De cómo Cleopatra inventó el primer vibrador de la historia

Hablamos con Philippe Brenot, autor de 'Sex Story', un cómic polémico en Francia e Inglaterra por abordar la historia del sexo de forma ilustrada y desde las perspectivas de la antropología y la sexología.

vibrador Cleopatra

Elizabeth Taylor interpretando a Cleopatra.

Foto: Cordon Press
207

Fruta del árbol prohibido, pecado mortal, deber conyugal, amor libre son algunas de las metáforas que la historia ha utilizado para referirse al sexo. La sexualidad, la eterna asignatura pendiente de la que todos hablan y saben tan poco. Por eso Philippe Brenot, psiquiatra, antropólogo y director de enseñanzas de Sexología y Sexualidad Humana en la Universidad Descartes, en París, se propuso elaborar la primera historia de la sexualidad, desde el hombre de las cavernas a la actualidad, e incluso presumir como será el sexo del futuro. El resultado de este proyecto es el libro Sex Story, una visión antropológica, científica y, a la vez, divertida del lado erótico de la humanidad. Y además, relatada en forma de comic, gracias a los dibujos de Laetitia Coryn, una ilustradora francesa.

Sin, todavía, fecha de publicación en nuestro país, la obra ha levantado una ola de admiración por su peculiar e ingeniosa manera de abordar esta espinosa cuestión y porque revela secretos que ignoramos, desmonta prejuicios sociales, apunta teorías curiosas y, ¡cómo no!, pone el dedo en la llaga, como está mandado. ¿Sabían ustedes que el primer vibrador –que no dildo– de la historia lo utilizaba Cleopatra, y que consistía en un rollo de papiro que contenía en su interior abejas vivas y revoloteando? Los que todavía se cuestionan la homosexualidad u otras orientaciones sexuales, se extrañarán cuando descubran que en la antigüedad era algo normal y que el término homosexual apareció bastante tarde, en 1869, mientras la palabra heterosexual tuvo que esperar algunos años más para venir al mundo. Según el libro; la pareja romántica y, luego, la pasional, son invenciones bastante tardías y; a pesar del porno, los juguetes sexuales y las apps que proporcionan un rápido revolcón, el ser humano todavía no se ha liberado sexualmente.

Philippe Brenot, es toda una autoridad en materia de sexo en el país galo, con un blog de sexualidad en Le Monde titulado Liberté –Egalité – Sexualité y con libros publicados en España como El sexo y el amor (Paidós Ibérica) o El diccionario de Arturo y Cloé (Gedisa). “Hay tres periodos importantes en cuanto a la mundialización de la sexualidad en la historia”, cuenta Brenot por Skype desde su casa de París. “La mundialización del amor surge alrededor de 1930 con el cine, que popularizó los besos. Antes la gente no se besaba tanto en la boca y hay etnias, como los japoneses o esquimales, que no lo hacían nunca. Los años 70 asistieron a la mundialización de la libertad sexual para las mujeres y los homosexuales -los hombres siempre gozaron de este privilegio- y, actualmente, vivimos la mundialización del porno, que ha cambiado el comportamiento sexual de la gente, creando un modelo complicado, no natural y que puede ser muy frustrante”.

vibrador Cleopatra

Uno de los dibujos de Laetitia Coryn que ilustran ‘Sex Story’ que recoge el vibrador de Cleopatra.

Si la historia nos ayuda a comprender el presente, conocer la evolución sexual del ser humano es imprescindible para entender mejor la problemática erótica actual. Según Brenot, hoy por hoy asistimos a la agonía de la pareja tradicional. “La pareja moderna empieza en los años 70, cuando los dos miembros empiezan a tener los mismos derechos y deberes. Cuando el concepto de matrimonio a la antigua usanza, con el marido ostentando el poder absoluto, se sustituye por otro más democrático. Pero el incremento de los divorcios demuestra que este modelo es muy frágil y tiene pocas posibilidades de sobrevivir a largo plazo. La razón está en que nos hemos vuelto muy exigentes. Ya no nos basta con la pareja amorosa, en la que tras unos años de pasión ésta se sustituye por el cariño. Ahora queremos tener una pareja pasional y, además, que dure mucho, lo que es muy difícil. Pero los modelos que nos proporciona el cine o las series son parejas que se quieren mucho, que hacen muy bien el amor y que, cuando el deseo se esfuma, se separan. La mayoría de las personas van de pareja en pareja. Tienen la primera a los 15 años, luego otra a los 18, a los 30 tal vez tengan también un hijo. Y a partir de los 40 esperan que la nueva funcione mejor y dure más tiempo”.

Brenot no alberga demasiadas esperanzas respecto a uniones más innovadoras, como las parejas abiertas o el poliamor. “Las estadísticas dicen que son opciones aún muy minoritarias, aptas para muy pocos y con el peligro de que el sexo se convierta en moneda de cambio. Si hay alguna posibilidad de salvar a la pareja, está deberá venir de la educación sexual y la comprensión del funcionamiento de la sexualidad”.

Sex Story bien podría ser un manual perfecto para utilizar con adolescentes ya que, como apunta su autor, “generalmente ha habido dos puntos de vista sobre el sexo: el de los sexólogos y el de los antropólogos. Lo nuevo de este libro es que integra ambos, la doble influencia de la biología y psicología, por un lado; y la sociedad por otro, en el comportamiento sexual de los individuos”. Así, a lo largo de la historia se alternan periodos de mayor o menor libertad sexual. “La antigüedad se organizó en base a la dominación masculina. Estaban los seres superiores, los que podían penetrar, y los inferiores que no podían y aquí se englobaba a mujeres, esclavos y homosexuales. Aristóteles lo dijo, y el problema es que este pensador fue escuchado en España y Francia hasta finales del siglo XVIII. Antes no había, por lo tanto, homosexuales o heteros, sino seres superiores e inferiores”.

Toda la sexualidad es aprendida

Hoy por hoy y, según, Brenot, “vivimos el mejor momento de libertad sexual, pero hay que recalcar que para hombres y mujeres. Porque en la historia de la humanidad los hombres siempre han sido sexualmente libres. Han podido violar sin consecuencias, tener una mujer, varias, o todas las amantes que han querido. Este es el momento en el que ambos sexos son más felices en el amor, son más libres. Sin embargo, está conquista no está cien por cien asegurada. Es increíble que ahora se prohíba, de nuevo, el aborto. François Fillon, en Francia, ha dicho que está en contra del aborto, no que lo quiera prohibir pero que no está a favor de esta práctica. Esto quiere decir que no entiende nada sobre sexualidad. Si vivimos ahora un periodo de libertad sexual y de mejor posición social de la mujer es porque el aborto y los métodos anticonceptivos han sido autorizados. Únicamente por eso. Sex Story muestra que hay dos periodos en la historia de la humanidad en los que las mujeres han estado casi equiparadas a los hombres, tenido el mismo protagonismo: ahora y en el antiguo Egipto. Y lo único que ambas épocas tienen en común es el uso de los métodos anticonceptivos. Las egipcias practicaban el aborto y se impregnaban la vagina con diversas sustancias, como miel de semillas de acacia, con propiedades espermicidas. Es por eso por lo que las mujeres eran libres, porque podían escapar a la obligación de la constante maternidad”.

Cuando le pregunto a Philippe Brenot que me de su particular definición de la sexualidad, se queda pensando un momento antes de apuntar que “es aquello que permite el equilibrio personal, consigo mismo y con la pareja. El gran malentendido es creer que es algo instintivo. No hay un gen que controle el comportamiento sexual. Toda sexualidad es aprendida”.

Otra de las bondades de Sex Story es mostrar la cara oculta, y sexual, de determinados personajes históricos como la homosexualidad de Miguel Ángel, la adicción al sexo de Víctor Hugo o George Sand, que coleccionaba amantes en su particular lucha contra el ‘matrimonio tradicional y represor’, o la auténtica personalidad de la Reina Victoria de Inglaterra, que nada tiene que ver con su reputación de puritana. Al parecer; Albert, el rey consorte, se mandó hacer un piercing genital para retrasar la eyaculación y satisfacer mejor a su fogosa majestad.

El libro se permite también esbozar la sexualidad del mañana. En palabras de su autor, “me imagino un futuro en el que la homosexualidad esté ya despenalizada en todo el mundo. Se conozca más sobre la sexualidad y se desarrolle el autoerotismo, el sexo consigo mismo, que es muy importante. Habrá máquinas, robots y aparatos que aumentarán el placer y las sensaciones. Y espero que la gente, que hoy está más volcada en el sexo puro y duro, derive más a una sexualidad social, a un sexo más sensual”.

207

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?