Cómo acabar con la papada: trucos, remedios y tratamientos infalibles

Infiltraciones y ondas que eliminan la grasa y hasta las células que la almacenan, cosmética que mejora y rutinas que adoptar: no hay excusas para no acabar con el doble mentón.

como reducir la papada

La medicina estética y la cosmética buscan fórmulas para combatir el doble mentón. Foto: daniel scheel

Según la American Society for Dermatologic Surgery, la papada preocupa al 67% de los pacientes. En España, el 60% de las españolas reconoce que le quita el sueño, y para los hombres es el mayor quebradero estético junto a los flancos del torso.

El doble mentón puede originarse por diferentes motivos. La doctora Carmen Martín, con clínica en Madrid, los desengrana. “Existe el factor constitucional. Hay personas que tienen de forma congénita el cuello más corto o una forma del arco mandibular que genera ese efecto de papada. También se pueden dar cúmulos de grasa por hipotiroidismo o enfermedades autoinmunes, un aumento de cortisol… Un problema metabólico que solo se soluciona si se trata la patología. Y existe el exceso de grasa por sobrepeso”. La doctora Raquel Moreno, de Medicina Estética Eres, añade la flacidez por exceso de piel, pérdida de tono muscular o descolgamiento del músculo. Y la esteticista Marta García, con centro en Oviedo, destaca una de las más frecuentes: el conocido como tech-neck. Esto es, el descolgamiento de la zona inferior del óvalo facial por bajar a menudo la cabeza para consultar el móvil.

Remodelar y eliminar

Cada causa tiene su solución específica. Para la papada estructural, la doctora Moreno recomienda esculpir la mandíbula. “Un mentón corto o retraído da sensación falsa de flacidez. Se usa ácido hialurónico reticulado de alta densidad. Se pone encima del hueso simulando su forma, como una prótesis, mediante pequeños pinchazos. En un mentón corto se alarga el eje longitudinal, si lo tenemos hacia atrás, lo proyectamos”.

Para el cúmulo de grasa existen muchos métodos. Uno de los que más fiebre causó cuando aterrizó en España hace dos año fue Belkyra. “Se hacen pequeñas infiltraciones de ácido desoxicólico que produce la necrosis de las células grasas”, explica la doctora Moreno. Como puede resultar molesto, suelen aplicar lidocaína en la zona a tratar para anestesiarla. El procedimiento tarda unos minutos. Se necesitan entre dos y tres sesiones cada dos o tres meses para la eliminación permanente. “Al desaparecer los adipocitos donde se almacena la grasa, es muy difícil recuperar la papada. Solo si se coge mucho peso podría volver”, garantiza Moreno.

Realizar ejercicios faciales también ayuda a prevenir y revertir la papada originada por la flacidez. Foto: getty

“El inconveniente es que se da una pequeña inflamación y sensibilidad durante 15 días a un mes”, apunta Myriam Yébenes, de Maribel Yébenes, que también lo usa en su centro. Una aplicación incorrecta puede, además, traer consecuencias más graves. “Si infiltramos el producto en la piel o el músculo, se produce la muerte de los tejidos, que luego debemos reconstruir. Por eso se debe acudir siempre a profesionales”, aconseja Moreno.

Desde entonces han surgido otros pinchazos que prometen resultados. En el centro de Carmen Martín cuentan con Prostolane. “Se trata de unos péptidos que inyectamos dentro de la célula adiposa para que acabe con la grasa del interior”. A diferencia de Belkyra, no acaba con los microorganismos, solo con su interior. “Es como el Fairy sobre una superficie aceitosa”, compara la doctora. Y da igual que el pinchazo falle, no se producen efectos secundarios. “Si se queda en la piel, ayuda a la producción de colágeno. Si llegamos a mayor profundidad, no tendrá ningún efecto, y es inocuo. Hay pacientes que lo usan en el arco mandibular para remodelar”. El procedimiento es sencillo: se dibuja una cuadrícula en el área deseada y se depositan 0.1 ml. Se recomiendan tres sesiones cada 15 días. “A veces, si no hay mucha grasa, prescindo de la tercera”, afirma Martín.

Pinchazos aparte, la aparatología también acude al rescate. Myriam Yébenes confía en CoolSculpting, que nació como alternativa a la liposucción. “Bajamos la temperatura a menos 11 grados, cristalizamos la célula y se elimina a través del sistema linfático a los 10 días o un mes. Se necesitan entre una y dos sesiones. Se produce un pequeño hematoma que desaparece a los dos días”.

