Tory Burch: Evasión y nostalgia en tiempos de inestabilidad

"Necesitamos mujeres con fuerza". La diseñadora, entre las 100 féminas más influyentes del mundo, busca inspiración en la imagen de glamour e independencia de Katharine Hepburn en Historias de Filadelfia (1940) para empoderar a una mujer que no quiere renunciar a la sofisticación.

Tory Burch

Las siluetas y los estampados de la colección remiten a los 40 y los 70.

Foto: Imaxtree
2

El día: 14 de febrero, San Valentín.

El mensaje: «Amor». Como símbolo de la ciudad (en referencia a la escultura pop art de 1970 del artista Robert Indiana, situada en la esquina de la Sexta Avenida –o avenida de las Américas– con la calle 55). Y también como lectura obligatoria. Esta edición, Tory Burch ha querido regalar libros de poemas de amor a los asistentes a su desfile.

La localización: La planta baja del nuevo museo Whitney de Nueva York. Un espacio acristalado, sin muros ni barreras, que ha permitido también al público reunido en la calle ver el desfile a través de los grandes ventanales.

Tory Burch

A través de los grandes ventanales del nuevo museo Whitney era posible ver el desfile desde la calle.

Foto:

Getty

Su lema: «Necesitamos mujeres con fuerza y poder», defiende Burch en la entrada al backstage, donde la diseñadora ha posado entre amigos, fans y periodistas. «La palabra ambición adopta una connotación negativa cuando se asocia a una mujer. Tenemos que acabar con este estigma». Es la lucha personal de esta empresaria estadounidense, que ha construido un imperio multimillonario vendiendo una versión bohemia (y relativamente asequible) de la estética y el estilo de vida del Upper East Side neoyorquino. Su nombre aparece entre las 100 mujeres más influyentes del mundo. Como Sara Blakely (de Spanx), Burch entró en la lista Forbes de multimillonarios de la industria de la moda en 2013. Antes, en 2009, había creado la fundación Tory Burch Foundation con el fin de empoderar a mujeres emprendedoras y facilitarles acceso a financiación, educación y recursos digitales.

En el ‘moodboard’ (o panel de referencias) de su colección otoño-invierno 2017/2018: «Katharine Hepburn en la cinta de George Cukor Historias de Filadelfia», dice. La actriz es musa recurrente de esta visionaria empresarial. «Pero también hay imágenes de mi infancia», añade. «En tiempos de inestabilidad, siempre encuentras resguardo en la familia, en el hogar». Su referente es, una vez más, su madre Reva. Una socialité de Philadelphia Main Line, que compraba en Nueva York las últimas creaciones de Rudi Gernreich o Hubert de Givenchy, y en verano viajaba a Europa de vacaciones, con sus baúles de Louis Vuitton, en los que no faltaban las túnicas, que alimentan el aire de evasión de las colecciones de Burch.

Tory Burch

Katharine Hepburn en ‘Historias de Filadelfia’ inspira la colección.

Foto:

Imaxtree / Cordon Press

Nostalgia: Las siluetas y los estampados remiten a los 40 y los 70. «Queremos combinar tejidos familiares pero con un giro, mezclando brocados, con piel y punto».

Una estética: «Me gusta buscar un equilibrio entre femenino y masculino». Camisas estrictas con corbatas blancas a juego; y blusas con grandes lazadas. Pantalones de cuadros y faldas de tablas. Chaquetas sastre y casacas brocadas…

Tory Burch

Rostros tan conocidos como Sofia Sanchez de Betak o Diane Kruger no quisieron perderse el ‘show’.

Foto:

Getty

Crear imagen de marca: Consciente de la importancia (y la rentabilidad) de su logo –uno de los grandes éxitos comerciales de la marca son las bailarinas con la reconocible doble-T en la punta–, en los primeros looks de la colección aparecen bordadas en hilo dorado las iniciales de la marca.

Tory Burch

Detalle de las iniciales de la marca bordadas en distintas prendas.

Foto:

Imaxtree

El amuleto: un colgante a modo de esenciero o guardapelo que llevaban algunas modelos sobre la pasarela… y también la propia Burch (directora creativa, presidente y CEO de la marca) en el backstage. Sin duda, porque ella es la mejor imagen y embajadora de la firma. Una lección que aprendió trabajando en marketing y relaciones públicas para otros diseñadores estadunidenses (Ralph Lauren, Vera Wang y Narciso Rodríguez en su etapa en Loewe) antes de fundar su propia etiqueta.

Tory Burch

Algunas modelos lucieron un colgante a modo de esenciero o guardapelo.

Foto:

Imaxtree

La canción elegida para cerrar el desfile: More Than This de Roxy Music.

Tory Burch

La diseñadora saludando al final del desfile.

Foto:

Imaxtree

2

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?