Guía práctica para sobrevivir a una boda de verano

Al mantra 'día-corto/ noche-largo' le sumamos unos trucos en estilismo y maquillaje para convertirte en la invitada perfecta.

El rojo, un color intenso y favorecedor por el optan mucho las princesas.

Foto: Cordon Press

Etiquetas:

En invierno, las normas protocolarias son relativamente fáciles de seguir. En cuanto una mujer recibe en sus manos una invitación para acudir a una boda, se activa ese mantra ya interiorizado de “boda de día-corto/ boda de noche-largo”. Sin embargo, el calor activa un brainstorming en el cerebro donde colores, formas, tocados y maquillajes duraderos se confunden en la cabeza. Es ahí cuando comienza el eterno dilema del ¿qué me pongo? para una boda de verano.

Los colores y los estampados

La paleta cromática contiene un color que jamás será nombrado: el blanco. No al blanco roto, hueso, marfil, huevo u otras derivaciones. Es el día de la novia, es su color y lo último que ella busca es que la eclipsen. En el resto de tonos, hay opiniones para todos los gustos. Mientras que Cristina Pérez-Hernado y Francesca Rinciari, nuestras estilistas de S Moda, recomiendan no usar rojo (por ser demasiado llamativo) o negro, en el portal especializado en bodas Bodaclick se atreven con todo.

Lola García, su jefa de redacción, comenta que son dos tonalidades arriesgadas, pero que el negro puede ser perfecto “para bodas de noche, y combinados con complementos de color”. En cuanto al rojo, “es uno de los colores de la temporada también para invitadas a una boda”. Aunquea la hora de elegir el color siempre hay que tener en cuenta que puede haber excepciones marcadas por los propios novios: “hay alguna boda en la que los novios prohíben el amarillo por ser supersticiosos”, explica García.

La elección de la tela y el corte del vestido resulta esencial. Entre los materiales que se pueden utilizar,  “los paillettes, el ‘brilli-brilli’ y las lentejuelas” quedan desterrados, según explican nuestras estilistas, si bien lo que debe abundar a la hora de elegir es mucho sentido común. En cuanto a los estampados no hay nada escrito. Todas coinciden en que las telas lisas son la mayor tendencia, pero si se quiere arriesgar con algún motivo, las flores, los topos o las rayas son apuestas sobre seguro. ¿La máxima? “Nada de animales, ni estampados cantosos”, describe Cristina.

boda

No es muy recomedable llevar brillos, pero si son discretos como los de Laura Vecino decimos sí.

Foto: Cordon Press

Escotes prudentes también en la espalda

En los escotes, desde Bodaclick se recomienda ser prudente y no excesivo, tanto para pecho como para espalda. El largo se convierte en una norma más flexible, ya que si el protocolo estipula un vestido corto por debajo de la rodilla, “las invitadas prefieren el largo por encima”. La pauta también se rompe en faldas largas, una alternativa al eterno vestido que cada vez tiene más calado tanto en bodas de día como de noche. Otra opción muy común, según Lola García, es recurrir a los monos o jumpsuits, una “tendencia que desde el año pasado está triunfando entre las invitadas”.

boda

Los escotes en la espalda están bien siempre y cuando no sean exagerados.

Foto: Cordon Press

Combatir el fresco con estilo

Los días previos a la boda, tanto la novia como las invitadas pueden convertirse en auténticas expertas en meteorología, pero si el tiempo finalmente no acompaña, o si es de noche y refresca, existe todo un abanico de posibilidades para combatir el frío. Lo primero de todo, no al chal, está obsoleto. En su lugar, las “blazers, chaquetas de kimono, o incluso cazadoras de cuero para las invitadas más arriesgadas” pueden ser el abrigo perfecto, según relata la redactora jefe de Bodaclick. Y dependiendo del vestido, incluso una chaqueta de esmoquin, aunque sea corta, daría al look una mezcla entre masculino y femenino muy interesante.

boda

El chal está pasado. Para combatir el frío mejor un blazer.

