Las tres matemáticas negras que vencieron a ‘La La Land’

El filme ‘Figuras Ocultas’ arrasa en la taquilla americana y está lanzado de cara a los próximos Oscar. Te contamos la historia real de las tres mujeres que fueron decisivas para poner al hombre en el espacio.

Las tres matemáticas negras que vencieron a ‘La La Land’

Taraji P. Henson da vida a la científica Katherine Johnson en 'Figuras ocultas'. Foto: Cordon/NASA

El 20 de febrero de 1962, el veterano de la II Guerra Mundial John Glenn contaba las horas para convertirse en el primer estadounidense en orbitar alrededor de la tierra, el segundo del mundo después de Yuri Gagarin. En pleno enfrentamiento con Rusia, el éxito de la misión suponía un importante hito para alcanzar al rival soviético en la carrera espacial. Pero minutos antes de subirse a la nave, el piloto exigió a sus ingenieros que “pusieran a la chica” a realizar a mano las mismas ecuaciones que habían sido programadas mediante ordenador. Ella, con la única ayuda de su calculadora manual y un prodigioso cerebro, debía calcular la viabilidad (o no) de tan esperado lanzamiento. “Si da su aprobación, estoy listo para salir”, afirmó. La “chica” a la que se refería Glenn antes de hacer historia tenía nombre y apellido. Katherine Johnson era una matemática de 44 años que durante décadas había tenido que aguantar las humillaciones de un país machista y racista, escondida detrás del orgullo de hombres ineptos que se sentían atacados por la inteligencia de aquella negra. Hoy, su historia y la de sus compañeras, ve por fin la luz. Figuras ocultas es un tremendo éxito en la taquilla norteamericana, convirtiéndose en el primer filme en desplazar a lo último de Star Wars del primer puesto y batiendo a La La Land en el fin de semana posterior a su incontestable triunfo en los Globos de Oro. Una película protagonizada por mujeres, afroamericanas y en la madurez que arrasa en taquilla. Casi tan difícil como llevar un hombre al espacio.

La La Land

Janelle Monáe, Taraji P. Henson y Octavia Spencer en ‘Figuras ocultas’, la gran sorpresa de la taquilla norteamericana.

Basada en el best seller homónimo de Margot Lee Shetterly, Figuras ocultas cuenta la historia de las conocidas como “ordenadores con falda”. Katherine Johnson, Mary Jackson y Dorothy Vaughan fueron trabajadoras esenciales en la misión de llevar al hombre al espacio pero, al mismo tiempo, no podían compartir baños con sus homólogas blancas. Gracias a la película dirigida por Theodore Melfi obtienen ahora el reconocimiento merecido, coincidiendo su primer puesto en la taquilla con el simbólico puente festivo de Martin Luther King. El desconocimiento general de los hechos, que creían de ficción cuando leyeron el guion, fue el primer motivo por el que las intérpretes decidieron embarcarse en el proyecto. “No sabía quiénes eran ninguna de esos ‘ordenadores de color’ que trabajaban para la NASA en aquel tiempo. No tenía ni idea, así que tomé como una responsabilidad personal el parar todos mis proyectos y hacerlo. No quiero que ninguna otra chica, que ningún otro americano, desconozca esta historia”, explicaba la actriz y cantante Janelle Monáe. En España se estrena este viernes, y por muy inverosímil que pueda parecer lo ocurrido durante el metraje, tanto la NASA como los implicados que siguen con vida han refutado su veracidad.

