Por qué es importante que estos famosos hayan hablado de sus enfermedades mentales

David Beckham, Ryan Reynolds, Lady Gaga o Lena Dunham son solo algunos nombres de famosos que ha decidido luchar contra el estigma de los problemas mentales hablando de sus propias experiencias.

Por qué es importante que estos famosos hayan hablado de sus enfermedades mentales

David Beckham ha dicho que tiene TOC y Victoria Beckham contó en sus memorias que tuvo problemas alimenticios. Foto: Getty

Las enfermedades mentales tienen sus peculiaridades. La primera es el estigma social. Nos cuesta entender eso de que si cuando nos duele la pierna hay que ir al médico, cuando nos duele “hasta el alma”, también hay que acudir al especialista. Es por ello que todavía hay personas que se resisten a hablar de sus problemas o a buscar ayuda, precisamente por ese miedo al “qué dirán”.

En este sentido son varias las personalidades que han querido hablar de sus propias enfermedades mentales para sensibilizar sobre el tema, y romper el estigma. Uno de los últimos y mejores ejemplos, era el vídeo que recogía la conversación entre Príncipe William y Lady Gaga. Pero no son los únicos, y que son diversos los famosos que han querido tomar partido para luchar contra el estigma de la enfermedad mental.

Trastorno por estrés postraumático

Según la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP) se define como la angustia posterior a un proceso de traumático inesperado, que dura más allá de seis semanas, e incluso meses o años. Es el caso de la propia Lady Gaga. La cantante escribía una carta como parte de sus acciones para la campaña de la Fundación ‘Born this way’, en la que relataba que “he luchado durante algún tiempo sobre cuándo, cómo y si debería revelar mi diagnóstico de trastorno de estrés postraumático (TEPT). Después de cinco años de búsqueda de las respuestas a mi dolor crónico y el cambio que he sentido en mi cerebro, por fin estoy lo suficientemente bien como para contarlo. Hay una gran cantidad de vergüenza que acompaña a la enfermedad mental, pero es importante que se sepa que hay esperanza y una oportunidad para la recuperación”. Por su parte, el Príncipe William hacía hincapié en que el estigma es más profundo para los hombres. “Todos vamos a pasar por momentos difíciles en nuestras vidas, pero los hombres se sienten especialmente la necesidad de fingir que todo está bien, porque admitir esto a sus amigos les puede hacer parecer débiles. Puedo asegurar que esto es en realidad una señal de fuerza”.

Lady Gaga. Foto: Getty

Trastorno bipolar

“Me siento muy sana sobre lo loca que estoy”, esa era una de las frases con las que Carrie Fisher bromeaba, con la intención de normalizar su diagnóstico de trastorno bipolar, enfermedad que ayudó a sacar del armario. “Alguien con trastorno bipolar tendrá severos cambios del estado de ánimo. Estos cambios duran normalmente varias semanas o meses y van más allá  de lo que la mayoría de nosotros experimenta”, explican desde la Sociedad Española de Psiquiatría. Otra de las mujeres que ha ayudado a abrir la conversación en torno al trastorno bipolar es la actriz y cantante Demi Lovato, que argumentaba que “vivir bien con el trastorno bipolar es posible, pero hay que tener paciencia, hay que trabajar y es un proceso continuo”.

Carrie Fisher. Foto: Getty

Ansiedad y pánico

El actor Ryan Reinolds ha comentado alguna vez sus problemas con la ansiedad e incluso que el origen podría estar en su infancia. “Nuestro padre era duro, no era fácil. Creo que la ansiedad podría haber comenzado allí, tratando de encontrar maneras de controlar a otros, tratando de controlarme. En ese momento, no me di cuenta de eso. Yo era sólo un niño nervioso”. Ellie Goulding también habló sobre sus ataques de pánico, explicando que “en ocasiones no podía ir al estudio a menos que estuviera recostada en el coche con una almohada sobre mi cara. Me solía golpear a mi misma por ello”. Algo que concuerda con la definición de la SEP de ansiedad: “Un sentimiento normal de temor que todos experimentamos cuando nos enfrentamos a situaciones amenazantes o difíciles. Nos puede ayudar a evitar situaciones peligrosas, alertándonos y motivándonos para hacer frente a los problemas. Pero si estos sentimientos de ansiedad son demasiado fuertes, nos pueden llegar a impedir hacer las cosas que queremos”.

