Así se reinventan las ciudades (para disfrutar)

Ecología y disfrute se combinan en proyectos que recuperan zonas degradadas e infraestructuras olvidadas con el objetivo de crear nuevos espacios de ocio para vecinos y visitantes.

Así se reinventan las ciudades
9

Era un lunes más, pero algo lo hizo diferente. Quienes se dirigían a la oficina con el plomizo cielo londinense sobre sus cabezas el pasado 22 de junio se encontraron con que el London Bridge les recibía con un arcoíris bajo sus pies. Se trataba de la performance Love Mondays, de Gemma Cairney, miembro del movimiento Spark Your City, que pretende embellecer a golpe de creatividad 50 urbes de todo el mundo. Su lema: «Transformar las ciudades en patios de recreo vivos». Esta propuesta, tan lúdica como efímera, comparte la esencia de muchos desarrollos urbanísticos actuales, que buscan perpetuar ese espíritu de disfrute de la metrópoli. «Entender la arquitectura como un campo de conversación incesante en el que se articulen ecología y hedonismo es una de las propuestas más contemporáneas que la disciplina puede ofrecer», sostienen Inma E. Maluenda y Enrique Encabo, responsables de Q! estudio.

Así se reinventan las ciudades

Para Maison Édouard François, la vegetación es parte de la arquitectura. En la imagen, proyecto de la Planted Tower de Nantes (Francia).

El High Line de Nueva York o el Waterfront de Toronto ejemplifican esta tendencia. El primero –iniciado en 2009 y cuya tercera fase se culminó el año pasado– ha servido para recuperar las abandonadas vías de trenes de mercancías que recorrían la zona oeste de Manhattan, entre la calle 34 y Spring Street, junto a los muelles de Chelsea y la zona del Meatpacking. Donde antes convivían maleza y metal oxidado, ahora hay esculturas, restaurantes, jardines, escenarios, tumbonas y bancos. El segundo –un plan comenzado en 2001 cuya ejecución durará 25 años– supone la renovación del paseo del lago Ontario. «Pretende transformar tierras baldías en espacios públicos bellos, sostenibles y con múltiples usos para su disfrute», explica Andrew Hilton, su director de Comunicación.

La implicación ciudadana es otra de las características comunes a estos desarrollos. «El nuevo paseo se centra en la gente, que es una parte valiosa en su diseño y su proceso. Hacemos consultas públicas para definir el proyecto y armonizar nuestra visión y deseos con lo que los vecinos quieren para su localidad», argumenta Hilton. El resultado, por ahora, son «24 parques, 210 hectáreas ganadas al agua, nuevos servicios municipales y más de 580 casas de renta asequible», concreta.

Así se reinventan las ciudades

El Waterfront de Toronto cuenta con 24 parques, como el Canada’s Sugar Beach (en la imagen), levantado en una antigua zona industrial, junto a una fábrica de azúcar.

Rescatar del abandono. La misteriosa historia del jardín que produce agua es el poético título que los arquitectos de Cómo crear historias dieron a su idea para rehabilitar El Coso de Cehegín, en Murcia. «Llevaba sin usarse más de 50 años. Era un descampado con un desnivel de 25 metros que dificultaba su uso, una herida que necesitaba ser curada», cuentan Mónica García Fernández y Javier Rubio Montero, responsables de esta obra inaugurada en marzo.

Otro de sus problemas era la sequía. «Vimos que podíamos recoger las aguas pluviales y sucias en la parte alta para ir limpiándolas en su caída, con estanques depuradores». Ahora alberga un vivero de empresas y sirve de punto de encuentro vecinal. Algo similar ha ocurrido con El Valle Trenzado, que pretendía sanar otra brecha: la del cauce del río Vinalopó en Elche, con «más de tres kilómetros de largo y desniveles de hasta 40 metros», explica Ágata Alcaraz, del Grupo Aranea. Ha recibido el Barbara Cappochin International Architecture Prize 2015, entre otros premios. «Durante décadas las ciudades se han desarrollado de espaldas a las necesidades de sus usuarios. Proyectos como éste recuperan parte de los ecosistemas que tanto hemos dañado, convirtiéndolos en corredores verdes donde los ciudadanos vuelven a conectar con su entorno», subraya Alcaraz.

Así se reinventan las ciudades

La misteriosa historia del jardín que produce agua es el título de la obra que los arquitectos de Cómo crear historias han llevado a cabo en El Coso de Cehegín (Murcia).

Conquistar el agua. En esta reinvención de las ciudades, convivir con ríos, lagos y mares (y sacar provecho de ellos) resulta fundamental. «Nuestras urbes se están densificando. En 2015, el 50% de la población mundial vive y trabaja en ellas, y se prevé que en 2050 llegue al 75%», precisa Julien De Smedt, fundador y director de JDS Architects. Este estudio belga creó Iceberg, unas viviendas de la localidad danesa de Aarhus que permiten a los vecinos disfrutar de esta zona frente al mar en lo que era la antigua, y en desuso, terminal de contenedores del puerto. «Trabajo mucho con la idea de reintegrar la naturaleza en la ciudad, que la vegetación y los espacios exteriores formen parte de la arquitectura. Es una forma de redefinirlas, para que nuestras vidas urbanas reconecten con el campo», explica el arquitecto, que comparte esa visión con el estudio galo Maison Édouard François, cuyas torres verdes –como la Tower Flower de París, completada en 2004, o la Planted Tower de Nantes, aún sin erigir– defienden un concepto de biodiversidad y sostenibilidad en vertical.

Así se reinventan las ciudades

La reurbanización del High Line, la zona industrial del oeste de Manhattan.

De Smedt también ideó la Kavelbod Waves, una piscina urbana de Copenhague precursora de las futuras Thames Bath de Londres o + Pool de Nueva York, que nacerán gracias al crowdfunding y al apoyo local. La inauguración del recinto del Támesis está prevista para 2017. «Es una iniciativa de la comunidad, diseñada para aumentar el bienestar», sostiene su impulsor, Chris Romer-Lee, director de Studio Octopi (octopi.co.uk). «Los espacios públicos son importantes para la salud de la metrópoli. En Nueva York, los vecinos no han podido disfrutar durante 100 años de su río», lamenta Kara L. Meyer, subdirectora de + Pool. Para ella, resulta crucial implicar a los habitantes en el diseño de los espacios públicos: «Estos proyectos demuestran que se pueden cambiar los sitios en los que vivimos. Tenemos el poder de hacer de nuestras ciudades un lugar mejor».

9

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?