S MODA + L'Oréal Paris

Cómo conseguir un rostro ‘glow’, el secreto mejor guardado de los maquilladores

Los rostros golosos se han convertido en la nueva obsesión del momento. Por suerte, ese resplandor tan envidiable ha dejado de ser un secreto profesional para convertirse en la tendencia de la temporada

bb glow

En la pasarela los rostros 'glow' se imponen con fuerza. Lo vimos en (de izquierda a derecha): Angel Chen, Biuu y Genny.

Lo saben muy bien los maquilladores: la clave para conseguir un rostro natural y joven está en la luz. Dicen que a Marilyn Monroe le cubrían los pómulos con vaselina para que la actriz emitiera ese brillo espectacular ante la cámara. Por suerte, ese resplandor tan envidiable ha dejado de ser un secreto de Hollywood para convertirse en la tendencia más viral del verano, el glow.

Tan solo en Instagram, el hashtag arroja más de 10 millones de publicaciones, una auténtica galería de pieles jugosas y mejillas sonrosadas. Rostros tan juveniles y sanos como los que reivindican en sus últimos desfiles Giorgio Armani, Balmain o Akris, despidiéndose del acabado mate de las últimas temporadas.

También las firmas de maquillaje se han sumado a la tendencia, proporcionando fórmulas sencillas que trabajan en sinergia con la piel para lograr un efecto buena cara. Glow Mon Amour es la propuesta de L’Oréal Paris, un iluminador líquido enriquecido con aceite de coco, que llena la piel de luminosidad y borra cualquier gesto de cansancio. Para potenciar el look, los expertos proponen terminar con un ligero rubor del colorete Melon Dollar Baby sobre las mejillas.

bb glow

Enriquecido con aceite de coco, las gotas iluminadoras Glow Mon Amour (12,95 €) llenan la piel de luz. Finaliza con un ligero rubor del colorete Melon Dollar Baby sobre las mejillas para un ‘look’ todavía más jugoso.

Porque el secreto de un rostro de gelatina está en la precisión. La máxima para sacarle todo el rendimiento es dedicarle el mismo tiempo y paciencia que al maquillaje de ojos o labios. De hecho, basta un pequeño golpe de luz en el arco de Cupido para conseguir una boca más jugosa y unos toques bajo el arco de las cejas para agrandar la mirada. El orden del producto también altera el resultado. Si utilizamos primero el iluminador antes que la base de maquillaje, sobre todo cuando se trata de fórmulas líquidas, parecerá que el brillo surge directamente de nuestro interior. Un truco que utilizan muchos expertos para maquillajes de día, perfectos para la oficina.


  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa