El pecado de no desmaquillarse

Quien no haya dejado pasar una noche sin desmaquillarse que tire la primera piedra. Cuidado, hay efectos adversos en la piel desde la primera noche: patologías, alergias y envejecimiento prematuro.

Dentro
Foto: Cordon Press
47

Dicen que lo primero que hacen las japonesas al llegar a casa es desmaquillarse a fondo. Las españolas, posiblemente, sean de las que lo dejan para lo último. Un día porque es tarde y da pereza, otro porque hemos salido y quizá volvemos con una copa de más, las más despistadas porque se olvidan que a primera hora se dieron un poco de colorete y máscara de pestañas… El caso es que a veces el maquillaje se queda ahí hasta el día siguiente. Suprimir ese hábito sencillo tiene, sin embargo, efectos nocivos para la piel que son apreciables desde la primera noche.

El desmaquillado es la base de cualquier tratamiento y el momento más importante para llevarlo a cabo es la noche, no solo para eliminar los residuos del maquillaje, sino también los de la polución y los propios desechos celulares. “Por la noche es cuando se produce la regeneración celular. Si no tenemos la piel limpia en este momento el envejecimiento de la piel será más acelerado, aparecerán arrugas prematuras y falta de luminosidad”, advierte Gema Cabañero, responsable del centro de estética avanzada que lleva su nombre.

El diario británico Daily Mail llevó a cabo recientemente un sencillo experimento (no científico): una redactora estuvo un mes sin desmaquillarse por la noche, aplicándose crema encima y volviéndose a pintar a la mañana siguiente. Según los expertos con los que consultaron, un mes después de semejante “locura”, su piel había envejecido 10 años.

Los efectos nocivos dependen, en todo caso, de varios factores, según explica la doctora Minia Campos, dermatóloga de la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV). Esos factores son la calidad de los cosméticos (se compran en perfumerías y farmacias, pero también en bazares y mercadillos), los hábitos de maquillaje (de las que van como una puerta desde primera hora a las que solo se aplican una hidratante con color), el tipo de productos (algunos, sobre todo los destinados a ojos y labios, tienen mayor fijación), y también si la piel de la persona que comete el “pecado” de no desmaquillarse está sana o tiene algún tipo de patología o alergia previa tal como acné, cuperosis, rosácea o eccemas (estos tres últimos muchas veces se engloban en la categoría de ‘piel sensible’).
 

experimento

Así puede quedar tu piel si no te desmaquillas. Tú decides.

Daily Mail

“En el acné, la oclusión de los poros por los cosméticos favorecerá la aparición de comedones y la inflamación, por lo que tras pocos días empeorará visiblemente. El mismo efecto puede ocurrir por usar un cosmético inadecuado para el acné aunque se desmaquille adecuadamente –detalla Campos-. En cuperosis y rosácea, los pacientes se quejan de que "no toleran" la mayoría de los cosméticos. Estas pieles reaccionan con dilatación de vasos, rojeces y a veces también con lesiones elevadas frente a los cosméticos que les resultan "demasiado fuertes". Por último, existen personas que reaccionan produciendo eccemas, bien porque su barrera cutánea es débil (dermatitis atópica), bien porque son alérgicas a uno o varios de los componentes de los cosméticos (los más frecuentes, perfumes y conservantes como el kathon). En el eccema, la inflamación mantenida puede terminar formando manchas”.

El hecho de no desmaquillarse puede desenmascarar alguna de estas patologías que hasta el momento habían permanecido ocultas y estaban sin diagnosticar. “Existen teorías que afirman que los cosméticos sobre la piel fijarían los contaminantes ambientales sobre la piel, que podrían absorberse y generar radicales libres de oxígeno y envejecimiento del colágeno y fibras elásticas. Esto es plausible científicamente pero no está suficientemente demostrado”, apunta la experta de la AEDV.

En los casos con una patología de base, una sola noche sin desmaquillar haría evidentes las consecuencias nocivas. En pieles sanas, el efecto es más a medio o largo plazo. “Lo más inmediato es la obstrucción de poros, dando lugar a un aspecto de falta de luminosidad y a la aparición de antiestéticos puntos negros. Además, si no nos desmaquillamos correctamente, dificultamos la efectividad de los productos tratantes que apliquemos a continuación. Los efectos nocivos aparecen muy rápido, en una piel normal comenzarían a verse desde la primera semana”, agrega Cabañero.

Reconozcamos que a veces da pereza desmaquillarse por la cantidad de pasos que conlleva: Leche desmaquilladora (mejor para pieles secas), agua micelar (para mixtas o grasas), tónico, jabones neutros… ¿Qué es lo más adecuado? No nos llamemos a engaño: “Para eliminar una cantidad media de maquillaje, un solo producto es suficiente”, remarca la dermatóloga Minia Campos.

 Y habrá quien piense, “por una vez a la semana sin desmaquillar tampoco pasa nada”. Pues no es así. Habría sutiles efectos secundarios de deterioro incluso para una piel sana, que no realizase cuidados reparadores el resto de los días, que se apreciarían entre seis y doce meses después.

47

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Eres nuevo?