“Cuando me levantaba para ir al cole mis padres seguían de juerga”

En 2017 celebra los 25 años de su debut y vuelve con un disco que define como «más sentío, menos light». Rosario no necesita reinventarse.

“Cuando me levantaba para ir al cole mis padres seguían de juerga”

Blusa de encaje de PINKO. Estilismo: Paula Delgado Foto: Xevi Muntané

Si uno se apellida Flores, sucede que lo tiene fácil para consultar sus recuerdos familiares. Están repartidos entre el archivo de TVE, el histórico de Efe y la hemeroteca de ¡Hola! «Cuando echo de menos a los míos, me voy a Google», reconoce Rosario, famosa desde que nació. Saca disco, Gloria a ti, el decimotercero de su carrera, y a estas alturas no siente necesidad de retocar la fórmula por la que se la conoce, compuesta de brío, rumba y un aire de familiaridad que hace que todo el país la llame por su nombre de pila.

¿En qué momento llega este álbum?

Este disco es muy sentido, más profundo. Los otros eran más light. Igual es porque estoy en un momento muy bonito de mi vida, muy maduro. He hecho por primera vez una canción por bulerías [Gloria a ti, el primer sencillo], que es casi acústica. Quería hacer también un disco como más auténtico. El anterior, Rosario, tenía una producción más extensa y me apetecía que este fuese más puro.

O sea, que se ha puesto más flamenca.

Bueno, lo flamenca que soy. Tampoco es que me haya vuelto flamenca-flamenca. He hecho canciones a lo largo de toda mi carrera, como La gaviota o Mariposas, que tienen que ver con esto.

Hay seis temas suyos. Usted empezó relativamente tarde a componer, ¿ya le ha encontrado el punto?

Yo soy una artista de directo, de energías. ¿Que luego puedo hacer mis temas? Sí. Y de hecho he compuesto varias canciones. La primera fue Qué bonito, la segunda, Cómo quieres que te quiera y después compuse muchas otras más. Pero, por encima de todo, yo me considero una artista de energías.

¿Sus canciones cobran sentido cuando las defiende?

Sé que cuando escuchas una canción mía sabes que soy yo. Y ese estilo lo creé con De ley, en el que vino la suerte a verme. Cuando la gente te identifica, ya tienes mucho camino hecho.

Ese álbum cumplirá 25 años en 2017. Hace poco leí una defensa encendida de él en una web indie, firmada por un músico y productor también asociado con el indie, Guille Mostaza. Decía que era una cumbre del pop mainstream en español.

Oye, ¡qué alegría! Voy a tener que darle las gracias. Creo que se formó una ventana abierta a muchos estilos. En esa época estaban Ketama y Pata Negra, que fueron los primeros que hicieron las cosas más fáciles para que la gente que no sabía de flamenco se pudiese acercar. Yo me metí en ese camino después. Me parece que entre todos creamos esa mezcla. Ahora está todo fusionado, pero aquello fue el principio.

Se dice que la grabación de ese disco fue una fiesta y que se nota.

Lo hicimos con mucha ilusión. Ninguno de los que participamos creía que íbamos a tener el éxito que logramos. Yo lo hice porque iba a explotar. Tenía 26 años y necesitaba hacer música. Llevaba esperando el momento toda mi vida. Vi la oportunidad y la aproveché. Lo que pude hacer por fin con 26 lo hubiera hecho con 16, lo que pasa es que tenía también mucha responsabilidad a mis espaldas por ser quien era. No podía equivocarme. Debía esperar y salir ya muy segura.

Vestido y brazalete, ambos de HERMÈS.

Vestido y brazalete, ambos de HERMÈS. Foto: Xevi Muntané

En Gloria a ti vuelve a cantar con su hermano Antonio. ¿Cuál es la historia de este tema?

La canción se quedó en el tintero cuando mi hermano se fue. Siempre quise cantarla, pero, por distintas circunstancias, nunca la grabé. Era una deuda pendiente y, como ahora se puede hacer de todo con la tecnología, cogimos la voz de él que estaba en un casete y lo hicimos cantar conmigo. Me impresionó bastante, porque hacía mucho que no escuchaba nuestras voces juntas.

También le rinde homenaje a su madre en Ay mamasota. Y lleva un vestido suyo en el interior del álbum.

¡Esa canción salió de un tuit! Yo estaba en Colombia trabajando y allí se dice mucho eso de «mamasota». Alguien vino a verme actuar y me envió un tuit que decía: «Ay mamasota. Esa mujer me altera, carajo». La canción me salió del tirón. El vestido de faralaes me lo puse porque, como es un disco sentido y puro, quería una foto que me reflejara. No quería ponerme moderna ni ensayar un look nuevo, quería salir como soy.

¿Tardó un tiempo en reconocer a sus padres como artistas?

No es que renegara, como toda hija, pero yo tenía otro estilo y otra música. Cuando me decían: «Tú vas a cantar lo de tu madre», yo respondía: «No, porque no voy a cantar copla». Lo que sí tengo es toda la base musical de mi padre, porque vengo de la rumba catalana. De mi madre heredé la energía y el temperamento en el escenario.

Usted y su hermana han contado en alguna ocasión que, casi siempre, cuando se despertaban para ir al colegio en su casa había gente de juerga desde la noche anterior…

Sí, pero todo lo hacían con mucho amor y con mucha naturalidad. Para mí no era nada anormal. Era la vida que me había tocado porque mis padres eran artistas. Y he seguido ese recorrido con mis propios hijos. Te quedas en casa con los músicos, tocas… y las noches son muy inspiradoras.

Vestido largo estampado de MED WINDS.

Vestido largo estampado de MED WINDS. Foto: Xevi Muntané

No sé si ha visto el clip de su primera entrevista en televisión. Lo colgó hace poco TVE en su web y es impagable. José María Íñigo los entrevista a usted y a su hermano, muy picajoso y paternalista. Antonio se rebota y usted aparece tímida y dulce.

¡Imagínate! Es que tenía 18 años recién cumplidos, era una niña. Mi hermano era más contestatario en aquella época, yo era más buenecita porque era la pequeña. Vi ese vídeo hace poco y me encantó: la juventud, la inocencia, la ilusión que tenías, lo poco que sabías creyéndote que sabías mucho… Por lo menos tengo la suerte de que cuando quiero ver a mi familia me meto en Google y ahí está.

¿Qué recuerda del rodaje de esa película, que ahora es de culto?

Lo recuerdo como algo muy bonito porque éramos una pandilla de amigos. Además, allí se hablaba de todo el momento que estaba viviendo España con la droga, que fue horrible.

Muchos amigos murieron antes de tiempo.

Fue terrible. Perdí a muchos amigos; fue una época muy dura de nuestra juventud. Tenías 14 o 15 años, eso estaba en la calle y nadie sabía exactamente ni los efectos ni lo que pasaba. Nos enteramos después. Yo me salvé porque era dos años menor que mi hermano y que muchos de ellos. Me dio tiempo a ver lo que les pasaba a los que iban por delante de mí y tuve más suerte.

Se fue resguardando.

No, me resguardé entera. Si no, no estaría aquí.

¿Qué música está escuchando ahora?

Escucho toda la música que se hace hoy en día. Pongo los «éxitos» de iTunes y los escucho todos. Reaggeton también, me encanta bailarlo si salgo de noche, pero me cansa que no se valore otro tipo de música, que no se oiga más funky, por ejemplo. A la gente le da por algo y no sale de ahí.

0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en App

    App S Moda

    También en App

    S Moda en Apple Store S Moda en Google Play S Moda en Kiosko y Más
  • Este mes en

    S Moda

    Último número de la revista

    Revista S Moda