Ojo con ese maniquí porque te puede estar grabando

El Eye See Mannequin, que podría llegar a España próximamente, es el último invento de las tiendas de ropa para saber quiénes, cuando y qué compramos.

giselemniqui

Gisele Bundchen posa en un escaparate de Los Angeles junto a dos maniquís.

Foto: GTresonline

Ahora que James Bond ha decidido cambiar ingeniosos cacharros por artilugios menos agudos pero igualmente sofisticados, llegan a las tiendas los maniquíes espías (con la mala fama que se habían creado los pobres muñecos por culpa del listo del bus-Vao). Nace así una nueva forma de rastrear consumidores que empieza a hacer furor entre empresarios de moda con el fin de clasificar a sus clientes y así personalizar y mejorar sus estrategias de marketing.

Fabricado por la compañía milanesa Almax, el Eye See Mannequin (juego de palabras que viene a decir "Te estoy observando") es un proyecto desarrollado a partir de un prototipo elaborado por la Universidad Politécnica de Milán y cuya tecnología se ha implementado gracias a empresas especializadas en seguridad biométrica. Estas técnicas para analizar las características físicas y de comportamiento, en este caso a través del reconocimiento facial, son normalmente utilizadas por la policía en los aeropuertos por cuestiones de seguridad aunque se viene utilizando de manera privada como mecanismo de autenticación de identidad en todo tipo de industrias.

La figura incorpora un software de reconocimiento en la pupila -mejor cuanto más fijamente se mire al maniquí- que recoge y almacena los datos, que después ordena estadísticamente, de toda persona que pasa por delante. Así mide los rasgos y después clasifica, distinguiendo con exactitud sexo, franja de edad, hora y tiempo medio en tienda de cada posible comprador.

El director general de Almax, Max Catanesi, nos confirma que en España están en tratos con varias empresas, aunque no se han cerrado ningún acuerdo todavía. De momento, y desde que se lanzó en 2010 aprovechando la Fashion Night Out celebrada cada año en varias ciudades europeas para incentivar el consumo tras las vacaciones de verano, llevan producidos 12 maniquís que se reparten entre otros dos paises europeos que no revela, Canadá, y Estados Unidos. Allí los rumores apuntaban a que Benetton había sido uno de los primeros en ponerlo en práctica aunque sus responsables han salido enseguida al paso desmintiendo esa posibilidad, negación a la que se han apuntado otros grupos como Burberry o Nordstrom.

Catanesi nos confirma asimismo que los pedidos vienen "tanto de extendidas cadenas de moda, como de grandes almacenes y sí: también del sector lujo".

En España, los rasgos biométricos están considerados como datos de carácter personal y su tratamiento por parte de empresas e instituciones está regulado por la actual ley de Protección de Datos. La normativa sobre tratamiento de datos personales con fines de vigilancia a través de cámaras o videocámaras es bien clara y, de entrada, determina que es absolutamente necesario colocar en las zonas de filmación un distintivo informativo que sea lo suficientemente visible, tanto en espacios abiertos como cerrados. Además especifica que la instalación de cámaras será admisible solamente en caso de que su finalidad, siempre legítima y proporcionada, no pueda conseguirse por otros medios que resulten menos intrusivos para la intimidad de las personas. Cabe saber qué lectura legal tendría aquí los fines comerciales.

Básicos

Facebook