Katherine Johnson (Taraji P. Henson) creció obsesionada con los números. Según confiesa, “contaba todo lo que podía ser contado”, como los pasos que la separaban de la iglesia o el número de platos que le quedaban por fregar. Sus brillantes notas le permitieron completar el periodo escolar, un privilegio del que prácticamente ninguna de sus compañeras pudo gozar. La que ahora tildaríamos de superdotada entró con 10 años en el instituto y con 18 había terminado sus estudios universitarios. Trabajó como profesora y ama de casa pero no fue hasta mediados de la década de los 50 cuando, debido a la falta de personal por la II Guerra Mundial, encontró un hueco en la Agencia Nacional de Aeronáutica. Su trabajo fue tan importante que continuó desempeñándolo después en la NASA hasta su jubilación, siendo clave en los cálculos de trayectoria que llevarían a Glenn a la órbita espacial y superando el machismo implícito de la época. “Después de un tiempo, aprendieron a respetar mis respuestas porque siempre eran correctas”, dice Johnson, de 98 años, en una entrevista con Los Angeles Times. En 2015 el presidente Barack Obama le concedió la Medalla de la Libertad, el mayor reconocimiento civil del país.

Katherine Johnson posa en las oficinas de la NASA en 1966. Foto: Getty

Antes que Johnson, pioneras como Dorothy Vaughan (interpretada por Octavia Spencer) habían pavimentando el camino de la mujer afroamericana en la industria aeroespacial. Al igual que tantas otras, esta profesora de matemáticas de un pequeño pueblo de Virginia fue reclamada por un laboratorio embrión de la NASA durante la guerra. Lo que ella creía como un trabajo temporal se convirtió en el puesto de toda una vida, liderando una sección de informática compuesta exclusivamente por mujeres negras que tenían prohibido ir al mismo baño o cenar junto a sus compañeras blancas. En 1958, cuando la segregación fue abolida, se convirtió en una de las mejores programadoras del país y la primera mujer afroamericana en contar con un puesto de dirección en la historia de la NASA. Vaughan murió en 2008.

Dorothy Vaughan, a la izquierda, junto al resto de “calculadoras humanas”, como las llamaban en la sede aeroespacial. Foto: Getty

La tercera pata de la historia de Figuras Ocultas es Mary Jackson (Janelle Monáe), una de las más brillantes subordinadas de Vaughan. Licenciada en matemáticas y física, tuvo que pedir permiso a un tribunal para ingresar en una escuela segregada y poder así completar los cursos académicos requeridos para trabajar como ingeniera en la NASA. La primera ingeniera negra de la compañía se especializó en el procesamiento de datos obtenidos en los vuelos y los túneles de viento. Después de 34 años en el puesto, Jackson pasó a formar parte de la Oficina de Igualdad de Oportunidades de la compañía. Hasta su fallecimiento en 2005, promovió también una política de puertas abiertas, acogiendo en su casa a cualquier recluta de la NASA que necesitara ayuda para adaptarse a su nueva ciudad y desempeño.

Mary Jackson se convirtió en la primera mujer negra en ser ingeniera de la NASA. Foto: Getty

No solo el público ha recibido con entusiasmo esta historia. La crítica ha alabado la factura y calidad de sus intérpretes. Con serias posibilidades de hacer ruido en los próximos Oscar, Figuras Ocultas también ha sido la protagonista de una amarga polémica en Estados Unidos. En la entrega de los Globos de Oro, tanto una periodista de la cobertura oficial de la NBC como el actor Michael Keaton en el transcurso de la gala, confundieron el nombre original del filme (Hidden figures) con Fences, lo nuevo de Denzel Washington. Hidden Fences fue el nuevo título con el que ambos acuñaron la película, despertando la ira en las redes sociales por dos errores que podrían quedar en anécdota si los antecedentes no fueran los que son. Para varios medios y actores como Jesse Williams (Anatomía de Grey) o Gabrielle Union, es solo una prueba más del desdén de Hollywood a prestar verdadero interés por las historias protagonizadas por personajes afroamericanos. Hasta el programa de Stephen Colbert emitió el falso tráiler de aquella película inventada. Una situación que recuerda a la frustración sufrida por el personaje de Katherine Johnson en el filme, que sintetiza de manera inspiradora en unas pocas palabras: “Cada vez que tenemos la oportunidad de ponernos por delante, mueven la línea meta”.

Etiquetas: ,
0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en App

    App S Moda

    También en App

    S Moda en Apple Store S Moda en Google Play S Moda en Kiosko y Más
  • Este mes en

    S Moda

    Último número de la revista

    Revista S Moda