Y Galliano no apareció en el desfile de Oscar de la Renta...

De la Renta presentó su colección de otoño-invierno en los cuarteles generales de su compañía, en la calle 42 frente a Bryant Park, sin ceder nada de protagonisto al gibraltareño.

 

Foto: Cordon Press

Se especulaba sobre la posibilidad de que John Galliano apareciera a saludar al final del desfile, pero los mismos rumores que daban por buena su abierta presencia, apuntaban después que el gibraltareño se había quedado en el backstage. Ciertamente no parecía demasiado lógico que Oscar de la Renta, quien ayer por la tarde presentó su colección de otoño-invierno 2013/14 en los cuarteles generales de su compañía, en la calle 42 frente a Bryant Park, le cediera el protagonismo a alguien que técnicamente, lo único que ha hecho en las últimas tres semanas de estancia como invitado en sus talleres, ha sido echarle un cable. Una figura tan incomprensible en relación a un creador que revolucionó el mundo de la moda y cambió muchas de sus reglas (Galliano), como innecesaria en un mentor que no ha requerido nunca de una segunda opinión para concebir sus colecciones (de la Renta).

Lo llamen o eviten llamarlo como quieran, ayer la imprenta de Galliano, independientemente de su presencia o no entre bambalinas, se notó en el ambiente de forma tan evidente que no quedaba muy lejos de los ejercicios de transición y principios de metamorfosis vistos, sin ir más lejos, la primera colección de Raf Simons para Dior, o por qué no, en el estreno de Josep Font para Del Pozo.

Más significativa es si cabe la advertencia cuando muchas de las pinceladas Galliano trazadas sobre el lienzo de la Renta nos remontan a su última coleccion para Dior, la de otoño-invierno 2011. Los sombreros, las capas, el maquillaje, los peinados…Desde la casa del dominicano admiten que Galliano le ha metido mano a la parte artística: la dirección creativa está clarísimo que queda completamente a su cargo (sobre todo cuando aparecen en escena Magdalena Frackowiak y Karlie Kloss cerrando el desfile). Pero de la Renta se ha mostrado quizás más conservador e inflexible que otras veces, más circunspecto y nostálgico. Limando fantasías y conteniendo el ingenio. ¿Echando el freno?

Ver galería

Básicos

Facebook