¿Por qué los empleos más valorados son los que menos concilian?

En el año marcado por el debate de si las mujeres 'lo pueden tener todo', los empleos que requieren mayor dedicación son los más codiciados. Los hombres siguen ganando un 15% más.

prada cover

Miranda Priestly es un referente cinematográfico de cómo el amor por una profesión puede estar por encima de las relaciones personales.

Foto: Everett Collection

¿Será 2013 el año en que las mujeres lo podamos tener todo? Al paso que vamos, no. Como cada año, la revista Forbes ha publicado la lista de los mejores empleos femeninos. Su ranking para 2013 está liderado por las expertas en diagnóstico médico (médicas, dentistas y oculistas) y para lograr la primera posición se ha valorado el nivel de salario (unos 90.000 euros anuales), el índice de satisfacción por el trabajo cometido (supera el 60%), una fuerte sensación de seguridad laboral y las posibilidades de crecimiento que ofrece el puesto (el gremio aumentará un 27% en EE UU de aquí a 2020).

Si bien la lista incluye otros empleos como las científicas, abogadas o ingenieras petroquímicas, en todos ellos destaca “la importancia” de una educación cualificada, el "elevado tiempo" de dedicación y un “fuerte compromiso” con el empleo cometido. Características que chocan contra la tan deseada conciliación familiar entre sus empleadas.

En una época en la que la realización profesional puede primar por encima de la personal (cabe destacar que los empleos más valorados por las estadounidenses no están relacionados con puestos directivos: las dietistas o las farmaceúticas están en las primeras posiciones), el debate estrella sobre la realidad laboral femenina de este año lo protagonizó Anne Marie Slaughter, profesora de Princeton y mano derecha de Hillary Clinton en el Departamento de Estado desde 2009 hasta 2011, hasta que dejó el puesto por motivos familiares.

La mujer abrió el debate sobre la falsa idea de haber alcanzado la conciliación laboral al enunciar, en un artículo en la revista The Atlantic, "por qué las mujeres todavía no podemos tenerlo todo". En el texto, la autora puso de relieve la imposibilidad de combinar una carrera de éxito con su vida familiar. "Cada vez fui más consciente de que las creencias feministas sobre las que construí mi carrera habían cambiado. Siempre pensé que si conseguía un trabajo de política exterior en la Casa Blanca mientras mi partido estaba en el poder, yo me quedaría. Pero en enero de 2011, cuando mi permiso de dos años de la Universidad Princeton aumentó, volví a casa casa tan rápido como pude".

mujeres 2013

Según la lista de Forbes, las carreras profesionales más valoradas son las que más nivel de estudios y dedicación requieren. En la imagen, Christine Baranski en 'The Good Wife'.

Foto: Everett Collection

Aunque las opiniones discordantes al artículo de Slaughter no tardaron en aparecer (la periodista Lauren Sandler recriminó a la autora en Slate que hubiese culpado al feminismo de su compromiso con su trabajo o que hubiese focalizado su plenitud personal con "la felicidad doméstica"), el alegato de la profesora es un claro ejemplo de por qué el debate sobre los derechos laborales de la mujer todavía no está superado y la necesidad de desarrollar programas específicos para mantener el éxito profesional y familiar.

Y si América se cuestiona la conciliación, en España la situación dista mucho de estar lista para este debate. A falta de referencias sobre los empleos más satisfactorios –en la lista anual de Merco sobre las mejores empresas para trabajar según sus empleados se encuentran Inditex, Mercadona y Google–; si nos guiamos por la masa salarial, los mejores empleos a desarrollar en 2013 para las féminas (según el úlitmo mapa salarial del INE) serán los que pertenecen al sector de la banca, las aseguradoras y las empresas de energía.

Aquí la dedicación, nivel educativo o compromiso horario no es la única clave para ganar más. El sexo sigue siendo crucial: los hombres ganan de media un 15,3% más (el salario bruto de ellos es de 1.898 euros para ellos y 1.477 euros para ellas), el número de hombres que ganan por encima de los 2.513 euros al mes (el 24,2% del total) casi duplica al de mujeres (15,3%) y  las diferencias se acentúan cuanto más bajo el sueldo. Un 30% de las trabajadoras en España cobran por debajo de los 1.008 euros mensuales brutos, mientras que para los hombres apenas supone un 10,7% del total. En España, de cara a 2013, quedan muchas metas por cruzar.

mujeres 2013 cover

Los empleos relacionados con la Sanidad ocupan los primeros puestos del ránking de Forbes.

Foto: Everett Collection

Comentarios

6

Deja un comentario

  • 6

    Olga

    23 de enero 2013 | 14:41 h.

    Claro Rubén, porque un oficinista tiene mucho más riesgo laboral que una oficinista, no? Aparte de que precisamente no son los puestos con mayor riesgo físico de accidentes los mejor remunerados. Un comentario un poco retorcido el tuyo.

  • 5

    Rubén

    15 de enero 2013 | 10:36 h.

    Y por cierto, cuando hablemos de salario, a ver si alguna vez hablamos de siniestralidad laboral, porque parece que el hecho de que los accidentes laborales sufridos por hombres cuadrupliquen los sufridos por mujeres no interesa a nadie. Y lógicamente, el riesgo se tendrá que reflejar en el sueldo (digo yo). Pero seguro que ésto ya roza la apología del machismo...

  • 4

    Rubén

    15 de enero 2013 | 10:27 h.

    El último párrafo es de traca, para poder seguir con la cantinela de la brecha salarial. Ya sé que da igual que lo intente explicar, lo único que voy a conseguir es que me llamen machista, pero vamos allá. Si la mayoría de médicos/as de un hospital son hombres, y la mayoría de enfermeros/as mujeres, como los médicos/as ganan más que los enfermeros/as, si hacemos la media llegamos a la conclusión de que en ese hospital hay una brecha salarial sexista. Hala, ya me podéis insultar.

Básicos

Facebook