S MODA + Britax Römer

Por qué es más seguro orientar la silla de tu bebé a contramarcha

Los sistemas de retención infantil a favor de la marcha se han demostrado como la opción de mayor riesgo para el bienestar de los más pequeños. Aquí te explicamos los motivos.

Por qué es más seguro orientar la silla de tu bebé a contramarcha

Los expertos coinciden: la silla, mejor de espaldas a la marcha. Foto: Britax Römer

Los tiempos en los que los niños frecuentaban el asiento del copiloto o los cinturones servían como mero adorno se intuyen ahora más lejanos de lo que sostiene el calendario. La seguridad vial es, por fortuna, una preocupación real en la opinión pública y, aunque el avance es fehaciente, buena parte de los conductores siguen sin cumplir a rajatabla las recomendaciones que garantizan la mayor seguridad posible durante el trayecto. Uno de los errores más comunes se produce con la disposición de las sillas para bebés. Porque en 2017 no importa solo el qué (evocados por esas icónicas pegatinas con el eslogan ‘Bebé a bordo’), sino el cómo. La colocación de tales dispositivos, a favor de la marcha o en su contra, aviva hoy en día un debate que parece no poner de acuerdo a detractores y seguidores. Una conversación en la que también participa la tradición, pero en la que la ciencia y los diferentes organismos parecen tenerlo muy claro: a contramarcha es la opción ideal. Por eso cada vez más firmas, con Britax Römer a la cabeza, trabajan para ofrecer modelos que permitan la colocación correcta del bebé. Toma nota.

Según un estudio realizado por la Academic Pedriatics Association de Estados Unidos, orientar de espaldas a la marcha las sillas supone un irrefutable aumento de la seguridad de los bebés. Esta misma investigación es la que ha servido como argumento principal en las leyes que diferentes estados del país han aprobado al respecto durante los últimos años, obligando a los menores de dos años a viajar en dicha posición. California, Pennsylvania, Oklahoma y, a partir del 1 de noviembre de 2019 también Nueva York, son algunos de ellos. Adrián Cordellat, periodista, bloguero y padre a tiempo completo, es un firme defensor: “Lo cierto es que yo tenía reservada para mi hija una silla a favor de la marcha, pero mientras llegaba el día de ir a recogerla conocí las sillas a contramarcha y de inmediato cancelé la reserva y me hice con una. Fue una suerte, porque por aquel entonces apenas se hablaba aún de ellas, salvo entre expertos y entre las blogueras de maternidad”.

Se recomienda orientar a contramarcha las sillas como mínimo hasta los cuatro años. Foto: Britax Römer

La explicación física alude a la debilidad de los cuellos y el mayor tamaño de las cabezas de los bebés en proporción al resto de su cuerpo. En caso de choque a favor de la marcha, los más comunes en el tráfico diario, el peso al que se ve sometido puede ser hasta cinco veces mayor que si la silla está orientada de espaldas. Su cabeza, columna y cervicales se verían más expuestas, concentrándose la energía en el arnés en lugar de en la parte posterior de la sillita. Otra investigación publicada en 2007, en este caso por la Universidad de Virginia, apuntaba que los menores de dos años eran un 75% más propicios “a sufrir lesiones si se sentaban a favor de marcha en caso de accidente de tráfico, multiplicándose este riesgo por cinco en el caso de los bebés de entre 12 y 23 meses de vida”. En nuestro país, la DGT y diferentes colectivos de bomberos recomiendan su uso hasta los cuatro años. En la bitácora Un papa en prácticas, Cordellat cuenta en primera persona su experiencia con estos dispositivos, más comunes en los países nórdicos que en el área mediterránea de Europa. “Si están tardando más en implantarse es porque hay muchos mitos extendidos que cuesta trabajo derribar. También afecta el trabajo de los lobbys y el precio, aunque me pregunto hasta qué punto mira uno el dinero cuando se trata de la salud y la vida de sus hijos ”, asegura a S Moda.

Las cabezas de los bebés estarían más expuestas en caso de accidente a favor de la marcha. Foto: Britax Römer

La normativa de las Naciones Unidas ECE R129 (también conocida como i-SIZE), aprobada en 2013, homologa los diferentes sistemas de retención apostando por la disposición a contramarcha, como mínimo, hasta los 15 meses. La compañía líder en seguridad infantil Britax Römer pone a disposición de todos los padres y conductores dos opciones de sillas de coches que cumplen dicha normativa, pero que permiten ir a contramarcha hasta los cuatro años, aproximadamente. Apta para niños desde su nacimiento hasta los 105 cm de estatura o 18 kg de peso, la SWINGFIX i-SIZE se orienta de forma exclusiva a contramarcha y presume de contar con el sello Plus Test, una exigente prueba realizada en Suecia que solo las sillas de espaldas a la marcha de gran calidad consiguen superar.

Para aquellos padres que consideren que su hijo puede experimentar un rechazo a la contramarcha en las últimas etapas y quieran reservarse la opción de ir de cara a la marcha, Britax Römer también ofrece la DUALFIX i-SIZE, que admite giros de 360º. Ambos modelos permiten rotar 90º hacia ambos lados, facilitando tanto su instalación como la rutinaria tarea de colocar al niño y abrocharlo desde la puerta de la coche. Además de ofrecer un gran confort, sendas sillas cuentan con innovadoras tecnologías de seguridad, como el SICT inside, un sistema que absorbe la energía generada en caso de colisión lateral y la mantiene alejada del niño, o el Isofix con Pivot Link, patentado por la propia Britax Römer, un dispositivo que redirige la fuerza del impacto. Ya que los datos hablan por sí solos, asegúrate de que solo sea tu hijo el que va a contramarcha.

Sendos modelos aúnan seguridad y confort para los más pequeños. Foto: BRITAX RÖMER

 

Etiquetas: ,
0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa