Cómo sobrevivir a los excesos tecnológicos

El autor de “No hay app para la felicidad”, Max Strom, asegura que “el mundo industrializado padece una crisis emocional”. La clave: encontrar nuestro GPS interno.

dentro

A veces chateamos tanto que dormimos a nuestros amigos.

Foto: Imaxtree

Etiquetas:

La tecnología debería servir para simplificar nuestra vida y darnos más tiempo libre, no robárnoslo. Esta es una de las tesis que defiende el experto en transformación personal y yoga Max Strom en su nuevo libro, No hay app para la felicidad, que saldrá a la venta en marzo. Podemos tener miles de amigos en las redes sociales y un conocimiento enciclopédico de la actualidad al tiempo que nuestra propia vida, nuestra felicidad, es territorio sin explorar, señala.

Junto a la explosión en tecnología, asistimos a un declive en nuestra felicidad. “El mundo industrializado padece una crisis emocional”, indica Strom apoyándose en datos como estos: en Estados Unidos una de cada cuatro mujeres adultas toma medicamentos para la depresión y la ansiedad, y casi una tercera parte usa pastillas para dormir. “Estas cifras indican que el sistema nervioso de mucha gente no es bueno. Son síntomas de infelicidad”. Parte de la culpa radica en la falta de educación en términos de felicidad, sostiene Strom. “¿Recibiste algún taller sobre cómo solucionar un conflicto cuando estabas en el instituto? ¿Alguien te habló de respirar para recuperar la calma? Les decimos a nuestros adolescentes que se comporten, pero no les decimos cómo”, apunta.

Por otra parte, estamos “hambrientos de intimidad”, señala. “Nos comunicamos constantemente, ¿pero acaso ha mejorado tu móvil la calidad de tus conversaciones? ¿Te comunicas mejor con tus hijos adolescentes? El 90 por ciento de la comunicación entre los humanos es no verbal. Cuando estamos teniendo una conversación con mensajes de texto o incluso email estamos teniendo el 10 por ciento de la conversación”. ¿Qué hacer? Llevar la atención a lo que él llama el GPS interno: “Ya tenemos todas las aplicaciones que necesitamos dentro de nosotros; sólo tenemos que comenzar a usarlas”. ¿Cómo? La herramienta básica es la respiración. Strom se pregunta por qué se utiliza la respiración para ayudar a las mujeres en los partos, como si nadie más en el hospital sintiese dolor. Si se sabe que a las mujeres les sirve para estar concentradas , reducir el dolor, ¿por qué no se expande su uso? ¿Y para lidiar con la ansiedad o el insomnio? “Nuestra mente, cuerpo y emociones no están separados. La regulación consciente de la respiración puede aportarnos un estado de calma frente al caos o el estrés”.

¿Qué otros componentes deben acompañar, en su opinión, el trabajo de crecimiento personal?

La auto indagación. Tenemos que hacernos preguntas que nos den información sobre nosotros mismos. Por ejemplo, podemos preguntarnos “¿cuál es mi código ético?”. Creo que la mayoría de la gente no lo sabe. Muchos tienen dos tipos de ética. Uno para practicar cuando estamos calmados y felices, y otra cuando tenemos miedo o alguien nos ha ofendido. Se trata de tener un único código. El colapso en la economía está ocasionado por personas en el Gobierno o la banca sin ninguna ética.

¿Un ejemplo de su código personal?

Gratitud. Como decía Cicero, la gratitud es la madre de todas las virtudes. Cuando la pierdo es cuando me enfado, siento lástima de mí mismo. Cuando encuentro mi centro de gratitud cambia mi comportamiento. Más de un español dirá que no ve razones para sentir gratitud en este momento. Eso sería muy triste. Creo que la gratitud es la más accesible de las emociones. A veces es difícil alcanzar el perdón, o incluso compasión. Pero la gratitud trae consigo una apertura del corazón y humildad. Dejamos entonces de quejarnos y tenemos acceso a la compasión y al perdón. Es una manera de pensar, tienes que entrenarte para ello. No puedes pensar en la gratitud en abstracto. Creo que tienes que pensar en algo o alguien.

¿Y tras la gratitud, qué coloca en su código personal?

Amabilidad y honestidad. Ambas juntas porque creo que puedes ser muy honesto y muy cruel, o muy bondadoso y mentir mucho para no herir los sentimientos de la gente.

Viaja constantemente impartiendo talleres y conferencias por todo el mundo. ¿Cambian las preocupaciones de la gente, o son las mismas?

En esencia, son más o menos las mismas. En general la gente ha tenido una infancia difícil, y trata de ser un buen padre.

Habla constantemente de la necesidad de encontrar nuestra definición de felicidad. ¿Cuál es la suya?

La experiencia cotidiana de una vida con significado. Lo importante es que cada uno sea capaz de definir lo que le hace feliz, y cómo espera encontrarlo. Guarda esa definición en tu cartera, en algún lugar donde puedas tenerla bien presente y poder, así, observar cuándo tus acciones te alejan de ella.

@nataliamartin es periodista. Si quieres ponerte en contacto con ella escribe a natalia@vidasencilla.es

Max

El experto en transformación personal y yoga, asegura que pese a nuestro afán por dominar todos los gadgets, seguimos sin explorar nuestra propia felicidad.

Foto: D. R.

Etiquetas:

Comentarios

4

Deja un comentario

  • 4

    MGM

    02 de marzo 2013 | 16:46 h.

    ¿Cícero? ¿Ese que por aquí hemos llamado siempre Cicerón? De verdad que cansa ya...

  • 3

    leo

    09 de febrero 2013 | 08:05 h.

    pero que mania con encontrarse a uno mismo, con encontrar la felicidad. que cansino!

  • 2

    ismael

    08 de febrero 2013 | 21:42 h.

    Cuanta razón tiene : “¿Recibiste algún taller sobre cómo solucionar un conflicto cuando estabas en el instituto? ¿Alguien te habló de respirar para recuperar la calma? Les decimos a nuestros adolescentes que se comporten, pero no les decimos cómo”, apunta.

Básicos

Facebook