«Usar ropa interior de algodón y evitar la humedad»: 10 mandamientos para una zona íntima fuerte y saludable

Se había quedado atrás, pero promete ponerse en cabeza: ya no escondemos el interés por nuestra salud íntima y sexual. Nunca estuvo tan de moda preocuparse por la higiene de nuestros genitales.

Fue, según diversas marcas de belleza y el propio Google, la mayor tendencia relacionada con el bienestar de 2019 y, aunque este año que termina otros problemas de salud e inquietudes higiénicas le han robado el protagonismo, se prevé que vuelva a despegar con fuerza en cuanto se haga la luz. Nos referimos al cuidado e higiene de la zona V, también conocido como salud íntima o, en términos internacionales, V care. Tal y como confirma la agencia líder en el pronóstico de tendencias de consumo WGSN, “la industria de la salud íntima (amplio concepto que incluye desde productos de cuidado de la piel de la zona hasta aparatos para entrenar el suelo pélvico) estará valorada en 38.000 millones de dólares para 2026”. Puede que a semejante auge contribuyera y lo siga haciendo durante años el éxito rotundo y archiconocido del succionador de clítoris (sí, el famosísimo Satisfyer), que se convirtió en el regalo por excelencia de la pasada Navidad: ésta, por cierto, parece que volverá a serlo en sus versiones más lujosas y bajo prescripción de celebrity de Hollywood.

El caso es que por H o por B, o, más bien, por la suma de ambas, de la revolución sexual que estamos viviendo (confinamiento mediante) y de la liberación -en el más amplio sentido de la palabra- de la sexualidad de las mujeres (más vale tarde que nunca), el cuidado de nuestras zonas íntimas ha dejado de ser tabú. Y, lo que es más importante, de reconocido interés (con cada vez menos vergüenza) tal y como lo son el del rostro, el cuerpo o el cabello. Y es que si 2020 ha sido el año en el que la cosmética ha alcanzado a la generación Z reinventando valores, conceptos y, sobre todo, packagings, las marcas de higiene y salud íntima han encontrado en esta tendencia el nicho perfecto para su llamativa expansión. Lo han hecho tan bien, que ya no es «feo» ni incómodo colocar en la estantería del baño o el tocador esos productos dedicados en exclusiva a la salud de la zona V que, por si aún eres primeriza en el asunto, necesita varios cuidados: “Nuestra zona íntima es muy importante para nuestra salud y es también un ecosistema muy especial. Está llena de bacterias Lactobacillus, que mantienen ese ecosistema ácido y protegido contra patógenos. Si se daña, se abre la puerta a infecciones, hipersensibilidad, sequedad y picores”, explica Marie Drago, fundadora de Gallinée a S Moda.

10 claves para tu higiene íntima

1. Vulva sí, vagina no. Primera entre las primeras y concepto clave a la hora de afrontar el cuidado íntimo. Aunque la V suela llevar a equívoco, corresponde a la vulva y no a la vagina (un 80% más popular que la primera a la hora de buscar sobre su higiene en Google, y por error). Es el primer mandamiento: “No hagas nada dentro. La vagina es como un horno autolimpiable y ella sola se encarga de sanearse. Para la vulva, o sea la parte externa, es un poco diferente: hay que limpiarla, pero solo con los tensioactivos más suaves y siempre con productos con el pH adecuado (que es pH5)”, nos cuenta de nuevo Marie Drago.

2. Jabones especiales. Si no te lavas el pelo ni la cara con el mismo jabón que usas en el resto del cuerpo, tampoco tus zonas íntimas. Y hay un porqué que desarrolla Dolors López, cofundadora de la marca de higiene íntima ENNA: «La vagina tiene un pH y una flora bacteriana determinada que puede verse alterada con los jabones convencionales, incluso con aquellos neutros ya que, al ser jabonosos, pueden provocar irritaciones e infecciones. Los geles específicos para la zona V contienen ingredientes que hacen que el pH no se altere, dan un plus de hidratación y ayudan a la regeneración de la piel y a calmar posibles irritaciones». Pero cuidado, también al igual que con otros productos cosméticos, no conviene excederse: «Es importante no pasarse con la higiene íntima, aunque sea con productos específicos, ya que pueden alterar el pH si se abusa de ellos, igual sucede con el uso de esponjas y guantes que alteran la microbiota vaginal», añade Dolors López.

3. Productos menstruales más saludables. Si aún no te había convencido lo de la copa menstrual (hace poco te contaba cuál es mi favorita), he aquí una razón más: también refuerza la protección de tu zona V. «Otro paso importante para evitar infecciones en la zona íntima de la mujer es el cambio de los productos menstruales de un solo uso, que contienen químicos que se traspasan a la piel, por otros reutilizables y respetuosos con el cuerpo, como la copa menstrual. Este método disminuye la posibilidad de sufrir dermatitis vulvar irritativa o alérgica, vulvovaginitis y sequedad, ya que la silicona de grado médico es un material no poroso, ni absorbente, ni fibroso. Esto hace que sólo recoja el flujo menstrual y que no desprenda fibras dentro de la vagina, la arañe o la reseque, como sí hacen los tampones, por ejemplo», continúa López.

4. Dieta + ejercicio. Como si de cualquier otra esfera de nuestro cuerpo o mente que quisiéramos mejorar se tratara, el tándem estado físico y alimentación es fundamental. Así nos lo advierte Reme Navarro, farmacéutica y nutricionista de Mifarma: “Debemos considerar nuestro cuerpo como un ‘templo sagrado’ y, para ello, lo ideal es realizar ejercicio físico de forma regular y dormir una media de 7 u 8 horas diarias, lo que mantendrá a raya nuestras defensas. Además, hay que dar importancia a la dieta. Elegir comidas ricas en fibra, con presencia de fruta y verdura, ayudará a mejorar el tránsito intestinal y eliminar gérmenes. Por su parte, incorporar frutos rojos como los arándanos, facilitará la prevención de infecciones gracias a sus propiedades antibacterianas”. 

