6 cosas que puedes hacer para que el móvil no empeore tu salud | Belleza, Bienestar | S Moda EL PAÍS

6 cosas que puedes hacer para que el móvil no empeore tu salud

El mal uso del móvil supone problemas de visión, de nuestras articulaciones y dificulta nuestro descanso

6 cosas que puedes hacer para que el móvil no empeore tu salud

Foto: Corbis

Sales de casa a toda prisa, y cuando te montas en el metro, lo primero que haces es meter la mano en el bolso en busca del teléfono móvil, aunque te habías propuesto aprovechar el trayecto para leerte ese libro que todo el mundo te ha recomendado. La mano comienza a lidiar con la cartera, la funda de las gafas, la botella de agua y por un momento comienzas a sentir un ataque de pánico al pensar que te has dejado el móvil en casa. Pero no, al tercer intento logras localizar, ya solo por reconocimiento táctil, su funda. Lo sacas, doblas el cuello, y te dispones a pasar el trayecto contestando Whatsapp, consultando las últimas noticias en las redes sociales, y si surge, incluso a hacerte una foto de tus zapatos nuevos, y entretenerte poniéndole diferentes filtros para colgarla en Instagram.

No lo podemos negar. El móvil se ha convertido no solo en una herramienta fundamental en nuestro día a día, sino casi en una prolongación de nuestro cuerpo. Sería ingenuo, por tanto, abdicar del uso del mismo, pero no estaría de más concienciarnos de que su abuso nos está pasando factura, para que hagamos algo para buscarle remedio. Así, analizamos algunos de los principales efectos negativos del abuso del smartphone y cómo hacer un uso más saludable del mismo.

1. Baja la luz de la pantalla

Tal y como explica José Manuel Alonso, portavoz del Consejo General de Ópticos-Optometristas (CGCOO), “hay que tener especial cuidado con la emisión de la luz azul que emiten los dispositivos móviles, como smartphones y tablets, fundamentalmente en los niños”. Concretamente lo que ocurre es que “la luz azul incide directamente sobre la retina, con lo que puede conducir a una degeneración macular temprana, causa principal de ceguera en mayores de 50 años y también podría traducirse en la aparición de cataratas de forma prematura”. No solo eso, algunos otros efectos del abuso de pantallas en nuestra vista pueden conducir a “determinadas anomalías visuales, entre ellas un aumento de la miopía general en la sociedad, sequedad ocular y fotofobia. Las consecuencias que puede producir este abuso son frecuentes dolores de cabeza, fatiga, vista borrosa o picor en los ojos. De ahí que no sea lo mismo leer en papel o a través del móvil”. Ante esto, aparte de no abusar de la pantalla, también podemos poner algunos remedios como bajar el brillo de la pantalla, o aprovechar los momentos de descanso para leer en papel y no sólo en digital.

2. Mejora tu postura

Según un estudio publicado en la revista Surgical Technology International por Keeneth K. Hansraj, cirujano experto en columna cervical, nuestra mala postura a la hora de revisar o escribir en nuestro Smartphone equivaldría hasta a aguantar 27Kg de peso sobre nuestra columna cervical. El fisioterapeuta Pablo de la Serna explica que para que esto no ocurra, debemos cambiar nuestra postura a la hora de consultar nuestro teléfono móvil. “Lo ideal es facilitar el mirar el dispositivo como haríamos con un ordenador de sobremesa, es decir, subirlo, bien con un almohadón en las piernas que suba los brazos, utilizando una mesa, etc”. Si este consejo sirve para los momentos de consulta, “ al hablar, por ejemplo, podemos utilizar dispositivos manos libres que nos facilitan el uso de dos manos, por si hay que consultar algo en el móvil o apuntar algo, sin forzar posturas”.

Foto: Corbis

Foto: Corbis

3. No te aisles del mundo digital

En algunos restaurantes ya hacen hasta precios especiales a aquellos que sean capaces de hablar con las personas que tienen delante y no sólo a través de Whatsapp. La realidad es que la adicción al teléfono móvil, también conocida como ‘nomofobia’, tiene muchos efectos secundarios. Entre ellos, la psicóloga Alicia López de Fez, apunta al “aislamiento progresivo del mundo real, la perdida de interés por pasatiempos que antes eran satisfactorios, conflictos de pareja, bajada de rendimiento en el trabajo, etc.”. Ante esta situación, la experta expone que el tratamiento habitual pasa por “modificar los hábitos compulsivos relacionados con el uso del móvil. Al tratarse de comportamientos que resultan necesarios en algún momento de la vida diaria, la finalidad de la terapia, más que lograr la abstinencia, consiste en aprender a controlar el uso del móvil y a poner en marcha estrategias que ayuden a afrontar con éxito las situaciones de riesgo”. Por ello, algunas cosas que podemos empezar a hacer antes de que sea tarde, para hacer un uso más saludable del teléfono móvil pasan por “realizar conversaciones cortas o usar más el teléfono fijo; apagar el teléfono cuando no lo necesitemos, como en el trabajo, estudiando o en reuniones, y sobre todo, dar prioridad a las personas con las que estás hablando físicamente”, es decir, no permitir que te aísle.

4. Cuida tus articulaciones

Nunca habíamos utilizado tanto nuestros dedos, nos pasamos el día tecleando, bien sea en el ordenador o en la pantalla táctil, y por eso nuestras articulaciones sufren más que las de anteriores generaciones. A este respecto, Pablo de la Serna apunta que “de cara a proteger las articulaciones de nuestras manos, hay que pensar que el uso de dos manos facilita el no usar siempre la misma y también ayuda a estabilizar la postura de la espalda, evitando o disminuyendo esa flexión forzada de la columna cervical”. Igualmente, no está de más utilizar punteros diseñados al uso de las pantallas táctiles, o parar cada dos horas para ejercitar las articulaciones que estamos forzando, incluido, por ejemplo, el cuello.

2

Foto: Corbis

 

5. Descansa del móvil para descansar mejor

Otro de los posibles efectos del teléfono móvil son los trastornos en el sueño y en el descanso. Y es que como explica Alicia López “estamos siempre pendientes de si se conectan o nos escriben”, lo que genera estados de ansiedad que nos impiden concentrarnos y relajarnos. Además de aprender a descansar del teléfono para rebajar la ansiedad y la dependencia del mismo, otro factor clave es la contaminación lumínica, por lo que José Manuel Alonso, portavoz del CGCOO, explica que “es importante prevenir y adquirir hábitos visuales saludables, como parpadear frecuentemente y descansar regularmente la vista”, pero sobre todo, no acostarnos consultándolo, para que nuestros ojos vayan rebajando el nivel de luz y podamos conciliar mejor el sueño.

6. Limita las horas de uso

En último lugar, y no por ello menos importante, la clave para hacer un uso saludable del móvil es no caer en el abuso. Es decir, usarlo cuando realmente sea necesario y no consultarlo compulsivamente, ni hacer que nuestro día a día gire en torno a la actividad que el teléfono nos dicta. En este sentido, la psicóloga López de Fez insiste en que es bueno plantearse “utilizar otros medios de comunicación que se adapten más a según las circunstancias. Por ejemplo, el teléfono fijo para llamar a otro fijo, el correo, una reunión de amigos u otros canales de comunicación, que además son más baratos”. No olvida por tanto mencionar también que un abuso del móvil puede conllevar problemas económicos, por lo que resalta que es importante “poner un límite de gasto mensual y de tiempo de uso del móvil”.

0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en Flipboard

    App S Moda

    También en Flipboard

  • Este mes en

    S Moda

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa