Más allá del Orient Express: 10 rutas en tren para viajeros románticos

Recopilamos varios trenes de lujo alrededor del mundo que recuerdan que viajar no es solo un destino, también disfrutar del recorrido.

Más allá del Orient Express: 10 rutas en tren para viajeros románticos

Rocky Mountaineer viaja a través de las Montañas Rocosas de Canadá.

Foto: corbis
34

Viajar no es solo un destino, también es el recorrido. En un mundo acelerado en el que lo importante es llegar pronto a los sitios, olvidamos que lo interesante puede suceder cuando paramos las agujas del reloj. Con esta filosofía, subirse a un tren y dejarse llevar a través de parajes espectaculares puede ser una de las mejores experiencias de nuestra vida. Recopilamos varias rutas que pueden hacer soñar a cualquiera:

Rocky Mountaineer: una experiencia de lujo que viaja (solo de día) a través de las Montañas Rocosas de Canadá. Aunque incluye cinco rutas, el buque insignia de la compañía es la que va de Vancouver hasta la ciudad de Banff, la última etapa de la expansión ferroviaria que unió a Canadá a finales de la década de 1880. La temporada arranca a mediados de abril hasta mediados de septiembre.

The Jacobite: este tren de vapor cubre en sus  135 kilómetros un recorrido que parte de Ben Navis, la montaña más alta de Gran Bretaña, hasta Mallaig en Escocia. Su locomotora data de 1949 y ofrece vagones de primera clase y turista. Y sí, te suena de haberlo visto es las escenas de Harry Potter como el ‘Hogwarts Express’.

Sí, The Jacobite es el tren de las películas de Harry Potter.

Foto:

Corbis

Transiberiano: es imposible no remontarse a las románticas escenas de ‘Dr. Zhivago’. En la realidad, se trata de una línea que une Moscú con Vladivostok, cruzando las montañas Urales y Siberia. Con una longitud de unos 9.000 kilómetros, el viaje, que dura unas dos semanas, tiene trayectos alternativos como el del transmongoliano y el transmanchuriano, que van hasta Pekín pasando por China o por Mongolia. La versión de lujo es el Tsar’s Gold, de Pekín a Moscú, que permite paradas en la Gran Muralla China o en la Ciudad Prohibida.

Venice Simplon Orient Express: Con vidrieras de René Lalique, este icono del Art Decó es una obra de arte en sí misma. El Orient Express Original, que se inauguró en 1883, viajaba de París a Estambul y se convirtió en epítome de la elegancia. En la actualidad, el viaje clásico va de Londres a Venecia atravesando Francia y Suiza, pero durante el resto del año incluye otros itinerarios que viajan hasta Estambul, Praga, Viena o Estocolmo.

venice-instagram-vsoetrain

El Venice Simplon es el mismo tren que inspiró la mítica novela de Agatha Christie.

Foto:

Instagram vsoetrain

Mahraja’s Express: Siguiendo la fascinación de los marajás por este transporte, varios trenes ofrecen diferentes rutas para recorrer el exotismo de India. Entre ellos, este es el más caro y lujoso. Con una decoración inspirada en la época colonial, desde 2010 incluye itinerarios que van desde los cuatro a los ocho días y que abarcan algunas de las mayores joyas del patrimonio histórico indio, como el Taj Majal, los templos de Khajuraho, el fuerte Amber o la ciudad fantasma de Fatehpur Sikri.

Royal Scotsman: el lujo personificado. Un viaje que parte de Edimburgo y que entre dos y cuatro días invita a adentrarse en el corazón de las Highlands escocesas, con diferentes paradas en función del itinerario elegido. Cada tren solo acoge a 36 pasajeros y además de las magníficas vistas que ofrece a lagos, antiguos castillos y su campiña, uno de sus mayores reclamos es su cocina.

royal-scotman-facebook-belmond-scotland-royal

El tren Royal Scotsman nos sumerge en el corazón de las Highlands escocesas.

Foto:

Facebook Belmond Scotland Royal

Rovos Rail: No apto para todos los bolsillos. Como uno de los viajes en tren más caros del mundo, permite diferentes rutas a través de Sudáfrica, Botswana, Zimbabwe, Zambia o Tanzania y ver atractivos como la Gran Reserva, las cataratas Victoria o el valle del Rift. El tren, que solo admite 72 pasajeros, nunca supera los 60 km por hora, lo que permite disfrutar (e inmortalizar) ampliamente el panorama.

Golden Eagle Luxury Silk Road: este tren de lujo toma como referencia una de las rutas más antiguas de la civilización, la Ruta de la Seda. Arranca en el mes de septiembre y ofrece dos alternativas, dirección este u oeste.  Partiendo desde Pekín o desde Moscú, recorre en 21 días varias ciudades de China, Uzbekistán, Kazajistán, Turkmenistán y Rusia.

El Transcantábrico Gran Lujo viaja por toda la cornisa cantábrica con espectaculares paradas como Ribadeo.

Foto:

Instagram @davillaluis/ Corbis

Transcantábrico Gran Lujo: una de las apuestas españolas en los trenes de lujo. Este “hotel de cinco estrellas sobre raíles” abarca en ocho días una ruta que va desde Santiago de Compostela a San Sebastián bordeando la cornisa cantábrica. El trayecto es en sí un viaje por la cultura gastronómica del norte. Subirse a él nos remonta en el tiempo gracias a sus coches salones, unos coches Pullman originales que datan de 1923.

Kyushu Seven Stars: Inaugurado en octubre de 2013, se trata del primer tren de lujo de Japón, con únicamente siete vagones que permiten transportar a 30 personas. Sus viajes se concibieron para la isla de Kyushu, y ofrecen dos posibles itinerarios: uno de dos días, que circula por la parte norte de la isla, y uno de cuatro, que recorre las cinco prefecturas que la componen. Las 14 suites que lo forman están decoradas con madera de ciprés local,  persianas de bambú y mamparas de papel shoji para cubrir las fantásticas ventanas panorámicas.

trenle ada turuna ne dersiniz? #kyushu #cruisetrain #cruisetrainsevenstars

A photo posted by Condé Nast Traveller Türkiye (@cntravellertr) on

34

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?