Otro método que elimina la grasa y respeta los adipocitos son los ultrasonidos. Silvia Oliete de Blauceldonia apuesta por Reshape. “La recomiendo para grasa localizada que se resiste a dietas y ejercicios”. También la radiofrecuencia, que en su centro trabajan con Vform. “Utilizamos dos manípulos, uno para tratar arrugas con un gel y otro con glicerina que hace de ventosa y va destruyendo grasa y reduciendo la zona”.

La edad y la tecnología, grandes enemigos

El paso del tiempo puede llevar además a un descolgamiento de la papada. Para solucionarla, la radiofrecuencia se convierte en imprescindible. “Con ella conseguimos tensar la piel y subir el músculo”, promete Yébenes. Cristina Galmiche, con centro homónimo en Madrid, confía también en técnicas más sencillas que la medicina estética. “Si no es muy exagerada, funcionan muy bien los tratamientos de esteticien en cabina. Prefiero solucionar con métodos naturales como masajes, poco invasivos, que sirven para el mantenimiento después de una cirugía”.

Entre los treinteañeros se está extendiendo una nueva forma de papada: el conocido como tech-neck. El uso de móviles y otros dispositivos sentados y colocados sobre nuestras piernas está produciendo la flacidez de la zona por inclinación de la cabeza. La solución está clara para Marta García. “Se trabaja en cabina con ventosas y acupuntura para destensar, masajes rotacionales, radiofrecuencia para oxigenar… Pero lo más importante es trabajar la corrección postural, porque si no entraríamos en un círculo vicioso: atajas el problema en el centro y lo recuperas fuera. Se debe aprender a mirar los dispositivos de otra manera”.

Alimentación, cosmética y ejercicios, los aliados

Una vez resuelta la preocupación, toca mantener los resultados. Para la papada estructural, la doctora Moreno recomienda hacer una sesión de recordatorio cada año o dos años. Para la grasa, la doctora Carmen Martín señala al paciente. “Si nos inflamos a comer, se vuelve a llenar la zona. Siempre hay que hacer un asesoramiento dietético y van muy bien los masajes para drenar”.

El ejercicio, como el yoga facial, resulta clave para la flacidez y para el tech-neck. “La gimnasia y el yoga faciales están muy de moda y ayudan a mantener todo en su sitio”, dice Marta García.

Para prevenir, para mantener e incluso para revertir casos menos graves, la cosmética acude al auxilio. “Se debe tener una buena rutina, con fórmulas que incluyan proteínas que favorezcan la firmeza, y siempre limpiando bien la piel para que los ingredientes puedan profundizar”, considera Yébenes. Carmen Martín cree que las cremas termolíticas, que aumentan el metabolismo local, pueden ayudar con la grasa. “Pero si hay que llegar al adipocito con el producto para ser eficaces, dudo que la crema tópica pueda profundizar tanto”.

Una de las últimas novedades del mercado viene de Dermclar: los liposomas PMLs. “Su fórmula elimina la grasa del interior de las células mediante lipólisis, impide que el exceso que circula fuera penetre en ellas y no deja madurar los adipocitos”, asegura el fundador de la marca, el doctor Joan Martí. “Lleva péptidos que aumentan el ácido hialurónico, también este ácido liposomado para mejorar la apariencia y a flacidez, y reestructura el colágeno y la elastina”. La aplicación, una vez al día tanto para revertir como para prevenir, mañana y noche en caso de querer resultados más rápidos.

Mayte Poveda, formadora de Payot, habla de los ingredientes que mejor funcionan contra la flacidez. “El azúcar de la avena crea una especie de malla que remodelar la piel. El alga wakamé estimula colágeno y elástica. El extracto de guisante trabaja las manchas y la luminosidad. El hialurónico rellena las arrugas e hidrata”. Aclara que se necesita la combinación de varios en una fórmula gaélica para que funcionen, pues por separado no alcanzarían los objetivos marcados. Ellos combinan los activos anteriores en Suprême Jeunesse Cou & Décolleté. Eso sí, no produce milagros. “Se trata de un proceso lento, y por supuesto en casos más graves habría que pasar por quirófano; en los leves basta la cosmética”.

Natura Bissé, en su crema Tensolift Neck, incluye otros ingredientes. “La placenta biomimética tensa y estimula la síntesis de colágeno y elastina para remodelar el óvalo facial y el cuello de Venus. El aguacil retiene la hidratación. El aceite de amaranto reestructura y consigue un efecto acolchado en la piel de la zona, que es más fina”, cuenta Elsa Vilà, directora del departamento de formación. Vilà se sincera sobre la mejor forma de eliminar la papada, producto incluido. “Se debe abordar desde un ángulo 360: dieta, ejercicio, medicina estética y cosmética”.

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa