¿La dieta sin gluten adelgaza?

Existe la falsa creencia de que los alimentos sin gluten poseen menos calorías, pero no es cierto, basta con consultar una tabla de composición

Pan sin gluten

El consumo de estos alimentos supone, para los cerca de 600.000 celíacos que hay en España, un incremento en la cesta de la compra de 1.500 euros al año.

Foto: Corbis

Lo último para perder peso es copiar los hábitos alimentarios de una persona celíaca. La cantante Lady Gaga, la actriz Gwyneth Paltrow y la diseñadora Victoria Beckham presumen de haberse apuntado a la fiebre de adelgazar sin comer gluten. Una tendencia que también ha aterrizado en España.

«Se trata de eliminar los cereales que contienen esta proteína presente en el trigo, la cebada, el centeno, la espelta o la avena. Este ingrediente es responsable de la elasticidad de la masa de harina y se encuentra en la pizza, la pasta, las hamburguesas, el pan, los pasteles y la cerveza. Es muy común en nuestra dieta. De hecho, también se utiliza para dar consistencia y conservar alimentos como el pavo y algunas salsas», explica María Luján Soler, nutricionista de la Federación de Asociaciones de Celíacos de España.

El ser humano empezó a comer harina hace 10.000 años, con la aparición de la agricultura. Es decir, vivió sin gluten durante 250.000 años. Los fans de este régimen aseguran que el sistema digestivo del hombre no está acostumbrado a esta sustancia. Un estudio publicado recientemente en el American Journal of Gastroenterology les da la razón: existen personas que sin ser celíacas tienen problemas para digerir la harina. Una de las razones podría ser el alto contenido en este ingrediente de gliadina –una proteína compuesta por aminoácidos que el intestino es incapaz de procesar–. Más argumentos a favor de esta fiebre alimenticia: sus adeptos afirman encontrarse más sanos desde que la practican. También declaran que su cutis está más luminoso e hidratado. Sin embargo, no hay datos científicos que lo corroboren.

«Existe la falsa creencia de que los alimentos sin gluten poseen menos calorías, pero no es cierto, basta con consultar una tabla de composición. El pan, por ejemplo, es más calórico que el aceite. Pero, claro, si comer como un celíaco significa descartar productos energéticos como pasteles, galletas y golosinas, entonces sí es útil para perder kilos», opina la doctora Clotilde Vázquez, jefa de Nutrición Clínica y Dietética del Hospital Ramón y Cajal de Madrid.

No solo los famosos han declarado seguir esta dieta, también lo han hecho varios deportistas. El tenista Novak Djokovic, uno de los mejores del mundo, afirmó hace un par de años que dejar el gluten le ha ayudado a ganar más de un torneo, porque, según él, come mejor. «No es peligrosa. Los alérgicos a esta sustancia la siguen y están sanos. Pero es muy difícil y bastante cara de llevar a cabo», explica la doctora Vázquez.

Un dato: el consumo de estos alimentos supone, para los cerca de 600.000 celíacos que hay en España, un incremento en la cesta de la compra de 1.500 euros al año, según revela un informe de la Federación de Asociaciones de Celíacos de España. Pero no todos están de acuerdo sobre su inocuidad. «No llevar una alimentación variada y equilibrada puede generar déficit de nutrientes y, en consecuencia, complicaciones como anemia. Para eliminar el gluten es necesario contar con la supervisión de un experto», insiste María Luján. Giuseppe Russolillo, presidente de la Asociación Española de Dietistas y Nutricionistas, lo corrobora: «Mientras que el celíaco come pan sin gluten, el que quiere perder peso elimina el pan y, con él, hábitos saludables como acompañarlo con aceite de oliva o desayunar bien».

Básicos

Facebook