Y el aire se convirtió en materia

Sin respiración, así se quedan los espectadores ante los nuevos diseños hinchables. Sus autores no son vende humos, sino todo lo contrario. Ellos usan lo intangible como su mejor herramienta.

Arte hinchable

Gracias al sistema de ventilación, el interior de la boutique Nanushka, en Budapest, parece la tienda de una tribu nómada.

Foto: D.R.

Primero fue El chico de la burbuja de plástico, la película protagonizada por John Travolta en 1976, en la que el actor debía prescindir de sus bailes para vivir aislado, con mucho dolor, de todo contacto físico. Más tarde, estas burbujas se convirtieron en atracciones. En el Sport Center Land (en Terrassa) se puede caminar sobre el agua con ellas. El siguiente paso, y más adulto, era la conquista de la moda y la arquitectura. Y se ha dado. Anna Haupt y Terese Alstin firman pañuelos que se transforman en capuchas airbag. Kobi Levi crea zapatos con una, nada sutil, forma de muñeca hinchable. Con esta técnica, Airclad construye casas prefabricadas como solución para conseguir un espacio extra en terrazas y jardines. Otro ejemplo: Jy Yeon Suh y su línea Bojaki. El coreano juega con colchonetas de playa para crear muebles. Para tranquilidad de posibles compradores: no se necesita una gran capacidad pulmonar para conseguir su forma definitiva. Los módulos vienen equipados con su propio sistema de inflado.

Arte hinchable

De Osaka a São Paulo, y no se detiene. El Rubber Duck, de 13 metros de altura, es la obra itinerante del artista Florentijn Hofman.

Foto: D.R.

En España tenemos a los nuevos chicos de oro del mundo hinchable: Penique productions. Un equipo formado por Sergi Arbusà, Pablo Baqué, Chamo San y Pol Clusella. El pasado 28 de septiembre mostraron en París la que (hasta ahora) ha sido su gran performance: el escenario donde se presentó la colección de primavera-verano 2013 de la firma Maison Martin Margiela. «Nuestra obra es efímera; la mantenemos viva con imágenes y vídeos. Ellos vieron algunos de nuestros proyectos y nos mandaron un correo electrónico».

Entonces comenzó el trabajo duro. «Nos impresionó la cantidad de personal con batas blancas de la maison», confiesan. ¿El encargo? Plastificar el interior del lujoso Hôtel Salomon de Rothschild, casi como si estuviese envasado al vacío. «Aunque no solemos hacerlo –y la dirección artística de Margiela no estaba muy de acuerdo en un principio– dejamos al descubierto las grandes lámparas de araña doradas que colgaban del techo y que, al final, destacaban con el blanco impoluto del plástico que encerraba el desfile».

Arte hinchable

Diseño de la línea Bojaki, de Jy Yeon Suh.

Foto: D.R.

La suya es una labor que se mueve entre el arte y la funcionalidad. «Maison Martin Margiela busca mantener su alma artística a través de prendas de alta costura. Como nosotros, que, pese a haber entrado en el mundo de los eventos, nos consideramos artistas. La firma evidencia su inquietud artística en cada diseño. De hecho, su obra está permanentemente expuesta en museos de todo el mundo. De ahí que apuesten por colaborar con otros artistas; y nosotros tuvimos la fortuna de ser uno de ellos».

Básicos

  • Eniko Mihalic

    Vips

    Eniko Mihalik, la modelo feminista

    Dice ser una "mujer fuerte que lucha por sus derechos y la igualdad" y lo mismo desfila para Victoria's Secret que se come una banana con Terry Richardson para Pirelli (y la lía).

  • Merkel

    Actualidad

    Consigue el look ¿de Merkel?

    ¿Quién lleva mejor el collar de perlas? ¿Nancy Pelosi o Condoleezza Rice? El blog Ladypockets sustituye a los iconos de estilo habituales por líderes de la política, la economía y la cultura.

  • Básicos

    Actualidad

    Los (gigantes) en la sombra de la moda

    Ellos son los grandes estrategas de la industria, capaces de lanzar una firma al estrellato en apenas un año. En sus manos está decidir lo que todos querrán mañana.

Facebook