Foto: Cordon Press

Reciclar complementos

En los complementos se pueden reciclar elementos que se hayan usado durante el invierno, como los bolsos, cuyos diseños y colores pueden ser infinitos. Aludiendo al calzado, desde Bodaclick prefieren sandalias a zapato cerrado, y nuestras estilistas optan por lo discreto recomendando plataformas no demasiado exageradas. Si bien el tacón depende del gusto de la propia invitada, la altura ideal según Lola estaría entre “los 8 y 10 cm”. Las enemigas del stiletto pueden optar por un calzado más cómodo que en absoluto pierde sofisticación. Desde “cuñas” que ofrecen un mayor apoyo al pie, a “bailarinas” o sandalias, el zapato plano es una alternativa en alza, como bien demuestra en sus apariciones la ex modelo y musa de Karl Lagerfeld, Inès de la Fressange.

boda

Un look impecable el de Victoria Beckham si no fuera porque los zapatos llevaban plataformas excesivas.

Foto: Cordon Press

Trucos de belleza

La apuesta por la sencillez, sobre todo en las bodas de día, supone la recomendación general de los expertos. Uno de los errores más comunes, según Natalia Belda, maquilladora de Blanca Suárez y blogger de S Moda, es “no acertar con los tonos y poner más producto y más fuerte”. Esta naturalidad también debe transmitirse a la hora de maquillar los ojos: “si la boda es de mañana, podría utilizarse algo sencillo, sin colores estridentes. Por la noche se puede llevar algo más elaborado, como unos ojos ahumados” explica Junior , make up-artist de Dior, pero “mejor en textura mate que en metalizada”.

Durante el invierno, la base puede aguantar mucho tiempo, pero el verano es otro cantar. El secreto de un maquillaje duradero es preparar bien la piel para que aguante, usando un fijador como recomienda Natalia, o recurrir a una buena hidratante, sérum o ampolla, como aconseja Junior. El acabado de la piel es a la carta, pero nuestra blogger prefiere un “acabado en mate, que el día es largo y ya saldrán pequeños brillos que den un toque jugoso a la piel”. No obstante, en caso de retoque de urgencia, las toallitas anti-brillos o los polvos compactos, junto a la barra de labios que llevemos, no pueden faltar nunca en el bolso.

A nivel de texturas, aunque el color del blush depende de la invitada, el resultado que se pretende conseguir es que la piel no brille en exceso. Por este motivo, ambos maquilladores aconsejan coloretes en crema ligera, al que "se le pueden poner encima polvos de sol", añade Junior. Para una piel con tendencia a brillos, mejor siempr eoptar por texturas en polvo.

maquillaje letizia

Tonos claros, mates y discretos para el día es lo que recomiendan los expertos en maquillaje.

Foto: Cordon Press

Más allá de la ciudad

Con la fecha planificada en verano, hay muchas parejas que escapan del asfalto para celebrar su gran día en un ambiente más bucólico y relajado. Así, bodas campestres como la de Margherita Missoni permiten looks desenfadados, con faldas largas coloridas, turbantes o coronas de flores, como proponen desde Bodaclick, y calzado cómodo, desde bailarinas a sandalias planas. El maquillaje puede ser romántico y “natural, sin estridencias” opina el make-up artist de Dior.

En cuanto a las bodas de playa, el estilismo pasa por vestidos largos, sandalias, recogidos con trenzas y maquillajes frescos donde los polvos translúcidos, las fórmulas waterproof y sobre todo los protectores solares son el aliado de nuestra piel.

boda

Para una boda en el campo una pamela campestre como la de Jennifer Missoni es una buena opción.

Foto: Cordon Press

De cabeza

Además de bolsos y zapatos, los sombreros y tocados son un complemento idóneo para una boda de verano. Según Bodaclick, en “tendencias se lleva de todo”. Así, a las clásicas pamelas o casquetes con plumas se les suman coronas de flores, turbantes y muchas redecillas con plumeti que emulan la elegancia de tiempos pasados. Son un plus que pueden convertir el look de una invitada en algo superlativo. La pincelada maestra.

boda

Un tocado con rejilla puede transformar un look en algo superlativo.

Foto: Cordon Press

Ver galería

Etiquetas:

Básicos

Facebook