5. Evitar la humedad en la zona. No es casualidad que las infecciones vulvovaginales aumenten de forma exagerada durante los meses de verano. Lo explicábamos aquí el pasado mes de julio y, por supuesto, es un factor clave a la hora de mantener una buena salud íntima: «Debemos evitar el exceso de humedad en la zona genital, porque puede promover el desarrollo de infecciones vulvovaginales, de las vías urinarias e incluso la aparición de hongos», añade Reme Navarro. Cambiarse el bañador al salir del agua o secarse bien después de un baño o una ducha pueden resultar ser pequeños gestos absolutamente determinantes.

6. Hidratar, también, esta parte. «La sequedad vaginal es un problema que cada vez afecta a más mujeres», advierte Navarro. Para aliviarla, además del uso de lubricantes durante las relaciones sexuales, cada vez encontramos una mayor variedad de geles y cremas hidratantes que humedecen y lubrican la vagina -y también la vulva y la zona externa de los genitales- para evitar el malestar. «Estos productos pueden ayudarnos a mitigar la sensación de incomodidad, pero si los síntomas persisten, es importante concertar una cita con el ginecólogo», aconseja Navarro.

7. Ropa interior natural. Aunque pueda parecer un detalle superficial, es clave: y es que tanto los materiales sintéticos como la utilización de ropa interior demasiado ajustada, impiden la transpiración y fomentan un entorno proclive a la generación de gérmenes. «Siempre que sea posible, debemos escoger fibras naturales como el algodón, que facilita la transpiración de la piel. Se deben priorizar, además, los colores claros y que no se aprieten demasiado al cuerpo», aconseja Reme Navarro.

8. Pis después del sexo. Aunque es un consejo frecuentemente compartido y ya sabido por todos, los expertos consultados coinciden: «Es recomendable realizar una micción después de mantener relaciones sexuales e, incluso, si es posible, llevar a cabo un lavado externo y suave». La razón es que, durante el sexo, el pH de la vagina puede cambiar al entrar en contacto con otros fluidos y perder su capacidad de protección ante nuevas bacterias e infecciones. Por eso, al orinar, eliminamos de forma natural microbios y secreciones que pueden haber quedado retenidos en toda la zona genital.

9. Suelo pélvico. Mantener un suelo pélvico fuerte es mantener también una salud íntima adecuada, como explica a S Moda de nuevo Dolors López: «Se trata de un conjunto de músculos en forma de hamaca que se encarga de sostener los órganos pélvicos entre los que se encuentra la vagina (junto con la vejiga, uretra, útero y recto). Es importante ya que, además de sostener esos órganos, contiene los esfínteres y evita las pérdidas de orina, mejora la calidad de las relaciones sexuales y ayuda a la rotación de la cabeza del bebé en el parto».

10. Complementos alimenticios. Reme Navarro añade un plus de ayuda para quienes padezcan infecciones de orina a menudo o sean propensas a ello y sugiere apoyarnos en complementos alimenticios: “de esta forma, además de prevenir infecciones y evitar recurrencias, podemos ayudar a nuestro cuerpo a restaurar la flora”.

6 jabones íntimos top ventas

1. Cleansing Bar de Gallinée: Lo llaman «el jabón sin jabón» y, aunque fue desarrollado para las pieles sensibles en rostro y cuerpo, su alto contenido en prebióticos, probióticos y ácido láctico hizo que su uso se extendiera a la zona íntima. La marca lo reformuló retirando su perfume y el resultado fue de 10.

Compra por 11€ en Laconicum

2. Dúo Íntimo de Skinclinic: a su jabón de uso diario se ha unido recientemente una hidratante especial para los genitales externos femeninos. Se aplica sobre la zona V y ayuda a mejorar su textura y apariencia, aliviar sequedad, picores o hidrataciones e hidratar aumentando el bienestar de la zona.

Compra por 30,30€ en SkinClinic

3. Enna Cleanser. Un gel formulado especialmente por la firma para utilizar con su best-seller Enna Pelvic Ball y para limpiar mejor las zonas íntimas. Está enriquecido con camomila para, además, calmar la piel ante cualquier irritación.

Compra por 6€ en Promofarma

4. Chilly Protect con Antibacterianos. El más vendido de los geles íntimos de la reconocida marca Chilly es esta versión con antibacterianos. O, lo que es lo mismo, una fórmula activa enriquecida con extractos naturales de tomillo y salvia que protegen de forma eficaz en entornos tan problemáticos como gimnasios o piscinas.

Compra por 3,40€ en Mifarma

5. Cumlaude CLX Mousse. Un limpiador íntimo con textura mousse para un extra de suavidad. Especialmente indicado en casos de flora microbiana excesiva e indicado para uso diario.

Compra por 7,60€ en Mifarma

6. Woman Isdin Higiene Íntima. Una fórmula suave que limpia, refresca y desodoriza (neutralizando olores). Indicado para situaciones especiales donde se dan alteraciones como sequedad, agresiones microbiológicas o picores e irritaciones.

Compra por 8,25€ en Mifarma

  • También en Instagram

    App S Moda
  • Este mes

    Nuevo número

    Revista S Moda
Cerrar

NEWSLETTER

Las mejores historias de actualidad, moda, belleza y feminismo en tu email cada semana.

Apúntate aquí
No me interesa