Hugh Jackman: "Cuando llegan los rumores, sabes que has triunfado"

Actor, bailarín y cantante, el intérprete de Lobezno en X Men vuelve al cine con El origen de los guardianes.

Hugh Jackman

Hugh Jackman: «Me gustan los diseños de Tom Ford, son simples, elegantes y masculinos»

Foto: Gtres

Se puede decir que Hugh Jackman (1968) es una estrella a la antigua usanza, de cuando existía el sistema de estudios y los actores sabían cantar, bailar y llorar en las películas y se limitaban a sonreír fuera de foco. El verano pasado, el actor estuvo en Barcelona para presentar El origen de los guardianes, la apuesta de DreamWorks para estas Navidades, en la que pone voz a un conejo de Pascua pendenciero y australiano que se une a otros personajes infantiles para salvaguardar la inocencia de los niños. Todo el mundo se enteró de su visita. Podría haberse escondido en su hotel, pero Jackman prefirió bajar a darse un baño en las no siempre limpias aguas de la Barceloneta entre turistas asombrados de ver por allí a Lobezno.

Otro detalle que confirmaría que Jackman, cuyo diseñador preferido es Tom Ford –«por su simplicidad, elegancia y masculinidad»–, es una estrella de otros tiempos es que no suele vetar temas en sus entrevistas. De ahí que cada poco se encuentre con periodistas que le preguntan por «esa» leyenda que lo acompaña. «¡Ah!, sabes que has triunfado cuando llegan los rumores de que eres gay», respondió con humor hace poco a un periodista de The Guardian. Su mujer, la australiana Deborra Lee Furness, y sus dos hijos, Oscar y Ava, surgen constantemente en su conversación. «Todo ese universo que aparece en El origen de los guardianes, el del Conejo de Pascua, Santa Claus, el Hada de los Dientes [la versión anglosajona del Ratoncito Pérez] está muy vivo en mi casa y eso me encanta».

El actor aparece ya en casi todas las quinielas para los próximos Oscar por su papel de Jean Valjean en la esperada adaptación de Los Miserables. «Un musical en el cine es una de las cosas que me quedaban por hacer. Hace años fui tonto y rechacé un papel en Chicago porque pensaba que era demasiado joven. Y con otros musicales no veía la necesidad de llevarlos al cine. Este será muy especial. Casi 70 millones de personas en el mundo lo han visto en el teatro. Lo aman. Debes tener un buen motivo para interferir ahí». En lugar de grabar las canciones en un estudio e incrustarlas después a la imagen, el director, Tom Hooper (El discurso del rey), decidió que Jackman, Anne Hathaway, Russell Crowe y el resto del reparto cantarían en directo. «Cada jornada de grabación era como un reto, sabías que no podías repetir al día siguiente. Pero creo que el resultado será alucinante».

Jackman parece moverse con más comodidad entre los fans de los musicales que se saben cada palabra del libreto que entre los geeks de los cómics que ya han aprendido a respetarlo como Lobezno. «Cuando me dieron el papel, yo no sabía nada sobre los X-Men. El director no quería que leyésemos los cómics para que no afectase a nuestra interpretación. Así que me pasé dos meses viendo documentales sobre lobos y preparando todos mis movimientos. Hasta que una semana antes del rodaje me dijeron: “¿Se puede saber qué estás haciendo? ¡Lobezno no es un lobo! Es un carcayú”». Él atribuye a su pasaporte esa versatilidad que le permite ser Valjean, Lobezno o Conejo de Pascua. «Los australianos sabemos hacer de todo. No puedes ponerte muy caprichoso. ¡Aunque si en Hollywood vieran algunas de las cosas que hice en mi país de joven, no volverían a contratarme!».

Básicos

Facebook