Primark cabrea a las madres lactantes

Tras impedir a una mujer dar el pecho en una tienda, desde las redes sociales se han organizado tetadas frente a diversos establecimientos para este viernes a las siete de la tarde.

DEntro
Foto: Cordon Press
75

“La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses”. Este mantra, con ligeras variaciones según la marca, figura impreso en todos los botes de leche de fórmula disponibles en el mercado. Y puesto que la autoridad mayor en salud a escala planetaria así lo recomienda, cabría esperar grandes facilidades para que las madres puedan amamantar a sus bebés. De hecho, en ese Tercer Mundo tan alejado de nuestro Occidente acomodado, no es infrecuente encontrar a mujeres dando el pecho a sus bebés, en cualquier lugar, como si la naturaleza no se incomodara por este gesto sencillo alimenticio. Pues aquí no. Por extrañas razones de moral puritana, absurdo decoro o mentalidad obscena, elijan la que más les guste, un bebé puede lactar de su madre siempre que no se vea. Como si ese gesto natural (ni erótico, ni obsceno, ni íntimo) a día de hoy fuera pecaminoso a ojos de ciertos individuos que de Sapiens parecen no tener más que el apodo.

El último bocado de cruda realidad tuvo lugar hace unos días en el Primark del CC. Río Shopping de Valladolid. Un episodio que ha encendido a las redes sociales, que provocó ayer que el hashtag #amamantaresnormal invadiese Twitter y que pone de relevancia que quizá amamantar en público sea un tabú en este país. El pasado 10 de agosto, Carmen Vega Quirós, madre de tres niños, el menor de los cuales es un bebé de siete meses, entró en el establecimiento con su hijo menor en brazos. La criatura en ese momento lactaba tranquilamente. Al instante, el vigilante de seguridad la conminó a abandonar la tienda y a proseguir su lactancia en las salas habilitadas a tal efecto en el centro comercial. ¿El motivo? El acto de dar de comer a su hijo, tal como recomienda la OMS, podía incomodar al resto de clientes. Esos mismos clientes a los que no incomoda que una madre corretee tras su hijo entre los maniquíes con un sándwich en la mano, pero a los que sí perturba una madre caminando con un lactante silencioso en plena faena

(Nota: las salas de lactancia son una bendición, cierto, pero también bastante angustiosas si se tiene claustrofobia. Son pequeñas y, salvo honrosas excepciones como el caso de Ikea, es raro que tengan ventanas. Sirven también para cambiar a los bebés, calentar los purés en un microondas y dar la comida a los más mayores. En resumen: suelen estar impregnadas de una sutil fragancia a pañal sucio y potitos variados. Por si fuera poco, si otra madre ya está haciendo uso de ese espacio puede llevar unos veinte minutos mínimo de espera hasta que la sala se libere).

Tras el incidente, Carmen puso la pertinente reclamación, tuiteó su percance y lo contó en el blog de una amiga.

 

Fuentes de la cadena irlandesa de tiendas contactadas por esta revista indicaron que a la clienta “en ningún momento se la expulsó del establecimiento, sino que, presa de los nervios, abandonó el local por su propia voluntad". También destacaron que “Primark se ha puesto en contacto con ella para pedirle disculpas. Se ha hecho por vía correo postal, por lo que es posible que todavía no haya recibido una respuesta a su reclamación. En esta misiva se indica que en ningún momento en sus establecimientos se prohíbe dar el pecho como política de empresa. Los trabajadores del local son los primeros en facilitar las cosas a las madres lactantes, ya sea informando sobre salas habilitadas para ello (en caso de centros comerciales) o habilitando un probador para que se sienta más cómoda".

Una postura que, sin embargo, choca al tirar de hemeroteca. En 2010 se montó un revuelo similar en Gran Bretaña después de que una madre lactante fuese expulsada de un Primark en Swansea y al hilo del caso de Carmen, otras madres de distintas ciudades han compartido historias similares con episodios antilactancia en Valencia, Jerez, Gijón y Murcia. Hace unos meses, a una madre de esta última localidad la expulsaron de un probador por poner a lactar a su hija de meses, que en ese momento era un mar de lágrimas hambriento.
 

bebe

Protesta en Fort Lauderdale (EE UU) en favor de las madres lactantes en 2006 después de que una mujer fuese expulsada de un avión Delta en Vermont por amamantar a su hijo de un mes.

Cordon Press

La tangana entre Carmen y Primark ha seguido también vía Twitter. Según comenta esta madre en su muro de Facebook, “un trabajador de Primark se ha puesto en contacto conmigo vía Twitter, y me ha dicho que no exagere. Que Primark ha mandado un comunicado, diciendo que se me invitó a la sala de lactancia para mi propia comodidad (…). Yo le he dicho que si me hubieran invitado no me habría ido y su respuesta ha sido que quien supuestamente me echó fue el segurata, que es de una empresa externa… (…)”.

Entretanto, los cibernautas ya han asaltado el perfil de Twitter de la compañía y aprovechan sus 140 caracteres para anunciar, en casa del enemigo, la convocatoria de quedadas reivindicativas del derecho a la lactancia frente a diversos establecimientos de Primark de toda España para este viernes 23 de agosto a las 19 horas al grito de #TetadaPrimark. Este movimiento de presión espontáneo se articula asimismo a través de diversas quedadas anunciadas en Facebook  y con el blog Tetadaprimark.

En el hashtag #Amamantaresnormal otros cibernautas reivindican el derecho a la lactancia materna sin cortapisas. De paso, piden que se envíen cartas al Defensor del Pueblo explicando que en ciertos establecimientos se prohibe a las madres realizar aquello que la OMS recomienda encarecidamente por el bien sanitario de los bebé.

Dentro2

La ‘Yoga breastfeeding mom’ se convirtió en un viral de Internet en 2011. Tras la fama, Sara McGinnis, sigue practicando yoga y tiene una tienda en Etsy.

Imagen via yogadork.com

Toparse con impedimentos o, directamente, la prohibición de amamantar a los hijos en público es más frecuente de lo que parece. Este verano un socorrista en Bilbao llamó la atención de una mujer que pretendía dinamitar los pilares del recto pudor amamantando a su bebé de seis meses al borde una piscina. En respuesta, días después varias madres del grupo de apoyo a la maternidad Muxuz Muxu protagonizaban una sentada pacífica con sus bebés a las puertas del recinto deportivo.

La censura a la lactancia materna no es exclusiva ni de España ni sucede solo a ras de suelo. El pasado 21 de julio, durante un vuelo con la compañía American Airlines, una mujer sufrió la humillación de que una azafata le obligara a tapar la zona de conflicto (pecho y bebé) mientras éste lactaba en pleno vuelo. Según su relato, ella iba sentada junto a la ventanilla, su marido en el asiento central y una adolescente de unos doce años escuchando música con auriculares en el pasillo, inmutable a lo que sucedía dos asientos más allá. La palabra “modestia” revoloteó entre la azafata y la mujer .

(nota 2: permitir que un bebé lacte mientras se está sentada en un transporte público no equivale a hacer 'topless' en una barra americana. Normalmente las madres en período de lactancia llevan sujetadores ad hoc, sin encajes ni elementos estimulantes de la líbido, más bien feotes que, discreta y cómodamente, sueltan un tirante y descubren un pezón para que la criatura lacte. Hay más carne en muchos escotes generosos que en una madre en ese momento. No hay que reclamar modestia para un acto que, de por sí, no es inmodesto sino natural).

Días más tarde la portavoz de la compañía, Taylor Hall, respondía que la aerolínea no impide que las madres den el pecho a bordo. “Más aún, nuestro personal de vuelo puede ayudar a los padres calentando biberones o proporcionando juegos a los pequeños”. Una vez más, la poca cooperación de los lactantes arruina la buena voluntad de los Sapiens aéreos, ya que se empeñan en preferir la leche a temperatura corporal de sus madres en vez de un biberón de leche artificial recién calentado con todo primor por las azafatas.

Facebook tampoco se escapa porque también vetó en su día fotos de madres dando el pecho y se topó con el grupo Hey, Facebook, breastfeeding is not obscene (Hey, Facebook, dar el pecho no es obsceno).

Y llegados hasta aquí, ¿qué duele más, la reprimenda al hacer algo natural o la insolidaridad de otras mujeres? Sin duda, lo segundo. Por eso hasta enternece la historia de la camarera de Iowa que pagó parte de la cuenta de una madre que se puso a dar el pecho en su restaurante en señal de solidaridad femenina. Porque todo apunta a que va a ser una dura batalla hacer entender que amamantar no es un acto pornográfico, ni provocador, sino lo que ha permitido al ser humano llegar hasta donde estamos y no haber perecido de inanición en la era de las cavernas. Un tierno y generoso gesto de las madres que algunos pretender confinar al arresto domiciliario.

Time

Una de las portadas más controvertidas de ‘Time’, la de una madre amamantando a un niño algo crecidito.

Time Magazine

75

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?