgos y disminuya las muestras de cansancio. Las marcas de belleza se han aliado a él y las celebrities no han tardado en aplicarlo: la primera, Meghan Markle. «Tal y como el ejercicio mejora el tono y la elasticidad de la piel del cuerpo, estos ligeros movimientos harán lo propio en tu rostro», apuntan desde Foreo, la marca de cepillos de limpieza facial que recientemente se interesó por el método Facial Yoga Plan de Diana Bordón.

6. Aceite esencial + base de maquillaje
Cuando la piel está brillante -que no grasa-, elefecto buena cara se multiplica: sobre todo ahora que el acabado glossy es tendencia en todo tipo de maquillajes. Para lograrlo no hace falta añadir pasos extraños a tu rutina ni embadurnarla con bases brillantes, tan solo es necesario este sencillo gesto que recomiendan los expertos de MAC: «mezcla la base de maquillaje con una o dos gotitas de un aceite esencial (los de camomila, lavanda o pomelo son una buena opción) o un sérum de base oleosa». Luego, maquíllate como de costumbre y procura no añadir polvos al finalizar.

Base de maquillaje de Mac y aceite de Clarins.

 7. Ampolla flash
Tanto los parches para los ojos -que funcionan como una suerte de sheet mask exclusiva para el área ocular- como las ampollas de efecto flash son líderes en ventas entre quienes se preocupan por lucir un rostro descansado. Hace tiempo que las marcas cosméticas apuestan por este tipo de formatos para que los tratamientos sean precisos y se utilice la cantidad de producto idónea sin malgastarlo. «Su punto fuerte es su alta concentración de principios activos que penetran rápidamente en las células y dan logran ese efecto buena cara de inmediato», explica el Dr. Timm Gouleke, creador de Royal Fern. Elige las que más se adapten a tus necesidades y aplícalas como último paso del tratamiento matutino.

Ampollas de Royal Fern.

8. Touche Éclat
Si el corrector es un imprescindible en el proceso del maquillaje para esos días en los que no te ves bien y el iluminador el paso final para conseguir el acabado vibrante que buscamos, imagina lo que puede lograr un producto que ofrece ese dos en uno de forma sencilla y asegurada. Hablamos, claro, del Touche Éclat de YSL. Decenas de celebrities se han confesado adictas a su uso y en S Moda damos fe: «Siempre tengo que tener un Touche Éclat en mi bolso para cualquier retoque de última hora. Hace que tu cara cambie», contaba Zoe Kravitz en una de sus últimas entrevistas. Está formulado en origen como un corrector pero, además de cubrir imperfecciones, ilumina la piel y acaba con el aspecto cansado de inmediato.

 9. Raya blanca + rizador de pestañas
Cuando lo que necesitas es verte los ojos más grandes y, a poder ser, abiertos, hay un dúo ganador que han descubierto y trasladado al mundo las mujeres francesas: combinación de raya blanca y máscara de pestañas. Y no hablamos de maquillajes innovadores, sino de una simple y sencilla raya blanca en la línea del agua del ojo para agrandar e iluminar la mirada. Para redondear el efecto, no olvides usar tu rizador de pestañas: «Hacerlo no solo las eleva, sino que despierta la mirada como ningún otro gesto de belleza», aconseja Junior Cedeño, make-up artist de Dior.

Rizador de pestañas de Dior y lápiz de ojos e Chanel.

10. Tonos melocotón
Los colores que elijas para tu maquillaje crearán acabados y sensaciones muy diferentes según su gama y tonalidad. Por eso, en esos días de rostro cansado, es aconsejable olvidar los más oscuros e invernales y ceder el paso -sea la época del año que sea- «a los tonos veraniegos de la gama de los rosas, corales y melocotón que aportan luminosidad y no matifican la piel», aconseja Eliecer Prince, make-up artist de Guerlain. Aplícalos tanto en sombras de ojos (si utilizas) como en colorete (en la parte alta de los pómulos) y en labios y difumínalos con la yema de los dedos.

Coloretes de Guerlain.

11. Desayuno antioxidante
Para marcharte de casa con el rostro renovado tanto por fuera como por dentro, has de desayunar teniendo en cuenta cuáles son tus mejores aliados: ingredientes que sean antioxidantes y trabajen a favor de tu piel. Existen, forman parte del mundo en auge de la nutricosmética y tienen, en ocasiones, efectos tan potentes como una crema de aplicación tópica. Estos son los 8 tipos de bebidas en los que puedes encontrarlos.

0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa