¿Por qué todo el mundo en California conduce el mismo coche?

Las estrellas se rinden al vehículo híbrido que ha calado como ninguno en la cultura actual californiana. Un fenómeno del que se hacen eco series como ‘Love’ y películas como ‘La La Land’.

¿Por qué todo el mundo en California conduce el mismo coche?

Tanto en la vida real como en La la land Emma Stone conduce un Prius.

Foto: Cordon Press
98

En una escena de la película La La Land, Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) se encuentran a la salida de la fiesta en la que se relacionan por primera vez. Mia le pide que le coja las llaves de su coche, pero cuando Sebastian registra la caja del aparcacoches todas pertenecen al mismo modelo: el Toyota Prius. Finalmente, es un previsor lazo verde el que permite distinguir su mando del resto y pone en marcha la historia de amor (y desamor) que, por mucho que se empeñara aquel fatídico sobre, ya es una de las películas de mayor éxito del año. Pero la aparición estelar del vehículo en esta secuencia es más que una anécdota, es la radiografía de la tremenda inmersión del mencionado híbrido en la cultura californiana. Para comprobarlo no hay más que darse un paseo por las infinitas carreteras de la costa oeste. Y si el billete hasta allí resulta prohibitivo, también podemos prestar especial atención a las imágenes de paparazzi que nos llegan de las estrellas de la industria del espectáculo. Leonardo DiCaprio, Julia Roberts, Tom Hanks, Bradley Cooper, Cameron Diaz, Natalie Portman, el propio Ryan Gosling… La lista de celebridades millonarias que deciden apostar en su rutina por un coche más que asequible para los bolsillos hollywoodienses es abundante. ¿Qué tiene este vehículo para haber conquistado la meca del cine dentro y fuera de la pantalla?

Harrison Ford, Sarah Jessica Parker y Emma Stone, algunos de los usuarios del modelo “verde”.

Foto:

Cordon Press

“Se trata de un producto con unas connotaciones que encajan a la perfección en los valores que quieren trasmitir muchas de estas personalidades. Especialmente sensibilizados con el cuidado medioambiental, conducir un coche con emisiones reducidas les identifica con ese compromiso de protección al planeta. Además, se desmarcan del lujo y la ostentación, es un guiño de originalidad e incluso de cierta extravagancia”, explica a S Moda Raúl Romojaro, director de la sección El Motor del diario El País. Las características sostenibles de este vehículo (mitad gasolina mitad eléctrico) con 20 años de historia desde su aterrizaje en el mercado nipón, han sido el mayor atractivo para la venta masiva del mismo. Según una encuesta recogida en The Huffington Post, es el coche favorito de la clase alta californiana, por delante de BMW o Mercedes, opciones que a priori podrían parecer más previsibles atendiendo a la concepción clásica del lujo.

Olivia Wilde, Ryan Gosling y Cameron Diaz también se han dejado ver con el Toyota Prius.

Foto:

Cordon Press

A pesar de que a muchos les disgustara la aparición del vehículo en La La Land (¿cómo una camarera aspirante a actriz puede pagar los cerca de 30.000 euros que cuesta?), lo cierto es que el híbrido se hace omnipresente en cualquier rodaje situado en el área. En el asiento del piloto se han sentado personajes como Gus (Paul Rust) y Larry David en las series Love y Curb your enthusiasm respectivamente. También Cameron y Mitchell, la pareja gay de Modern Family, después del acuerdo de product placement que firmó la compañía nipona con la cadena ABC para que sus modelos aparecieran en las ficciones de la cadena. En el cine, a Amy Adams en La llegada y a Will Ferrell y Mark Wahlberg en la comedia de acción Los otros dos, en la que el personaje de este último afirmaba sentirse en un Prius como “dentro de una vagina”.

La traductora interpretada por Amy Adams en ‘La llegada’ también conduce la última versión del vehículo.

Foto:

Paramount

Aunque una buena parte de las apariciones en cine y televisión de este modelo tienen que ver con la estrategia de marketing diseñada por la multinacional japonesa, el compromiso medioambiental del estado de California también forma parte de la ecuación. El gobierno ha subvencionado en la última década la adquisición de vehículos “verdes”, concediendo carriles exclusivos para los usuarios de este tipo de modelos y hasta aparcamiento gratis en determinadas zonas. “El 40% de los vehículos híbridos y eléctricos que circulan por Estados Unidos lo hacen por las carreteras californianas”, apunta el director de El Motor. “Es un estado muy concienciado que cuenta con las medidas más restrictivas al respecto de todo el país”.

Ya que no conseguimos imaginarnos a Tom Hanks preocupándose por la facilidad de aparcamiento, ¿por qué una estrella multimillonaria preferiría conducir un turismo de gama media en lugar del icónico Ferrari? Ya sea cuestión de postureo o no, lo cierto es que este vehículo simboliza un estilo de vida y manda un mensaje. También se beneficia de la falta de un target demográfico claro, convirtiéndose así en una elección transgeneracional que pega tanto con la veinteañera Miley Cyrus como con el septuagenario Harrison Ford. Gracias a su éxito en el parque automovilístico, Toyota ha pavimentado un camino por el que ya transitan otros como Tesla, Nissan y Chevrolet. Ya sea por compromiso real o por una cuestión de escaparate, Romojaro esta convencido de que esto “sin duda sirve para dar a conocer la problemática que representan las emisiones de los vehículos a motor”. Aunque solo sea por este motivo, quizás merezca la pena que la ciudad de las estrellas deba rebautizarse como la ciudad de los híbridos.

98

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?