Freja Beha, una chica mala en lo más alto

Andrógina, rebelde e incluso sosa. Se ha dicho de todo de la top danesa, pero no deja indiferente. Ese es su valor: imprime carácter. ¿Su último trabajo? Es imagen de Maybelline New York.

Freja Beha

Freja Beha: «¿Dónde está lo bello? A veces basta con echar un vistazo y otras hay que ir al interior»

Foto: Gtres

El suyo fue un descubrimiento de manual. Chica joven, alta y guapa se pasea por su ciudad; y agente listo y con buen ojo la descubre. Freja Beha es el rostro de una generación: espigada, masculina y rockera. Las marcas la codician. La razón: les insufla modernidad. «Es bella y muy segura de sí misma. Y es más que la modelo del momento, es un icono de estilo actual, dentro y fuera de la pasarela», describe Damien Bertrand, presidente de Maybelline New York. La marca la ha convertido en su imagen; se trata del primer contrato con una firma de maquillaje para la danesa. Su melena –al hombro y con flequillo– es una de las más imitadas. Y sus rasgos andróginos son un signo de estos tiempos. Ya es parte de la historia: Vogue París la ha incluido en la lista de las 30 maniquíes de este siglo. Hablamos con la modelo, de 25 años, sobre su carrera y sus gustos.

¿Siempre le interesó la moda?

Sí, me apasiona desde niña. Me gusta porque permite expresarse sin decir nada.

Su estilo es muy casual, ¿cómo lo consigue?

Cuando me visto para mí opto por looks sencillos. Mis imprescindibles son unos vaqueros, una camiseta y una cazadora.

¿Cuál es su prenda favorita?

Una cazadora de cuero de Balenciaga que tengo desde hace años. Ya está desgastada.

El mundo de la moda puede ser difícil para las más jóvenes. ¿Qué la ayudó a seguir adelante?

Creo en los ciclos, todo sucede como debe suceder; eso me da seguridad y confianza. Me permite reafirmarme en mi vida privada y profesional.

¿Cómo definiría la belleza? ¿Dónde reside la hermosura?

Es difícil hablar en esos términos. A veces basta con echar un vistazo, otras es necesario esperar y descubrir el interior. La belleza, en algunas ocasiones, se encuentra en detalles personales e inspiradores.

¿Podría compartir algún consejo estético?

Comer mucha fruta orgánica y verdura, me lo enseñó mi madre.

¿Qué significa ser portavoz de Maybelline New York?

Es una gran oportunidad, el equipo creativo es muy talentoso.

¿Cuál fue el primer producto que usó de la firma?

La máscara Efecto Pestañas Postizas: funciona y los resultados se ven enseguida. Es un imprescindible.

Lleva varios años viviendo en Nueva York, ¿qué representa esa ciudad para usted?

Nueva York es mi hogar. Está lleno de gente creativa y siempre hay algo que hacer y ver. Es un lugar romántico e inspirador pero duro al mismo tiempo.

¿Cómo le gusta pasar sus días de ocio?

Me encanta cenar con mis amigos, visitar a mi familia y ayudar a mi madre en el jardín. Cuando estoy en Nueva York, me gusta sentarme en el East River y leer o dar un paseo. Disfruto caminando al aire libre, sobre todo cuando hay tormentas de verano.

¿A dónde le gustaría viajar?

A Islandia; me imagino caminando alrededor de los volcanes, relajándome en las fuentes, admirando sus colinas con caballos…

¿Cuál es su comida favorita?

Huevos benedictinos a la hora del brunch y un buen filete en su punto para cenar.

¿Qué libro recomendaría?

Acabo de leer Just Kids de Patti Smith. Es una bonita historia de la relación romántica y creativa entre la cantante y el artista Robert Mapplethorpe.

Básicos

Facebook