Ryan Reynolds. Foto: Getty

Trastorno obsesivo compulsivo

Para entender esta enfermedad, los psiquiatras relatan que “algunas personas tienen pensamientos o ideas que aparecen en su mente incluso aunque no quieran. Estos pensamientos a menudo parecen no tener sentido o son desagradables; se llaman obsesiones. Las compulsiones son actos que la gente piensa que tienen que hacer incluso cuando no quieren”. Sobre la misma, Lena Dunham ha mostrado la realidad del TOC dentro y fuera de la pantalla, donde ha relatado  que sus padres la pusieron en terapia cuando diagnosticada con un brote de ansiedad, caracterizado por pensamientos intrusivos, es decir con un trastorno compulsivo obsesivo. No es la única, el futbolista David Beckham, tampoco tuvo temor a afirmar que  “sufro un desorden obsesivo-compulsivo que me obliga a poner los objetos en línea recta o por pares”.

Lena Dunham. Foto: Getty

Depresión

“Todo el mundo puede sentirse triste a veces, pero se dice que alguien sufre depresión cuando estos sentimientos no desaparecen rápidamente o empeoran tanto que interfieren con su vida diaria”, recogen desde la SEP. Respecto a esta patología, el pasado año el cantante Kid Cudi escribió una sincera entrada en su Facebook, para explicar que “mi ansiedad y la depresión han gobernado mi vida durante todo el tiempo que recuerdo y nunca dejo la casa por eso. No puedo hacer nuevos amigos por eso. No confío en nadie por eso y estoy cansado. Merezco tener paz. Merezco ser feliz y sonreír”. Otro de los rostros conocidos que se atrevió a expresarse en torno a su depresión es la modelo y actriz Cara Delavigne, que escribió en un tweet de forma directa y escueta “Sufro depresión y trabajé como modelo durante un periodo bastante duro de autodesprecio”.

Kid Cudi. Foto: Getty

Trastornos alimenticios

Zayn Malik, cantante de One Direction, declaró haber pasado por problemas con su alimentación, un trastorno que siempre se achaca a las mujeres, pero que también sufren los hombres. El cantante afirmó que podía estar hasta dos o tres días sin comer, “había perdido tanto peso que había enfermado. La carga de trabajo y el ritmo de vida, junto con las presiones y tensiones de todo lo que sucede dentro de una banda, habían afectado gravemente mis hábitos alimenticios “. Así, desde la SEP recuerdan que “mucha gente joven que no tiene sobrepeso quiere estar más delgada. A menudo intentan perder peso haciendo dieta o saltándose comidas. Para algunos, las preocupaciones sobre el peso se convierten en una obsesión”. Otro personaje que también afirmó haber sufrido problemas alimenticios fue Victoria Beckham, en su biografía Learn to fly.

Victoria Beckham. Foto: Getty

La importancia de los mensajes

Sobre este tema, el profesor Julio Bobes, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría insiste en que hay que tener cuidado con los mensajes, ya que “el exhibicionismo social no es necesariamente terapéutico”, por lo que destaca como positivos aquellos que van enfocados a “mostrar como personas que son destacadas en alguna parcela expliquen que pese a esos problemas, no se han visto limitadas, para mostrar que tener una enfermedad mental no les hace incapaces de desarrollarse”.

En cuanto a si muchas veces se puede tergiversar ese mensaje, y pensar que la fama está asociada a ese malestar mental, Bobes afirma que “la fama no produce depresión”, puesto que si no la incidencia en estas personas sería mucho mayor. Sin embargo si se puede dar el caso de que “haya una mala gestión del éxito que pueda producir dificultades psicológicas”. Es por ello que el mensaje clave es explicar que las enfermedades mentales se dan en todos los entornos sociales, y que no deben ser un hándicap para alcanzar objetivos vitales.

De hecho, tal y como afirma el presidente de la SEP, sí que existe un aumento de diagnósticos de las enfermedades mentales más comunes, en sus formas más leves y moderadas. La explicación según el experto está en que “la gente acude más frecuentemente a consultar a su especialista, y hay más accesibilidad, más dispositivos y más cercanía”, también en parte gracias a que la visualización de las mismas, consigue que la gente busque ayuda antes de que su patología se agrave, lo que también mejora los pronósticos.

Etiquetas:
0 Comentarios
Mostrar más

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?

REGÍSTRATE

  • También en App

    App S Moda

    También en App

    S Moda en Apple Store S Moda en Google Play S Moda en Kiosko y Más
  • Este mes en

    S Moda

    Último número de la revista

    Revista S Moda