Primero redecoraron tu vida, ahora quieren cambiar tu barrio

Ikea quiere aplicar su filosofía al urbanismo y planea empezar por un vecindario londinense

barrio ikea

Así podría quedar el Strand East en Londres, diseñada por Ikea

Ikea pone las calles peatonales, los patios traseros y los edificios de estilo europeo con un máximo de cinco plantas. De las estanterías Billy las sillas Pöang, ya si eso se encarga el inquilino. 

Londres está a punto de acoger la construcción del primer barrio que es a la vez propiedad e hijo intelectual del gigante sueco en una zona de 11 hectáreas que han bautizado como Strand East, un área ahora muy degradada que no cae lejos del barrio olímpico. Las obras empezarían en 2013 y se espera que estén completadas en un plazo de unos cinco años. Se trata de la primera incursión de la empresa en el urbanismo y su intención es aplicar la filosofía Ikea, "no producir para los ricos ni para los superricos, sino para las familias, para la gente", según explicó en la presentación Harald Müller, el gerente de LandProp, la vertiente constructora de Inter-IKEA, que es la empresa que invierte los beneficios que dan todas las mesitas Lack que se venden en el mundo. "Queremos un diseño lo suficientemente inteligente como para poder ofrecer el producto al mejor precio", eñadió Müller en una entrevista al periódico The Globe and Mail.

El proyecto germinará en un barrio de características bastante particulares para Londres pero que son más habituales en Escandinavia: de propiedad completamente privada, sólo se podrá acceder a las viviendas a través del alquiler. Habrá unas 1.200 casas y apartamentos, un 60% pensadas para solteros y parejas y un 40% suficientemente grandes como para albergar una familia. También se constuirá un hotel y algunas torres de no más de 11 pisos, pobladas por oficinas. Los coches se ocultarán en un párking subterráneo que tendrá casi la misma supeficie que todo el vecindario.

Las actividades vecinales también estarán supervisadas por la gerencia, que organizará mercados de comida artesanal, ferias y similares a cambio de que los inquilinos se atengan a las normas de comportamiento, esepcialmente estrictas con la limpieza. "Los vecinos recibirán un calendario de actividades. No se trata de imponerles las actividades pero sí de darles forma" aclaró el gerente del proyecto Andrew Hebden al mismo diario. "Queremos crear una sensación de comunidad".  La idea no es crear un barrio de escaparate, como podría ser la ciudad de Celebration, en Florida, que es propiedad de Disney y a menudo se compara con el barrio que aparece en la película Las mujeres perfectas (The Stepford wives). Pero los 6.000 vecinos de Strand East sin duda estarán livin' la vida Ikea

Básicos

Facebook