Burdeos, el vino también se viste