Hillary, la película

La pronto ex Secretaria de Estado podría ser la protagonista de un filme sobre sus años de juventud

clinton boda

Hillary y Bill Clinton el día de su boda, en 1975.

La siguiente frase requiere de múltiples condicionales: Hillary Clinton podría convertirse en la primera presidenta de Estados Unidos...que tiene un biopic a su nombre antes incluso de serlo. Esto es, si un guión que corre por Hollywood llega a rodarse y estrenarse, si finalmente se decide a presentar su candidatura en 2016, y si gana, claro. 

Hace apenas dos semanas se desveló la Black List de 2012, y allí, entre los guiones más prometedores que aún no tienen dueño, destacaba un misterioso proyecto titulado Rodham. Franklin Leonard, un ejecutivo que trabajaba entonces para la productora de Leonardo DiCaprio empezó a compilar esta lista en 2004 con la intención de llamar la atención sobre estos guiones y facilitar su viabilidad. Con los años, ha ido ganando un eco que va mucho más allá de los insiders de Hollywood y cada nueva lista se espera con creciente curiosidad. Aparecer en la Black List no es garantía de que un guión llegará a convertirse en película pero hace crecer enormemente sus probabilidades: Juno, La guerra de Charlie Wilson, La red social y The Road se suelen citar como ejemplos de filmes que en su día formaron parte de la Black List.  

¿Qué sabemos por lo pronto de Rodham? Lo ha escrito Young il-Kim, un joven guionista licenciado en Económicas por Harvard que todavía no tiene ningún crédito digno de mención, aunque ganó varios premios con un guión anterior sobre inmigrantes coreanos. La sinopsis reza así: "Durante el escándalo del Watergate, la estrella emergente Hillary Rodham es la abogada más joven entre los escogidos para el comité encargado del impeachment  a Nixon, pero pronto se encuentra obligada a escoger entre un camino que podría llevarle a la Casa Blanca y sus propios sentimientos sin resolver hacia Bill Clinton, un ex novio que en esos momentos da clases de Derecho en Arkansas". La película transcurriría durante los seis meses que duró el proceso, desde que Hillary es seleccionada hasta que Nixon dimite. Mientras, Bill Clinton se enfrentaba a su primera campaña, infructuosa, en su estado natal.

Lo que vino después es sabido: Hillary (que se recupera en estos momentos de un coágulo cercano al cerebro) se casó con Bill y se fue a vivir a Little Rock, muy lejos de los cenáculos del poder de Washington, donde formó parte de un importante despacho de abogados a la vez que ejercía de first lady de Arkansas durante 12 años. 

La idea de un biopic sobre Hillary se ha leído como un paso más, uno gigante, en el proceso de casi-canonización de la Secretaria de Estado, que en el último año se convirtió en el miembro más popular de la Administración Obama y se sacudió de encima su imagen de encorsetada Sra. Perfecta con gestos como su apoyo al hilarante tumblr Texts from Hillary o sus famosas fotos bailando salsa en Colombia cual madre de la novia en una despedida de soltera. Sin embargo, la película también podría poner sobre la mesa algunas sombras biográficas de la joven Rodham. Sus enemigos políticos aseguran que la expulsaron de la investigación del Watergate y que tuvo algún comportamiento poco ético, conspirando para encubrir los abusos legales de los Kennedy. 

Aun así, la idea de una Hillary veinteañera sacrificando su propio futuro brillante por amor, aunque conservadora ( o precisamente por eso) podría ser irresistible en términos de imagen. Como ha señalado la periodista del New York Times Jodi Kantor y otros eminentes hillaryólogos, "al país les gusta que ella, y el resto de candidatas femeninas, den la impresión de estar sirviendo al interés común y no buscando el poder por ambición personal". La ex primera dama ha tenido tiempo y experiencias para asumir esta verdad política: antes de ocupar la Secretaría de Estado, la opinión pública de su país parecía preferirla en sus momentos más bajos. Cuando fue la víctima en el caso Lewinsky o cuando salió derrotada ante Obama y se mostró humana y buena perdedora. Si el libreto tomase la ruta más apolillada, incluso podría incluir una subtrama de makeover en la que la joven abogada se libera de sus gafas de culo de vaso y se riza el pelo a lo Linda Lovelace, tal y como lo lució en su boda con Bill.

Que el guión de Rodham aparezca en la posición número 4 (de 78) en la Black List da pie como mínimo a que empiece la especulación. ¿Quién podría interpretar a la joven Hillary? The Guardian se lanza: "¿Reese Witherspoon?, ¿Lindsay Lohan?, ¿Meryl Streep?, ¿Chelsea Clinton?". El propio Bill Clinton dijo en el programa de Piers Morgan que Streep sería la candidata ideal para interpretar a su mujer en una hipotética película (para sí mismo, escogió a George Clooney) claro que no a los 27 años. ¿Quizá entonces su hija y casi clon, Mamie Gumner? 

Comentarios

2

Deja un comentario

  • 2

    yo mismo

    16 de enero 2013 | 18:20 h.

    aqui todavia no se habia tirado a la lewinsky, se supone.

  • 1

    Test

    02 de enero 2013 | 21:53 h.

    Muy buen artículo

Básicos

Facebook